Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Trump y Muchos Iguales
Leonardo Girondella Mora
7 marzo 2016
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


«La gente acepta mejor una mentira simple que una verdad compleja».Alexis de Tocqueville.

La Economía en manos de iletrados produce explicaciones que todos entienden —y en eso radica su peligro—, ya que lo que entienden como obvio es la mayoría de las veces falso.

Un caso reciente de este fenómeno ha sido el de las varias veces repetidas aseveraciones del candidato a presidente por parte de los Republicanos, D. Trump.

Ha asegurado que no le importan las guerras comerciales cuando los EEUU pierden 58 mil millones al año con México y 500 mil con China.

En una mente como la de Trump, y, sobre todo, muchos otros, eso es malo.

La mente primitiva razona así:

• Déficit comercial, malo.

• Superávit comercial, bueno.

Puedo casi ver el razonamiento que coloca al déficit comercial como una pérdida en los estados financieros —y las pérdidas son malas, por supuesto.

Pero la gran sorpresa es que un déficit comercial no es una pérdida y no puede ser considerado como algo que debe evitarse —lo que explico a continuación.

Uso datos de la columna de Simon Lester, “Fact Checking Trump on Trade” (Cato Institute, 26 febrero 2016) .

México vende a EEUU bienes por 294 mil millones y EEUU vende a México bienes por 236 mil —la diferencia es 58 mil millones de dólares. La misma manera de calcular el déficit muestra 366 mil millones a favor de China.

Pero eso también puede verse de otra manera: EEUU compra a México 294 mil millones de productos y México compra 236 mil a EEUU —una situación de intercambio que balancea las cosas.

Más claro aún, para que quizá entienda Trump y otros que suponen lo mismo. La inmensa cantidad de personas tienen un «déficit comercial» con los supermercados en los que compran y eso no es malo, al contrario, es muy benéfico.

Estadounidenses compran bienes mexicanos porque eso les conviene y los mexicanos reciben el dinero producto de la venta —ambos ganan y esto es primer año de Economía, primer día de clase.

Trump está equivocado en su razonamiento —y junto con él, una nada despreciable cantidad de gente que comete el mismo error creyendo que el déficit comercial es malo.

La ignorancia económica no se detiene en Trump —se ha manifestado en Argentina y en México; como también en Ecuador y en Colombia.

Sin embargo, Trump y sus seguidores cometen un error adicional: quieren que México use el dinero de su superávit con EEUU para construir un muro en la frontera — suponen que ese dinero se encuentra depositado en algún lugar en México y es líquido, una ganancia neta.

Resulta un tanto vergonzoso recordar que ese dinero del superávit mexicano no es una posesión del gobierno —más aún, no existe, es una cantidad ficticia producto de un cálculo artificial. Insisto, no solo Trump, también otros yerran igual, como López Obrador en México.

La conclusión que debe sacarse de lo anterior es la más lógica de todas: hacer poco o ningún caso de esa cifra —la que podría tirarse al cesto de la basura con un resultado neto de ahorro de problemas.

&&&&&

Al apuntar lo anterior tengo la intención de ir mucho más allá de apuntar lo manifiesto del analfabetismo económico de un candidato controvertido y popular entre muchos que no reconocen el disparate.

Quiero llegar a la omnipresencia de la torpeza que tanto daño ha causado y podrá seguir causando porque él noo es el único qu pienza así.

Nota del Editor

A veces me parece que es como una leyenda urbana que aparece una y otra vez, afirmando que existe un zombie llamado déficit comercial y que va a matar al país. Un tema que se ha tratado en Déficit Comercial: no Existe. También Balanza Sin Sentido.

El libro de Reed, Lawrence W. 2015. Excuse Me, Professor: Challenging the Myths of Progressivism   provee un razonable resumen de la mentalidad que debe tenerse con respecto al déficit comercial:

«Cada uno de nosotros como individuos tiene una balanza comercial con otros individuos, pero a ninguno de nosotros importan esos números; lo que nos importa son los bienes y servicios por los que comerciamos. Los números de la balanza comercial cuentan solamente a la mercancía. Ellos hacen a un lado una gran porción de comercio mundial de otras cosas, como bienes raíces, valores y servicios. No hay intercambios que puedan ser considerados otra cosa que “favorables” por los involucrados en el comercio, ¿cómo es posible que alguien sume todos esos intercambios y llegue a la conclusión de algo “desfavorable”?»

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras