Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Economía Desconocida
Leonardo Girondella Mora
23 octubre 2017
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Cuando una persona cualquiera entra a un supermercado, sus acciones producen una visión parcial de la realidad —la que es plataforma para acciones gubernamentales equivocadas.

La persona entra con dinero en su billetera y adquiere productos que necesita —desde frutas y verduras, hasta carnes y pescados, bebidas y latas, cereales y especies.

Al terminar sus compras, hace fila en la caja y paga, llevándose a su casa los bienes comprados —hasta la siguiente ocasión en la que percibe que necesita otros bienes y vaya, tal vez, a una tienda de departamentos a comprar ropa o artículos electrónicos.

Esta escena se ve en todo el mundo, de una forma u otra, repetida millones de veces cada instante, formándose así esa visión parcial e incompleta de la realidad —muy común entre gobernantes y aficionados a la Economía.

La visión parcial de la realidad de las compras conduce a la mente hasta una consideración que parece natural. ¿Qué sucedería si las personas tuvieran más dinero en su billetera? La pregunta, en su misma naturaleza, contiene la respuesta: comprarían más.

Comprando más bienes porque tienen más dinero encauza a otra conclusión que también parece natural: los bienes tendrán más demanda, las empresas crecerán y crearán más empleos y en total se vivirá en gran bonanza —todo porque han tenido más dinero para gastar y comprar.

La tentación hace su aparición de manera insoportable para el gobernante o economista aficionado: si de alguna manera se hace llegar a la gente más dinero para que gaste, pasado un cierto tiempo, aquello será algo opulento —todos vivirán mejor.

&&&&&

La visión parcial del gasto personal —que si se eleva, conduce a la prosperidad automática— es la explicación que se da muchas medidas gubernamentales.

• Se realizan acciones como la emisión de dinero, impreso o por la vía bancaria, destinadas a elevar la cantidad monetaria en circulación —sin pensar que en el futuro cercano los precios iniciarán una escalada que anula el aumento de los ingresos producido por la mayor cantidad de dinero. Los bienes ahora cuestan comparativamente más porque el dinero se ha depreciado.

• Se decretan aumentos de sueldos y salarios y que efectivamente colocan más dinero en el bolsillo de muchos —pero eso eleva los costos de producción y los precios de los bienes, anulando el efecto inicial de mayor poder adquisitivo, el que será solo temporal.

• Otra de las consecuencias de la visón parcial es el desprecio del ahorro y la inversión —lo que produce incentivos negativos al ahorro, ya que la visión parcial indica que el ahorro de las personas es una disminución de su gasto y eso significa menos demanda de bienes. Toda una pesadilla para algunos.

&&&&&

Esta última consecuencia es en la que me enfoco ahora con brevedad (usando The Failure of the New Economics: An Analysis of the Keynesian Fallacies, de H. Hazlitt).

La pregunta es simple. ¿Producen más empleos 100 pesos gastados en un supermercado que 100 pesos ahorrados en el banco?

La respuesta del gobernante o economista aficionado será dictada por la visión parcial: «Por supuesto, gastar 100 pesos es demandar más productos y eso causa prosperidad. El ahorro no produce esos empleos y debe desestimularse».

¿Cierto? Realmente no —porque falta la otra visión, la de la producción y su necesidad de inversión, algo extremadamente asociado con el ahorro. Gastar o ahorrar 100 pesos no produce diferencia en el número de empleos —las empresas necesitan inversión/ahorro para producir. Ahorrar es bueno.

Y no solo eso, la inversión tiene un efecto que no tiene el gasto: aumenta la productividad marginal del trabajo y eso significa que ayuda a elevar ingresos reales.

«Si no hubiera habido nada excepto gasto del consumidor (más sólo reemplazo del capital) desde el siglo XVII, los salarios estarían todavía en los miserables niveles de ese periodo y de dos terceras partes a tres cuartas partes de la población presente del mundo no hubiera llegado a existir» H. Hazlitt.

Lo que he intentado mostrar es que las políticas económicas de gobierno serán equivocadas mientras ellas sigan estando basadas en visiones parciales de la realidad —lo que produce la impresión de que manipulando alguna de las variables, como la cantidad de dinero el circulación o el gasto personal, producirá efectos positivos sin consecuencias negativas.

Termino con una cita de F. Hayek (1899-1992):

«La curiosa tarea de la Economía es demostrarle a los hombres lo poco que realmente saben acerca de lo que imaginan que pueden diseñar».

Addendum

Mi referencia continua a los gobernantes o aficionados a la Economía está justificada por la ilimitada presencia de opiniones sobre el tema por parte de ellos —sustentadas en ideas tan primitivas que el solo repetirlas es evidencia contundente de su falta de conocimiento económico.

«La mayoría no entiende como funciona la economía y lo poco que sabe suele estar errado. Esto ocurre también en países desarrollados. Encuestas realizadas en EE UU indican la gravedad y extensión del analfabetismo económico. Y, si bien existen grandes divergencias entre los propios economistas, la ciencia económica tiene un núcleo de principios fundamentales que son aceptados por casi todos.

«Los economistas están de acuerdo que el libre comercio tiende a incrementar la producción y el empleo. La gente, en cambio, cree que la competencia de países más desarrollados puede destruir fuentes de trabajo, como advierten los empresarios y sindicalistas cuando buscan protecciones y exigen nuevas trabas al comercio. Es un error».abc.com.py

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras