Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Discurso Político Exitoso
Eduardo García Gaspar
4 octubre 2017
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , , ,


Son rasgos del discurso político exitoso. El tipo de narrativas que usa el líder que entiende a sus futuros gobernados como una masa casi indiferenciada a la que debe persuadir.

Su discurso debe tener, primero y antes que nada, el desarrollo y mantenimiento de su posición de salvador nacional único. Cualquier otro gobernante significaría la perdición del país, pero él es su salvación. Es una narrativa de redención nacional.

Parte de esa posición de salvador nacional único es la cualidad de la perfección: él es infalible, no se equivoca. La aseveración es extrema, pero su discurso la hace creíble al colocarse él mismo como el poseedor de conocimientos especiales y superiores.

Él ha viajado por todo el país, ha hablado con todos; conoce sus problemas y sus más íntimas ambiciones. Ha destilado dentro de él a la esencia nacional y nadie conoce lo que él ya sabe acerca de las fuerzas nacionales y la solución de los problemas. Ha estudiado la historia nacional y sabe que el siguiente paso debe ser él.

El discurso político exitoso tiene otra condición, la de crear una visión futura idealista solo posible si el político llega a gobernar. Es la promesa de un paraíso nacional que él se compromete a producir. Es una narrativa utópica y optimista, sustentada en su conocimiento especial.

El paraíso prometido no tiene limitaciones y el discurso lo coloca como realmente posible, sin importar disponibilidad de recursos, como un reino de abundancia para casi todos. Lo que necesita una cualidad entre la ciudadanía: gran parte de ella debe ser ingenua, inocente y crédula (lo que incluye a gente de todos los estratos sociales).

En el discurso político exitoso de estos tiempos la realidad está en un plano secundario, o se ignora totalmente. Los hechos poco importan, la realidad no tiene relevancia. Ni siquiera la invención de datos juega un papel vital. Lo que importa es la consistencia del sistema total del que son parte, como dice H. Arendt refiriéndose a la propaganda totalitaria.

Más otra cualidad, una buena dosis de repetición del sistema del gobernante: el paraíso posible gracias a sus ideas en un todo simple y consistente. Algo que sea capaz de repetir cualquiera en las más primitivas palabras, pero mejor aún, algo que se vuelva un sentimiento difícil de verbalizar y que cree aprobación no sujeta a análisis objetivo.

El discurso político exitoso de nuestros tiempos es centralmente una narrativa que permite escapar de la realidad. El líder debe saber cómo pasar de la realidad a la ficción sin que eso sea perceptible.

Partes del discurso electoral de D. Trump hicieron eso con maestría, como también lo ha hecho en México López Obrador. Son revueltas en contra de la razón que el electorado acepta sin siquiera pensar en las limitaciones que impone la realidad (como la promesa de internet gratuito para todos).

Una cualidad básica debe inundar todo el discurso político moderno, el de la sencillez simplificadora comprensible para todos. Es lo que produce promesas como la de crear empleos sustituyendo las importaciones y que se hacen posibles en la mente porque no consideran sus efectos colaterales.

La simplicidad va acompañada de la generalización. Las abstracciones son perfectas para volver a una realidad compleja en una ficción ingenua pero congruente con las medidas del gobernante. Como la idea de que aumentado salarios mínimos o emitiendo moneda se crea demanda y eso lleva a la prosperidad.

Un discurso político cualquiera necesita a la fuente que lo emite, pero también a los receptores del mensaje. A estos busca persuadir hasta el punto, en unas elecciones, en el que su voto sea para el candidato que ha emitido el mensaje.

Es decir, la audiencia del discurso político exitoso moderno tiene ciertas características. La más obvia, dada la naturaleza de ese discurso, es una ingenuidad notable. Conforme la persona sea más crédula tenderá a ser más convencida por ese discurso.

La ingenuidad, más aún, no es propia de los segmentos menos educados. Afecta a todos, incluyendo a los más educados, entre quienes no es difícil encontrar personas que han sido absolutamente persuadidas de esas generalizaciones que el líder ha usado para proponer con toda seriedad un paraíso posible.

Lo que he tratado de hace es explorar facetas del discurso político populista que suele tener éxito en nuestros tiempos y que ha permitido llegar al poder a personas que una vez en el gobierno producen lo contrario a eso que han prometido, pero que la continuidad de su narrativa les permite mantenerse en posiciones de poder, incluso con apoyo sustancial.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!