Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Google y su Poder
Leonardo Girondella Mora
12 julio 2017
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Un suceso reciente contiene una lección perenne e ignorada —lo que intento demostrar en lo que sigue, comenzando por esto:

«La Comisión Europea ha impuesto este martes una multa de 2.420 millones de euros a Google por abuso de posición dominante en su servicio de comparación de compras on line. Es la sanción más alta en la historia de la UE a una empresa por violar las leyes antimonopolio o abuso de posición dominante de mercado, en torno al doble de las que se pusieron a Microsoft o Intel en el pasado». elmundo.es

La acusación en concreto es la de un abuso de su posición dominante en el mercado «para promocionar su propio servicio de comparación de compra en los resultados de las búsquedas y perjudicando los de sus competidores».

Eso es ilegal, según la Comisión Europea —lo suficiente como para que esa comisión se quede con esos miles de millones. El gran tema general es el del abuso de una posición de mercado, siendo el caso más obvio el del monopolio.

La definición de monopolio es la conocida:

«El monopolio es una estructura de mercado en donde existe un único oferente de un cierto bien o servicio, es decir, una sola empresa domina todo el mercado de oferta». economipedia.com

A eso solo agrego que el monopolio realmente tiene importancia cuando se trata de la oferta de bienes necesarios universalmente y sin sustitutos fáciles. Un monopolio de botones cuadrados sería irrelevante en comparación con el monopolio de carburantes.

Esto hace pensar en una variación poco reconocida del problema del monopolio: la existencia de monopolios propiedad de uno solo o de varios —lo que explico esquemáticamente siguiendo la idea de F. A. Hayek en uno de sus libros.

• Varios monopolios —cada uno con propiedad separada— cuyos dueños actúan independientemente unos de otros en industrias vitales, com petróleo, electricidad, gas, transporte y similares.

• Varios monopolios como los anteriores, pero todos ellos con un propietario solamente —una organización central que los dirige y administra.

Esta última situación es aún peor que la primera, por razones obvias, y es la que se presenta en los casos en los que el gobierno realmente tiene una posición dominante, totalmente monopólica en su más grande expresión.

Una posición que tiene una versión oculta en el intervencionismo económico —cuando el gobierno no es propietario de monopolios, pero tiene poder sobre la economía por medio de regulaciones amplias y profundas que dificultan la entrada de competencia.

Regreso al tema de Google. ¿Es un monopolio? Claramente no. Hay otros buscadores y la entrada a ese mercado está abierta para el que quiera. Si Google tiene una posición de líder, eso es el resultado de la preferencia de millones de usuarios, y no una concesión gubernamental.

Me parece que es más monopolio el gobierno de la Unión Europea que Google. La evidencia: ese gobierno tiene el poder de multar a una empresa por haber dado el mejor servicio a los usuarios —y ese es un poder mucho mayor que el de Google.

Hay otra dimensión en este asunto —el de la persona que se pregunta acerca del gran poder de empresas muy exitosas y que puede ser abusado. La desconfianza está justificada, pues el poder tiende a ser abusado y mal usado.

La persona concluye que entonces no es malo que el gobierno intervenga y, como en este caso, investigue posibles abusos de poder y los castigue. El problema real, sin embargo, es otro y se deja de percibir.

Porque el problema real es que si las posiciones dominantes, los monopolios y el poder tienden a ser abusados, la persona ignora que también el poder gubernamental lo puede ser.

El problema es la hipótesis alegre y ficticia de que el gobierno no abusará de un poder que es mayor, más intenso y universal que el de Google. La persona comete un terrible error de miopía.

Un error que por desgracia es general en asuntos económicos: creer que en el gobierno existen no hombres sino ángeles con las más puras intenciones y una gran sabiduría.

Si alguien cree que Google puede abusar de una posición dominante porque «ha negado a los consumidores europeos la elección genuina de servicios y los beneficios completos de la innovación», me parece que al menos debe considerar que el gobierno europeo tiene mucho más poder que Google y concluir que es muy probable que lo haya usado para, por ejemplo, cobrar impuestos para construir oficinas que no existen.

Me imagino que entonces el gobierno de la UE debería multarse a sí mismo.

¿Tiene alguien miedo a los abusos de poder de las empresas grandes y poderosas? Pues entonces debería sentir pavor frente a gobiernos aún más poderosos, acaudalados y formidables.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras