Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Como Receta de Cocina
Eduardo García Gaspar
17 enero 2017
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


Tiene parecido con una cocina. Con la cocina en la que varios cocineros preparan uno después de otro una cierta misma receta. Una receta que es muy mala y que produce un platillo fallido, muy malo.

Así parecen estar funcionando muchos países. Tome usted a México, por ejemplo, lleva décadas aplicando la misma receta básica, con escasas variaciones. La receta es mala, ella produce un platillo horrible, pero se insiste en ella.

Y, se piensa, la receta mejorará si se cambia de cocinero. Así se piensa en México suponiendo que el platillo mejorará si la misma receta la prepara otro. Así se eligen a los presidentes, con la esperanza de que a ellos la misma receta les saldrá bien.

Por supuesto, la receta falla, cunde la desilusión y se genera una nueva esperanza. ¡Seguramente en nuevo cocinero hará que la receta sea exitosa! Con una situación curiosa, si acaso el cocinero quiere cambiar a otra receta distinta, muchos se oponen, protestan, salen a la calle, marchan y gritan. No quieren cambiarla.

Tome usted, por ejemplo, la situación ahora en México. Hay un descontento serio en contra del presidente Peña Nieto y está justificado. Quiso hacer algunos cambios mínimos a la receta pero la empeoró. El platillo que ha preparado es malo porque la receta básica se ha mantenido.

Y, muchos, reaccionan creyendo que un cambio de cocinero en las elecciones siguientes será la solución. Entre ellos hay unos que aseguran que López Obrador es la solución y que su gobierno preparará esa receta cocinando un platillo que a todos agrade. No, no lo hará, porque es la misma receta fracasada y este hombre la hará más intensa aún.

Lo que bien vale una segunda opinión es poner atención en la receta, que es lo que está mal. Durante décadas, ella no ha producido buenos resultados a pesar de haberse empleado a diferentes cocineros. Hay que cambiar de receta a otra totalmente distinta.

Cambiar de cocinero no tiene sentido mientras no se cambie de receta. Ella es el problema. Y sucede, como dije, que quien sea que proponga cambiarla por otra será rechazado, incluso con violencia.

«No, no, la receta debe mantenerse y todo lo que se necesita es cambiar de cocinero». Eso es lo que muchos piden en las marchas de protesta de estos días en México, que renuncie Peña Nieto y se ponga en su lugar a otro cocinero. Lo siento, pero no dará resultado. Un cambio de cocinero sin cambiar la receta es inútil.

Una de las peores recetas de cocina mostrada en Internet, es la de bananas o plátanos envueltos con jamón, con salsa holandesa. Difícilmente tendrá éxito un restaurante que eso sirva. De poco servirá despedir a un cocinero y contratar a otro que tenga que preparar la misma receta.

Cierto, algunos cocineros realizan variaciones. Algunos le añaden catsup, otros mantequilla de maní; incluso cambian el jamón y usan tocino; le añaden salsas picantes y unos trozos de hígado con miel. Y se tiene la esperanza de que ahora eso sabrá bien.

Cuando cualquiera ha comprobado que la receta no es buena, hace lo que haría cualquier persona con cuatro dedos de frente, la cambia. Si su sistema económico usado en décadas no da resultados, se hace lo mismo, lo cambia a uno que sí funcione.

No requiere mucho esfuerzo mental para comprenderlo. Si no ha funcionado el intervencionismo económico, si el gobierno tiene un costo muy alto de mantenimiento, si las tasas de crecimiento no son buenas, si las leyes con complejas y exageradas… pues cambie eso y no insista en hacer lo mismo de siempre.

«“No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo”, por si no te sonaba, es una frase de Einstein. Si estás todos los días, durante muchos días, haciendo el mismo régimen de adelgazamiento y no bajas peso… no esperes un milagro, cambia, ¡busca otro método! Si estas estudiando de una determinada manera y suspendes todo… no esperes un milagro, leches, espabila, vamos, cambia, busca otro método. Parece lógico ¿no? Pues no, no lo es, si no, no habría tanta gente obstinada en intentar no cambiar, y de repetir y repetir ciertas maneras de hacer, esperando… que caiga el milagro, la divinidad, la lotería». javiergarzas.com

Es tan obvio que avergüenza el tener que decirlo de nuevo. Pero eso añade un elemento para entender lo que pasa y eso es una terquedad pétrea, más dura que un diamante, impenetrable y que insiste en mantener esa receta, esa política económica estatista.

Se entiende que los proveedores de materiales para la receta insistan en ella. Después de todo, esa es su forma de vida. Si se les dejara de comprar, sufrirían pérdidas. Lo que es difícil de entender es la razón por la que gente sin interés económico en la receta, insiste en ella creyendo que es la mejor posible a pesar de toda evidencia en contra.

Este es, creo yo, el problema central de México y de muchos otros países, el creer que otro cocinero distinto hará que la misma mala receta tenga éxito. No lo tendrá.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

También en Twitter

ContraPeso.info tiene ahora su versión en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.