ambición de poder

Arribista y arribismo. Las definiciones de un tipo de persona que muestra rasgos muy particulares. Una mezcla de alta velocidad y baja moralidad.

Definición

La definición de ‘arribismo’ —¿quien es el arribista?— es un conocimiento que se hace necesario dado su uso relativamente frecuente para calificar a personas que exhiben ciertos rasgos.

Es aquella persona que avanza en su vida velozmente y sin importar los medios para ello. O, como dice la RAE, «Persona que progresa en la vida por medios rápidos y sin escrúpulos».

También, el es comprendido como la conducta que muestra una persona intentando demostrar que es lo que no es. Como cuando una persona sin educación pero con dinero pretende pasar como aristócrata.

Arribista, sus elementos

El arribista, la persona a la que se acusa de arribismo, exhibe varias facetas:

Gran progreso personal

Es una persona con una conducta distintiva y propia y que muestra un progreso personal notable. Exhibe un avance en su posición económica, profesional y social. Se mueve hacia arriba en las jerarquías sociales.

Progreso veloz

El arribista muestra también un progreso rápido hacia clases superiores, por encima del progreso que otros tienen. Esto le da la apariencia de recién llegado a los círculos superiores a los que ahora pertenece o quiere pertenecer.

Le falta algo

El no tiene el total de los elementos considerados propios de la clase o círculo al que ahora pertenece. Aunque él suponga que los posee, no los tiene. Y, por eso, es percibido por los de ese círculo o clase como no merecedor de ser llamado su igual.

Despreciar a los de abajo

Hay en el arribista un cierto desprecio por los miembros de las clases y círculos a los que ha dejado atrás. A ellos los ve con desdén pensando que él es ya parte de un grupo superior.

Sin conciencia moral

El arribista no posee escrúpulos en el uso de los medios que le permitan subir la jerarquía social. Es decir, las normas morales o éticas le suelen tener sin cuidado con tal de aumentar su poder, llegar a la fama, o elevar su riqueza.

Debilidad de apariencias

La posición del arribista es débil ya que pretende dar la apariencia de ser lo que no es. Eso lo puede poner en apuros y hasta quizá crearle sentimientos de odio cuando sienta el rechazo de los miembros de su nueva clase.

Sinónimos

Los sinónimos de ‘arribista’ da una muy buena idea de lo que la palabra denota: advenedizo, oportunista, aprovechado, ambicioso, trepador, trepa, egoísta, materialista, intruso, foráneo.

Origen

Se ha dicho que la palabra ‘arribista’ tiene un origen francés, idioma en el que el verbo ‘arriver’ significa llegar, arribar —lo que produce una connotación de aparecer, presentarse en donde quiere estar sin haber sido invitado.

Una ilustración de arribismo

Una buena forma de entender el concepto es esta (una página web en la que hay ejemplos literarios):

«[…] ser un “perfecto canalla”, es decir, pasar de ser un “don nadie” a un respetado miembro de la más alta esfera social sin acusar el coste de haber empleado métodos en los que la falta de escrúpulos y el engaño deliberado son dos reglas indispensables. Expresado así, podría pensarse que un canalla o un arribista social no son más que pícaros que consiguen llegar hasta una posición acomodada». koratai.com

Finalmente, la política es posiblemente en campo en el que el arribismo sea más conspicuo. Son los casos de gobernantes de carreras meteóricas que llegan a puestos de muy alto poder sin escrúpulo alguno y para los que no tienen merecimientos.

Y una cosa más

Hay más columnas con el tema general en Contrapeso.info: ambición de poder.

[La columna fue revisada en 2019-07]