Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Socorro y Solución
Leonardo Girondella Mora
18 octubre 2016
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La diferencia entre caridad y solución, en el área de la pobreza, es el tema que quiero explorar en lo que sigue —para lo que utilizo un ejemplo que ilustrará mis ideas.

Tomo el caso de una familia que vive en una zona rural y está clasificada en la categoría de pobre —sus miembros tienen ingresos acumulados de menos de tres dólares diarios. El padre, la madre y tres hijos viven en una casucha de dos habitaciones y piso de tierra.

¿Cómo ayudar a esa familia? ¿Cómo resolver su problema? Las posibles formas de hacerlo es lo que quiero examinar partiendo de dos esquemas básicos posibles: el socorro y la solución.

Ambos esquemas persiguen el mismo objetivo principal de ayudar a esa familia, atendiendo su situación de pobreza.

Esquema del Socorro

Es un tipo de ayuda a casos como el de esa familia y que puede ser ilustrado con las ideas de apoyo, asistencia y auxilio.

La naturaleza del socorro está en su velocidad, siendo un apoyo casi instantáneo de asistencia, con resultados visibles inmediatos —algo muy ubicado en el tiempo, a un período de plazo corto.

Un ejemplo del esquema del socorro es el de una caravana de ayuda que en tiempos de frío recorre lugares como en el que vive esa familia, distribuyendo comida, ropa, cobijas y juguetes.

Esquema de la Solución

Es otro tipo de ayuda a situaciones como la de esa familia y que puede ser ilustrado con las ideas de remedio y respuesta.

La naturaleza de la solución se encuentra en su lentitud, siendo un apoyo de escasa visibilidad inmediata y con resultados que podrán verse en el plazo largo.

Un ejemplo del esquema de la solución es el de una escuela técnica en la que se preparan los miembros de esa familia para cosechar con mayor productividad y vender sus cosechas.

&&&&&

El efecto de los dos esquemas debe ser ya aparente.

El socorro atiende y supone remediar una situación específica de plazo inmediato —como el frío y las cobijas. Es lo que se hace en las ocasiones de desastres naturales, cuando se hacen donaciones de recursos y bienes a los afectados de terremotos o huracanes.

El objetivo del socorro es la compasión de resultados inmediatos y rápidos frente a situaciones que ameritan acciones sin demora. Este socorro mide su éxito en el muy corto plazo atendiendo una situación de corta duración, como la necesidad de alimentos y agua durante una inundación.

Por la otra parte, la solución atiende y supone poner remedio a una situación que no es accidental, ni de plazo corto —es la compasión que busca resultados de largo plazo en el remedio de situaciones prolongadas.

Si el socorro busca poner en manos de esa familia bienes y recursos para atender una situación inmediata, el esquema de la solución busca lograr que esa familia pueda adquirir por sí misma esos bienes y recursos. La diferencia es enorme entre los dos esquemas.

Cada esquema tiene su uso adecuado.

El socorro es el mejor de ellos para atender situaciones que requieren urgencia y son temporales, como la atención a los damnificados por un huracán —y establecen una obligación moral de ayuda al prójimo.

La solución es el mejor esquema para atender situaciones que requieren poner fin a una situación constante, como la elevación del ingreso personal o familiar —estableciendo también una obligación moral de ayuda al prójimo.

De lo anterior, puede concluirse que confundir sus alcances constituye una equivocación colosal. Es totalmente desatinado intentar solucionar a la pobreza con el esquema de socorro, igual que es absolutamente errado remediar un problema de ayuda a damnificados con el esquema de la solución.

Más aún, con el esquema de socorro la pobreza de mantendrá e incluso crecerá, creando hábitos y costumbres de ayuda esperada que los pobres incluso reclamarán como derecho de ellos y obligación del resto.

Siendo la pobreza una situación de incapacidad para generar ingresos propios, ella solamente puede ser solucionada en plazos medios y largos, haciendo que el pobre se baste a sí mismo y tenga una aceptable autonomía económica (algo que traté en 2009, en Pobreza: Definición Causal)

&&&&&

Concluyendo, pueden establecerse dos grandes principios de ayuda al prójimo:

• En una situación temporal, de urgencia y necesidad inmediata, la mejor opción es el esquema de socorro —el que consiste en la donación de bienes, recursos y tiempo personal para atender el problema presentado (aunque él no incluya a pobres).

• En una situación que busca remediar una condición establecida y duradera de pobreza, la mejor opción es el esquema de la solución —el que consiste en hacer que la persona cree y desarrolle los conocimientos y habilidades para, por ella misma, generar ingresos que la eleven de su situación actual.

Nota del Editor

La elaboración de los dos esquemas que ha hecho Girondella es realmente la estructuración de la vieja frase:«Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras