Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Corrección y prejuicios
Eduardo García Gaspar
5 diciembre 2017
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La idea es fascinante. Lo es porque explica, en parte, las circunstancias que vivimos en estos tiempos.

Comencemos con una idea claramente expuesta:

«[La Ilustración] estuvo caracterizada por un escepticismo hacia la autoridad, un respeto a la razón y un apoyo a la libertad individual en vez de al mando divino como la base de la moral y el orden político». Roger Scruton, Modern Culture.

Piense usted en la Ilustración: avance notable de la ciencia, la Revolución Francesa, amor por la libertad, énfasis en la razón, desdeño de lo sobrenatural. No estaba del todo mal ponerse a pensar, querer saber más, cuestionar todo, y considerar a la libertad humana.

Una de sus partes era el rechazo de los prejuicios, entendidos como ideas y opiniones que no son cuestionadas, que se toman como verdades en sí mismas. No es exactamente lo que ahora se entiende como prejuicio: una opinión negativa de algo o alguien sin tener conocimiento suficiente y que es indebida en sí misma.

Para la Ilustración, todo era cuestionable y debía ser estudiado por la razón. Y esto incluía muy marcadamente a las tradiciones, las que debían rechazarse si la razón no las justificaba. Si era tradicional pensar que los malos van al infierno, eso debía ser pasado por el filtro de la razón, al igual que la autoridad de la monarquía y toda costumbre que no se justificara racionalmente.

Esto es lo que abre un tema que es fascinante, el de los prejuicios y la corrección política.

En estos días nuestros, la opinión general está unificada: los prejuicios son malos e indebidos, por lo que deben evitarse. Una posición curiosa porque comete el mismo error que critica: es posible demostrar que es un prejuicio rechazar absolutamente a los prejuicios sin entender primero qué son.

En su entendimiento actual, la opinión estándar es clara:

«Los prejuicios implican actitudes suspicaces u hostiles hacia una persona que es parte de un grupo (social, económico, racial, étnico, etc.), y a quien se le atribuyen las mismas cualidades negativas que se le achacan al grupo por el simple hecho de pertenecer a él. De esta manera, los prejuicios se establecen a partir de creencias basadas en las costumbres, tradiciones o mitos que se adjudican a determinado grupo. Como tal, se originan primero hacia un individuo, luego se atribuyen a todo el grupo al que pertenece ese individuo, y, a continuación, se aplican a todos los individuos del grupo». significados.com

Se trata de un equivalente de discriminación: desprecio a otros sustentado en una o más partes de su persona, como raza, estatura, lo que sea. No es algo malo en sí mismo, pero se convierte en pesadilla cuando cualquier suceso, así sea el más inocente, se convierte en acusación de discriminación y reclamo de tolerancia e inclusión (una parte de la corrección política actual).

Tiempo atrás, la mentalidad de la Ilustración se alimentaba con un gran fervor a la razón humana. Amando al conocimiento así adquirido era natural animarse a cuestionar todo, especialmente a lo que se veía como prejuicios. ¿Por qué tener una moral basada en creencias religiosas cuando la razón es capaz de desarrollar también un sistema moral demostrable racionalmente y sin necesidad de la revelación bíblica?

Cuestionar todo, poner en tela de juicio todo, es sin embargo, una tarea peligrosa. Si eso da como resultado la propuesta de una mejor sociedad, debe entenderse que eso es teoría solamente y que es muy peligroso deshacernos de la sociedad actual más o menos satisfactoria apostando todo a una sociedad que en papel promete ser mejor sin tener evidencias.

Pero el punto que quiero resaltar es el contraste entre esa idea de cuestionar con la razón a todo prejuicio con la adopción de nuevos prejuicios. Es lo que se conoce como corrección política, en su definición estándar:

«La corrección política o lo políticamente correcto es un concepto utilizado para describir lenguaje, ideas políticas o comportamientos con los que se procura minimizar la posibilidad de ofensa hacia grupos étnicos, culturales o religiosos. El término se aplica también en un sentido más amplio para describir la afiliación con la ortodoxia política o cultural; en forma similar, describe aquello que podría causar ofensa o ser rechazado por la ortodoxia política o cultural de un determinado grupo». es.wikipedia.org

Nace así un tipo de prejuicio curioso, el de la ofensa percibida con toda la subjetividad emocional que eso acarrea y que muestra un nuevo rechazo a la razón. No puede usarse ya esta capacidad humana en los casos en los que cualquiera sienta que recibe una ofensa.

La Ilustración no parece haber producido el objetivo que pretendía haciendo que nada esté exento de ser visto a la luz de la razón. Queriendo combatir originalmente a los prejuicios, en la actualidad ha creado otros que impiden el uso de la razón, eso que tanto valoraba antes.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!