Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Keynes y Sus Golosinas
Leonardo Girondella Mora
2 febrero 2017
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Existen ideas, teorías y explicaciones que actúan como golosinas para infantes —se vuelven tan irresistibles que no son puestas en entredicho, ni sujetas a análisis.

Sencillamente se toman como verdades demostradas con evidencias y con razonamientos inexistentes. El ansia por aprobar la golosina impide cualquier intento de examinarla siquiera un poco más de cerca.

En su obra de 1959, The Failure of the New Economics: An Analysis of the Keynesian Fallacies, H. Hazlitt (1894-1993) se toma el trabajo de examinar una de las más grandes golosinas que pueda soñar un gobernante.

El libro examina analíticamente la célebre obra de J. M. Keynes (1883-1946), Teoría General del Empleo, el Interés y el Dinero de 1936.

Y en un comentario Hazlitt afirma:

«La virtud de la enseñanza de Keynes es que elogió la prodigalidad, el gasto imprudente y los presupuestos desequilibrados y por lo tanto era extremadamente apetecible al político en el poder».

La palabra que hace entenderlo todo, o casi, en la mente del gobernante es ‘apetecible’. ¿Qué más apetitoso para un gobierno que contar con una teoría económica famosa y que justifique la idea de gastar porque eso es bueno para el país?

Este es precisamente el punto que pretendo mostrar —que hay ideas que son como golosinas para el gobernante porque sirven para justificar conductas que coinciden con sus ambiciones personales y no necesariamente con lo bueno para el país.

Y dos golosinas son las irresistibles para el gobernante: acumular poder y gastar —son tentaciones irresistibles a las que sucumben y hay varias de esas golosinas.

La opinión de que existen derechos humanos que solo pueden ser satisfechos mediante la ampliación de funciones del gobierno, es otro caramelo de a libra. Todo gobernante apoyará esa idea porque le dará poder, aún más del que tiene.

«Los derechos sociales como la educación, el trabajo y la salud tienen una razón igualitaria…  A diferencia de los de la primera generación, en los derechos de la segunda generación el Estado está obligado a proveer los medios materiales para la realización de estos servicios… » Rodríguez, Ana Lilian y Klein, Ivinne, Formación cívica y ética 1, Secundaria, segundo grado, 2008, Ediciones SM

Puede garantizarse que los gobernantes apoyarán la idea de derechos de segunda generación. Y lo harán porque eso les significa más poder y más recursos para gastar.

Esto permite entender la popularidad de toda la idea del estado de bienestar, responsable de los personas desde la cuna hasta el ataúd. Una muestra: «Estado de bienestar y el derecho a la felicidad», como punto central del plan de gobierno de López Obrador en México.

Así, pueden verse ideas de Marx, Gramsci y en general los proveedores académicos de teorías y opiniones que son bombones irresistibles: poder cubierto de dinero.

La reacción del político ante la golosina es humana y tiene sentido: el gobernante atenderá primero sus prioridades personales y más tarde el resto. Con una ventaja mayúscula, pues esas teorías e ideas le permitirán disfrazar sus intenciones. Dirá que le preocupa ante todo el bienestar social y eso impide ver su anhelo por el poder y el dinero.

Es comprensible que así actúe el gobernante, pero surge como incomprensible que apoye eso quien lo hace desinteresadamente, creyendo que sí, que efectivamente se tendrá una mejor vida conforme aumente el poder y el dinero en manos del gobernante.

Pensar así es de un candor pueril producido solo por la ausencia de razonamiento —porque si se pensara siquiera un poco, se entendería que así se pierden libertades y derechos. El poder, ha sido dicho tiende a corromper y a ser abusado en la proporción en la que se posea.

Es terriblemente ingenuo creer que un sistema de gobierno que concentra poder y recursos en manos de gobernantes producirá una mejor vida para el país —no lo hará nunca y Venezuela es una muestra entre varias.

&&&&&

Termino con una nota personal. Una persona con la que conversé hace poco y que es partidaria ferviente de López Obrador, justificó su opinión en un solo punto: López Obrador es un hombre honesto que tiene buenas intenciones y admirables objetivos para México.

Este es el candor al que me refiero y que hace a las personas, en algunos casos suponer que hay personas tan perfectas que en ellas puede confiarse tanto como para otorgarles poder sin limitación —una expectativa fantástica.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

ContraPeso.info en Twitter

Recuerde, estamos ya en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.