Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
En Busca de un Dictador
Eduardo García Gaspar
9 febrero 2017
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: , ,


Como un juego nuevo. O como una app recién comprada. Aún no se sabe cómo usarla. Se necesita tiempo para experimentar con ella.

Me refiero a la democracia, a la libertad política, económica y cultural que ella contiene. Una app compleja que acaba de ser descargada y aún no se sabe su funcionamiento. Comprada porque todo el mundo la quiere. Todos hablan bien de ella y dicen que es fantástica.

¿Tenemos experiencia con la app de la democracia? Echemos una vista a la historia de México para ver si hay experiencia con la democracia y mostrar cómo ella ha sido mutada en otras cosa muy distinta.

• Comencemos en 1325 cuando se fundó el Imperio Azteca, que terminó en 1521. Es decir, 196 años. Claramente el régimen no era democrático.

• El período de la Colonia duró de 1521 a 1821, o sea, 300 años. Creo que todos estaremos de acuerdo en que tampoco podemos calificar a este tiempo como democrático.

Hasta aquí, por tanto, en números redondos tenemos 500 años de historia mexicana sin nada para lo que pueda usarse la palabra ‘democracia’. Cierto, antes de la colonia no existía algo que pudiera llamarse ‘México’, pero concédame esa inexactitud para poder integrar algún factor de herencia cultural.

• En la era independiente de 1821 a 1876, cuando Porfirio Díaz llega al poder, hay 55 años, tampoco precisamente democráticos, sino más bien de luchas y conflictos.

• El régimen porfirista va de 1876 a 1911. Unos 35 años que no podrían llamarse democráticos.

• Ahora, la Revolución Mexicana, que inicia en 1911 y termina en 1934. Unos 23 años de conflictos y luchas. Nada de democracia.

• El período del partido único en el poder, que va de 1934 a 2000. Unos 66 años que difícilmente podrían llamarse democráticos, aunque en los últimos años gradualmente se fue abriendo el sistema.

Hasta aquí, podemos hacer sumas. A los 500 años previos a la nación independiente agregamos 55 antes del porfiriato, 35 del porfiriato mismo, 23 de conflictos y 66 de partido único. Tenemos entonces 679 años de historia sin la app de la democracia.

• A partir del 2000 tenemos esa app: unos 16 años con ella. No muchos cuando hemos pasado más de seis y medio siglos sin ella. Somos novatos realmente. No tenemos experiencia cultural con la democracia.

Con un dato adicional importante de las etapas del México independiente, desde 1821 hasta ahora. Poco menos de dos siglos que incluyen unos 56 años de luchas internas después de la independencia; 23 años de luchas durante la revolución. Es decir 79 años de luchas políticas y el resto del tiempo hasta el 2000 de regímenes no democráticos.

Solamente unos 16 años de democracia en el sentido de elecciones razonablemente limpias y separación de poderes (donde no se sabe de antemano quién ganará las elecciones para presidente). A eso debe añadirse el breve interludio democrático de Juárez.

Llego entonces a lo que creo que bien vale una segunda opinión: no tenemos aún una cultura democrática establecida.

Han pasado cerca de 7 siglos desde la fundación del Imperio Azteca. Durante ese tiempo solamente unos 20 pueden llamarse «democráticos». El resto, un 96% han sido tiempos de regímenes imperiales, monárquicos, dictatoriales; o de luchas armadas e inestabilidad del poder.

Concluyendo, la cultura política mexicana aún no es democrática, pero sí lo es (más o menos) su sistema político, especialmente el electoral. Todavía no tiene la inclinación a creencias políticas, como el estado de derecho y la pasión por la libertad.

De allí que la mentalidad política en México sea solamente un sistema de elección del siguiente hombre fuerte que se imponga en el país. El mexicano, digo con esto, tiene una muy limitada visión democrática.

Para él, la democracia es un sistema de elección del siguiente «dictador», esa persona con poder sin límites en quien se pone toda esperanza nacional y a quien se percibe como un salvador nacional.

Un síntoma de esto es la personalización de las ideas. No hay aquí una mentalidad general de liberalismo, ni de socialismo; tampoco de progresismo ni de conservadurismo. Los «ismos» se han convertido en maderismo, zapatismo, villismo, carrancismo, salinismo, foxismo, lopezobradorismo. Gran desfortuna democrática, pero es realidad.

Así se pensó en 2000, con Fox, como también en las siguientes elecciones y lo sigue siendo para las próximas elecciones de 2018. Para este país, como quizá para muchos más, el problema político ha sufrido una mutación.

En lugar de tener un sistema político que en cada elección lleve al respeto de las libertades, se tiene ahora un mecanismo que se usa en busca del siguiente dictador que salve al país dándole poderes ilimitados.

Y es que sin saber usar a la app de la democracia, el marco mental permanece. tantos siglos de historia no democrática, con sucesiones de un poderoso a otro poderoso, hace suponer que la democracia es solo la elección mayoritaria de ese que anule las libertades de todos.

Post Scriptum

Los números sobre la historia mexicana tienen varios años de publicadas en esta página, por ejemplo en El Error Mexicano Hoy. Las reviví para mostrar, de nuevo, esa terrible mutación de la idea democrática, que en lugar de usarse para defender libertades se utiliza para buscar al siguiente verdugo de ellas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “En Busca de un Dictador”
  1. J. Ramón Palacios Dijo:

    Está muy bien escrito.
    Solo tiene un problemita. El romanticismo.
    Lo que describe es la historia de la humanidad, no nada más de México.
    La única diferencia lo fueron los EEUU, que ahora regresan al caudillismo.
    Quien haya tenido la oportunidad de leer The Federalist Papers, podrá recordar el conjunto de ideales que hizo de ese país del norte la esperanza del nuevo mundo.

    El presidente Juárez hizo eso y más en México y después lo minimizaron y luego lo borraron todo.
    En los países con clima tropical la situación se torna cada vez más no solamente antidemocrática sino además más violenta, cada vez más salvaje.
    Desde Venezuela hasta Somalia.
    En los países de clima gélido se vive el socialismo y ahora encuentran dificultades para pagar el costo de las prestaciones y cómo encontrar soluciones al problema del suicidio.

    En la antigua Grecia y más aún en el Imperio Romano, se definió la democracia como el poder del pueblo, pero el pueblo eran los adinerados e influyentes, los demás eran los plebeyos, esclavos y soldados, quienes no estaban autorizados a pedir igualdad, justicia, etc.
    La excusa era que ese “pueblo” eran los únicos poseedores de cultura e inteligencia, los ”demás” no tenían la más remota idea de nada, ocupados en el cómo subsistir de día a día.
    Esto sigue siendo cierto y explica por qué las promesas de limosnas y regalos ganan votaciones.

    Total, que solo los extraterrestres van a poder resolver esta nueva etapa de la estupidez.
    “A nivel humanidad” nuestros avances están en los utensilios, no en los propósitos de una sociedad enteramente racional, de ahí que la democracia sea un sueño guajiro.
    Y tendrán que llegar antes de que acabemos con el planeta.
    ;-)





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras

También en Twitter

ContraPeso.info tiene ahora su versión en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.