Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Vicios y Sistemas
Leonardo Girondella Mora
4 enero 2016
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La definición de vicio es relativamente simple —se trata de un hábito, un patrón de conducta repetido, considerado una falta o defecto en la conducta.

El vicio es lo opuesto de la virtud, e implica una mala costumbre que se manifiesta en palabras como avaricia, gula, pereza y otras similares —cosas en las que se muestra un gusto o afición desmedido y degradante, como la adicción al sexo, o la codicia que lleva a dañar a otros.

Los vicios se expresan con facilidad, como cuando se dice que una persona tiene el vicio de juego, o del alcohol, o del consumismo —hábitos que dominan o controlan a la persona.

Una buena lista de vicios es esta: soberbia, avaricia, envidia, ira, lujuria, gula, pereza —la que resume otros vicios posibles de poner en una lista que incluiría : arrogancia, cobardía, negligencia, infidelidad, corrupción y demás.

No sorprende que los vicios estén estrechamente ligados al concepto cristiano de pecado —la falta en contra de Dios, donde el vicio es considerado una repetición de los pecados, los que «oscurecen la conciencia y corrompen la valoración concreta del bien y del mal».

En otro plan, el vicio puede ser entendido como un hábito de conducta personal contrario a la dignidad de la persona —algo opuesto a la misma naturaleza humana.

&&&&&

Después de brevemente establecer qué es el vicio, quiero ahora explorar si ellos están ligados o no a sistemas políticos, o bien si son una constante humana que se padece en todo sistema político-económico.

Comienzo con la frase de un personaje en una película, Gordon Gekko, el que afirma «La codicia es buena» ligándola al sistema de libre mercado —lo que es muy representativo de la creencia difundida de que el capitalismo se sostiene gracias a ese vicio de avaricia y codicia.

Mi tesis es la contraria, o mejor dicho, distinta: los vicios, todos ellos, son el resultado de la conducta humana, una constante en cualquier sistema político-económico.

Igual de inexacto sería decir que el socialismo necesita de avaricia para subsistir, que afirmar que el capitalismo necesita de codicia para su supervivencia.

En otras palabras, los vicios son una constante en el capitalismo, el socialismo, las monarquías, las dictaduras, los totalitarismos —y en todo sistema social en todos los tiempos. Se padecerán en el futuro, como en el presente y en el pasado; como durante el feudalismo y las sociedades primitivas.

El capitalismo, como tampoco ningún otro sistema político-económico, se sostiene gracias a un vicio humano como la avaricia o la codicia —ese vicio, como el resto de ellos son una constante humana y se tienen con independencia del sistema político-económico que rija.

Ningún sistema hará aparecer ni desaparecer a la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, ni a la pereza —siendo ellas constantes de la conducta humana. Igual que tampoco desaparecerían las virtudes: prudencia, justicia, fortaleza, templanza, fe, esperanza y caridad; más otras conocidas como paciencia, diligencia y demás.

&&&&&

Finalmente, debo entrar en una idea que se encuentra con frecuencia —la de que debe buscarse a la sociedad mejor y que ello es posible reformando las estructuras sociales, lo que incluso produciría una sociedad perfecta e ideal.

Si los vicios y las virtudes son una constante humana, independiente del sistema político-económico, esa creencia es falsa —ningún cambio de estructura social podría lograr un cambio en la esencia humana.

Dicho de otra forma, la persona humana no es el efecto variable que puede producirse cambiando las estructuras sociales y los sistemas político-económicos —y cuando llega a creerse que el humano es el efecto, el resultado será una pesadilla totalitaria.

Lo que he tratado de hacer es definir a los vicios brevemente para luego asociarlos con diferentes sistemas político-económicos, concluyendo que los vicios son una constante humana que es imposible de hacer desaparecer por medio de cambios en las estructuras sociales o sistemas político-económicos.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también, El Peligro de lo Perfecto.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras