Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sesgo de la Confirmación
Eduardo García Gaspar
29 marzo 2016
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Así se llama, sesgo de la confirmación. Y es algo que merece una segunda opinión.

Empecemos con una realidad: todos padecemos este hecho, aunque con diferente intensidad. ¿Qué es el sesgo de la confirmación?

Es una inclinación muy humana y que nos hace tender a poner atención en lo que apoya nuestras opiniones, pero con algo más, el poner de lado a lo que está en contra de nuestras opiniones.

Es una tendencia de dos componentes:

• Favorece a los datos, a la información y a las opiniones que dan cimiento y solidez a las creencias personales, tomándolas como confirmación de lo verdaderas que son esas creencias propias.

• Desfavorece a los datos, a la información y a las opiniones que niegan o debilitan a las creencias personales, ignorándolas o dándoles poca o nula credibilidad.

Es un fenómeno de atención selectiva que resalta lo que confirma a las opiniones propias y descarta lo que las contradice.

Los comentarios de los partidarios de equipos de futbol cuando se marca un penalti pueden ilustrar eso. Los partidarios del equipo contra el que se marcó el penalti verán cosas diferentes de las que ven los partidarios del otro equipo.

Las discusiones entre socialistas y liberales también ilustran al sesgo de la confirmación, con cada uno de los bandos tendiendo a sesgar la selección de la información a su favor, para demostrar la superioridad de su postura personal.

El fenómeno ha sido comentado desde hace mucho:

«El entendimiento humano, una vez que ha adoptado una opinión […] dibuja todo lo demás para apoyar y mostrar conformidad con ella. Y pese a haber un gran número de ejemplos, y de peso, que muestran lo contrario, los ignora o desprecia, prescinde de ellos o los rechaza». Francis Bacon

Una definición simple y sencilla:

«El sesgo de confirmación también es conocido como la recolección selectiva de evidencia. Es considerado un efecto del procesamiento de información, en virtud del cual la gente se comporta de manera tal que sus expectativas se hagan realidad. La gente tiende a favorecer la información que confirma sus ideas preconcebidas o hipótesis, independientemente de la veracidad o falsedad de esa información».

El lector puede constatar por sí mismo si actúa sesgadamente examinando, por ejemplo, a los columnistas que lee con frecuencia. Seguramente verá que ellos son los que en lo general coinciden con sus opiniones previas. Un amigo padece de esto: busca lo que apoya sus teorías de complot, descartando toda evidencia en su contra.

Recuerdo, hace muchos años, a varios ejecutivos de empresa quienes interpretaban los informes de la empresa poniendo atención en lo positivos y descartando los datos que indicaban peligros futuros posibles y severos. Sus decisiones nunca se dirigieron a corregir las situaciones de peligro que eventualmente se convirtieron en realidad.

Ha sido expuesto un caso muy claro: la absoluta seguridad de que siempre que lavo el coche, llueve. Muy posiblemente eso se debe a la selección de información, recordando las ocasiones en las que eso sucedió y olvidando aquellas en las que no. Un asunto de filtros mentales, de recuerdos selectivos.

Baggini lo ha expresado bien:

« […] una vez que usted se ha comprometido con lo que ve como verdad, se vuelve muy difícil examinar toda la evidencia con imparcialidad».

El sesgo de la confirmación es muy frecuente entre los miembros de partidos políticos, quienes quizá sean la muestra más brillante de la atención selectiva que les hace ver solamente lo bueno de su partido y lo malo de los contrarios.

Me parece razonable concluir que este sesgo solamente puede intentar ser reducido sin que jamás llegue a desaparecer. Si no me cree, vea los adjetivos que los padres usan para describir a sus hijos y verá que un niño normal, común y corriente, será visto como un futuro genio.

¿Como combatir al sesgo de la confirmación? Intentando usar la razón, viendo los varios lados del asunto, reconociendo que existe la verdad, que las cosas son complicadas. Buscando imparcialidad, una tarea que suele ser ingrata porque dejará descontentos a casi todos.

Post Scriptum

La cita está en Baggini, Julian. 2009. The Duck That Won the Lottery: 100 New Experiments for the Armchair Philosopher. Plume.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras