Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Acuinta
ContraPedia ContraPedia
23 febrero 2017
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial.

Acuinta

Es la palabra que describe a un fenómeno curioso, generalmente sucedido en el interior de los automóviles.

Hace referencia al movimiento inmediato y espontáneo que la persona realiza tratando de protegerse de la ola de agua que arroja otro automóvil al pasar al lado de aquel en el que la persona se encuentra. A pesar de llevar las ventanas cerradas y no correr el riesgo de mojarse, las personas reaccionan con ese movimiento automático y casi inevitable.

El origen del termino es un tanto oscuro, pero quizá se remonte a las bromas que el conde Louis Grandeux-sur-le-Ponteneuf-Marchand hacia a su esposa haciéndole creer que el arrojaría un balde de agua que solamente tenía recortes de papel. El día que tuvo agua, la condesa pidió el divorcio y un cambio de amante.

De allí, la palabra permaneció en el anonimato, dentro de los diarios del conde, hasta que fueron descubiertos por promotores de parques temáticos de diversión en el medio oriente. La propuesta no tuvo éxito a pesar de que la acuinta se realizaría con petróleo en lugar de agua.

De la acuinta se han derivado otros términos de nuevo cuño, como la insecuinta y que describe una reacción humana inmediata, el brinco de espanto que sucede cuando se hace creer a la persona que se le arroja un insecto ponzoñoso, o, por extensión, un murciélago.

Esto ha derivado en el descubrimiento de que el sufijo ‘-cuinta’ tiene la utilidad lingüística de hacer referencia a la reacción jocosa de miedo, acompañada de un brinco, que las personas realizan al sentir que se les arroja un objeto cualquiera.

Así, por ejemplo, existe la ‘balocuinta’ usada para hacer referencia a situaciones en las que se arroja un balón o cualquier objeto esférico; y no debe ser confundida con la ‘balacuinta’, a veces usada como sinónimo de arrojar una bala, es decir, disparar un arma.

En círculos académicos es usual la tizacuinta, cuando los profesores desesperados hacen el engaño de arrojar tizas a alumnos.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

También en Twitter

ContraPeso.info tiene ahora su versión en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.