Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Gastar Como Remedio
Leonardo Girondella Mora
5 septiembre 2017
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


El gasto, el consumo y el ahorro fueron los temas de una conversación y de la que resumo los puntos principales

— En esta situación de estancamiento económico y poco crecimiento, el gobierno debe aumentar su gasto para reactivar a la economía aunque sea elevando el déficit de sus presupuestos.

— ¿Podría usted explicar eso un poco más? —pregunté.

— Pues bien, lo que digo es que cuando la economía anda mal eso puede remediarse inyectando dinero en la economía y eso lo debe hacer el gobierno gastando más de lo que planeaba hacer.

— ¿Cómo funciona eso?

— Pues es claro, gastando más el gobierno pone más dinero en manos de la gente y ella compra más y todo se reactiva. El mecanismo es simple.

— ¿De dónde saca dinero para gasta más? —pregunté.

— Podría ser que aumentaran los impuestos.

— Pero hacer eso es quitar dinero a la gente y luego gastarlo, es decir, es el mismo dinero que la gente podría gastar y que los impuestos hacen pasar a otras manos —comenté.

— Podría hacerse otra cosa, como emitir dinero.

— Pero eso generaría inflación y eso dañaría el poder adquisitivo de la gente —dije.

— Pues podría entonces pedir prestado, obtener créditos.

—Pero eso significa que competiría con solicitudes de crédito de la gente y presionaría las tasas hacia arriba. El crédito iría al gobierno en lugar de ir a la gente y eso no es mucho cambio en realidad.

— Se trata de activar a la economía mediante la inyección de dinero para que la gente compre más y haya más demanda y eso produzca más actividad económica.

— ¿Habrá otros modos de reactivar a la economía que no sea el aumento del gasto? —pregunté.

— Bueno, pues podría ser, no lo sé, pero es que inyectar dinero es lo mejor que supongo que pueda hacerse.

— Tal vez podría pensarse en reducir impuestos, lo que pondría más dinero en manos de las personas y ellas gastarían más, que es lo que usted quiere —dije.

— Pues, sí, supongo que eso es otra manera de poner dinero en manos de la gente para que gaste, porque lo que se necesita es que gaste para incentivar a la producción.

— ¿No le gusta a usted que la gente ahorre? —pregunté.

— No, por supuesto que no, porque lo que se necesita es reactivar a la producción por medio del aumento del gasto de la gente lo que eleva a la demanda de bienes y servicios.

— ¿Todo gasto y cero ahorro? —pregunté.

— Exactamente, eso es lo que reactivará a la economía.

— Pero si la gente no ahorra con qué fondos se podrán tener los créditos que las empresas necesitan para invertir más. Creo que es razonable pensar que la gente también debe ahorrar —comenté.

— Pues sí, creo que tiene usted un punto. Pero lo que importa es reactivar a la economía cuando esta se encuentra estancada.

— Lo que usted dice, entonces, me sugiere la idea de que habría que examinar las razones por las que se estancó la economía. Seguramente no fue porque faltaba dinero en circulación porque había igual cantidad antes —dije.

— Bueno pero es que hacer que el gobierno gaste más es la receta que se ha recomendado siempre.

&&&&&

Las ideas de esta persona me recordaron a The Failure of the New Economics: An Analysis of the Keynesian Fallacies, la obra de H. Hazlitt (1894-1993).

En una de sus partes, el autor escribe:

«Esta es la Teoría General [de Keynes] en un breve resumen, con su trasvaluación de todos los valores. La gran virtud es el consumo, extravagancia, imprevisión. El gran vicio es el ahorro, frugalidad, “prudencia financiera”»

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras