Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Mente Menguada
Leonardo Girondella Mora
3 octubre 2016
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


Quiero proponer la existencia de un tipo de mentalidad —una manera de pensar con características muy específicas y concretas— que se manifiesta en los campos de asuntos públicos.

Este tipo de mentalidad está presente en toda clase de persona, sin importar su edad, condición social, profesión y sexo —aunque tal vez se presente con mayor frecuencia en los segmentos de gobernantes y académicos o intelectuales.

A continuación, enumero los rasgos centrales del tipo de mentalidad al que me refiero:

• Ella produce una cierta manera de razonar y obtener conclusiones en los campos de política, de economía y de sociedad en general.

• Su característica esencial es el eje que posee —el corazón mismo de su estructura— y que es el gobierno, al que considera como un instrumento universal, omnipotente, de uso ilimitado.

• Dentro de esta mentalidad, los gobiernos son comprendidos como herramientas universales para la solución de problemas políticos, económicos y sociales. No hay problema que los gobiernos no puedan resolver.

• También, dentro de esta mentalidad, los gobiernos son herramientas omnipotentes, con capacidad, conocimiento y habilidad para solucionar problemas políticos, económicos y sociales.

• De los últimos dos puntos se desprende una conclusión que es una constante dentro de esta mentalidad: el descartar otras posibles vías de solución de esos problemas —alternativas posibles que no llegan a ser siquiera consideradas.

• Hay en esa mentalidad un proceso de decisión veloz que le lleva a propuestas casi automáticas de intervención gubernamental sugeridas cuando se enfrenta un problema cualquiera —sin que realmente se atienda a la posibilidad de otra solución alterna.

• Aunque esta mentalidad es propia de personas con ciertas preferencias ideológicas, no es exclusiva de ellas. También la poseen personas sin inclinaciones ideológicas ni doctrinales, en las que esta forma de pensar ha adquirido más bien la forma de un hábito un tanto inconsciente.

• Esta mentalidad suele estar apremiada por la factibilidad de una realidad perfecta y sin problemas —la posibilidad de una sociedad hecha perfecta por medio de la intervención estatal.

&&&&&

Lo que he descrito puede comprenderse como una mente menguada, caracterizada por una marcada reducción de alternativas de solución a problemas sociales. Gracias a ella, la persona propone siempre a la intervención gubernamental como la mejor solución a cualquier problema real o imaginario.

Por supuesto, el lector perspicaz habrá notado algo que es cierto, la posibilidad de que también sean acusados de mente menguada esos que actúan de la misma manera en sentido inverso: quienes ven en la libertad personal una solución universal y omnipotente.

Lo que sostengo es que esta mentalidad menguada, orientada al gobierno como remedio universal y omnipotente, es más común y notoria. Sea lo que sea, lo que debe ser enfatizado es la disminución marcada que niega la posibilidad de otras vías de solución que puedan ser mejores.

Esta es la falla central de esta mentalidad menguada, el hacer de lado sin motivos ni razones sólidos la existencia de otro tipo de solución que no sea la intervención gubernamental.

Un buen ejemplo es el de las palabras de una representante de Bután, Tshoki Zangmo:

«La felicidad de los habitantes es el valor supremo constitucional de Bután [...] El índice de Felicidad Nacional Bruta (FNB) es más importante que el PIB, porque si el Gobierno no puede crear felicidad, no tiene ningún propósito».

¿Problema de felicidad personal? La mentalidad menguada no tiene frenos para decir que es una responsabilidad gubernamental —lo mismo, en escalas menos ambiciosas, se afirma para decretar salarios mínimos, reducir obesidad, fomentar cultura e incluso proveer «la única [pista de hielo] que da servicio gratuito e incluyente en el mundo y que cuenta con accesibilidad universal».

&&&&&

Otra manera de examinar a la mente menguada es la perspectiva que ofrece un análisis popular:

«La mente emocional, la que actúa de manera rápida y sin reflexión, es muy útil cuando se trata de responder ante situaciones en las que la supervivencia es lo más importante. En situaciones de peligro nuestro cerebro debe reaccionar de manera emocional, pues la respuesta debe ser rápida en el tiempo. La mente racional, en cambio, es la que nos permitirá meditar las consecuencias que pueda acarrear el actuar de un modo u otro y, en función de nuestros intereses, nos permitirá optar por aquella conducta que nos parezca más acertada».

Es posible que la mente menguada actúe con velocidad irreflexiva, dando como respuesta automática su opción del default: el gobierno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras