Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Poder del Millonario
Leonardo Girondella Mora
22 mayo 2017
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


El gozo de la libertad puede ser comprendido más completamente usando dos situaciones diferentes y respondiendo a una pregunta posterior:

• Una persona cualquiera, parte de un grupo minoritario —alguna religión o alguna raza— y que no tiene propiedades personales. Esta persona vive en una sociedad en la que otros muchos tienen propiedades personales, pero no ella.

• La misma persona, parte de una minoría —la que sea— y que vive en una sociedad en la que no hay propiedades personales. Donde todos, incluyendo a esa persona tienen participación nominal en la propiedad comunal —donde nadie es propietario personal de nada.

¿En cuál de esos dos casos será esa persona más libre?

La interrogante puede ser examinada desde el punto de vista de otros dos escenarios:

• Un multimillonario que es el empleador de una persona —una relación de trabajo que puede ser terminada por la decisión de cualquiera de las dos partes.

• Un funcionario gubernamental con poder discrecional a la que está sujeta la misma persona —una relación entre gobierno y ciudadano que está guiada por el poder de coerción estatal.

¿En cuál de los dos casos existe una relación clara de dominio de uno sobre otro?

&&&&&

Esos dos pares de escenarios los planea F. A. Hayek (1899-1992) en su obra The Road to Serfdom obteniendo de ellos una conclusión —que resulta políticamente incorrectísima:

«¿Y quién va a negar que un mundo en el que los ricos son poderosos es aún un mundo mejor que ese en el que los ya poderosos pueden adquirir riqueza?»

Esta cuota de realismo es valiosa, aunque sin duda irritante para cualquiera —especialmente para los que tienen dificultades comprendiendo el problema central del socialismo: la acumulación desmesurada de poder, que es lo que intento explicar en lo que sigue:

• Un gobierno cualquiera es un organismo con gran poder sobre las personas —siendo el único agente que puede usar la fuerza de manera legítima.

Es la entidad que hace las leyes, que las aplica, que castiga su violación. La que cobra impuestos, otorga permisos, emite licencias, regula la producción y la venta… —un gran poder en sí mismo. Tan grande es que se acostumbra en un sistema republicano y democrático el dividirlo para evitar abusos.

• Si a ese gobierno de por sí grande, por causa de su poder político, se le adiciona poder económico, entonces el resultado será un nuevo tipo de gobierno en el que se unen el poder político y el poder económico —una entidad de aún mayor poder, mayor que en del millonario solo.

Frente a ese gobierno exagerado, el ciudadano pierde libertades y para sobrevivir tendrá que someterse a la autoridad estatal —para, por ejemplo, conseguir empleo, o ser aceptado en programas educativos, de salud vivienda, pensiones, o lo que sea.

&&&&&

El indignado que percibe como despreciable la situación del empleado que limpia vidrios en el rascacielos propiedad de un millonario y propone que los gobiernos resuelvan esa situación mediante políticas redistributivas, debe reconocer la consecuencia de su sugerencia.

Al aplicar esas políticas, los gobiernos añaden poder económico al político, reduciendo las libertades de todos —del millonario, pero también de ese empleado.

Si el indignado se siente conmovido por la «sumisión» del empleado ante el poder del millonario, sería sensato que se indignara aún más por la sumisión del empleado ante el gobierno convertido en una entidad con aún más poder que el del millonario.

Esta es una paradoja del socialismo sustentado en el lamento del poder económico en manos privadas y que quiere emancipar a los de menores ingresos por medio de la intervención estatal —sin darse cuenta que la nueva situación que ha creado es una de aún más real sumisión, ahora ante el gobierno. Una sumisión no solo política, sino política y económica.

Con una consecuencia arriesgada que empeora aún más la situación de ese al que se quería librar del la sumisión ante el poder económico privado: la única manera de mejorar la situación personal será convertirse en parte ejecutiva de quienes ahora han sumado el poder económico al poder político que ya tenían.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

ContraPeso.info en Twitter

Recuerde, estamos ya en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.