Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Mezcla Imposible
Eduardo García Gaspar
16 febrero 2017
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es el resultado de deseos ilusos. Intenta mezclar lo que no se puede. Combinar sin sentido ni inteligencia, lo que sea que suene bien.

El ejemplo obvio es la célebre frase de la Revolución Francesa: liberté, égalité, fraternité. ¿Son posibles de mezclar? Tres cosas buenas por superado deben ser mejor aún si se reúnen en un todo. Pero no pueden combinarse realmente.

R. Scruton, de quien he tomado esta idea, tiene un ejemplo. Por separado son buenas una langosta, un chocolate y la salsa catsup, pero mezclarlas no resulta algo deseable.

Es un tipo de falacia, de forma incorrecta de razonar. Consiste en ignorar las relaciones que existen entre los elementos mezclados.

Tome usted, por ejemplo, la mezcla de libertad e igualdad, dos elementos que por separado tienen una connotación positiva. Pero juntas se muestran menos compatibles de lo que parece. Si primero se quiere libertad, habrá que aceptar al menos cierta desigualdad; y lo contrario, si se quiere igualdad primero, entonces se tendrá que perder libertad.

O bien, considere usted el caso de los derechos humanos y su transformación en una lista expansible de reclamos. Otro caso de esta falacia de agregados incompatibles entre sí. Porque si existe el derecho a la propiedad personal, entonces no se puede cobrar impuestos para que así pagar el derecho a la educación de otros.

La lista de derechos que contenga al mismo tiempo el derecho a la propiedad y el derecho al agua gratuita, por ejemplo, contiene una contradicción: tendrá que afectarse el derecho del propietario para pagar el agua que el resto recibe sin costo. La discordancia tiene que ser reconocida.

Una situación posible: los propietarios de una librería de temas religiosos no aceptan la solicitud de empleo de una persona homosexual por contradecir sus creencias religiosas y las de sus compradores. ¿Es un caso de discriminación o uno de libertad de creencias?

El punto merece una segunda opinión y es claro. Los deseos de tener lo mejor de todo puede llevar a la mezcla imposible, a la combinación disparatada. Esta es esa falacia de la agregación que cree que es posible, por ejemplo, tener libertad e igualdad en el mismo plano y con la misma dosis.

Sea percibida o no esa contradicción entre los elementos de la mezcla, es natural que ella presente problemas prácticos que originen choques entre distintas interpretaciones.

• Si se cree que la libertad es el más alto bien, se dará peso a, por ejemplo, los derechos naturales entendidos como libertades personales con su respectiva responsabilidad individual; los gobiernos son entonces vigilantes celosos de las libertades personales.

• Si no se cree en la libertad, entonces se dará paso a la intervención estatal para la implantación de las agendas políticas variadas que tengan acceso al poder político para realizar programas estatales de bienestar, como agua, educación, o rentas gratuitas; o redefiniciones de familia y matrimonio, por ejemplo.

Las dos mentalidades son muy distintas, pero enfrentan el mismo problema de esta falacia de la agregación cuando ellas propongan ambiciones combinadas de elementos incompatibles, o tan vagos que no tienen sentido (¿cómo implantar la fraternité por decreto estatal?).

Tome usted al multiculturalismo y su definición

«Es la primera expresión del pluralismo cultural, que promueve la no discriminación por razones de raza o cultura, la celebración y reconocimiento de la diferencia cultural así como el derecho a ella». universitarios.universia.es

La idea es una agregación dudosa. Por un lado, está la idea de la convivencia de diversas costumbres y pensamientos que enriquece a todos los miembros de cada cultura. Pero, del otro lado, presupone que la multiculturalidad es un valor dentro de todas las culturas que conviven, lo que no necesariamente es cierto.

Las culturas contienen muchos elementos, buenos y malos, pero no necesariamente el de la multiculturalidad, por lo que no pueden ser agregadas como si todas lo poseyeran. La comunidad multicultural debe tener instituciones comunes a todos si es que quiere sobrevivir (véase Sartori, Giovanni, La Sociedad Multiétnica)

La gran contribución de R. Scruton es apuntar esta forma errónea de razonar agregando elementos contradictorios en una combinación difícil al menos, pero con una apariencia atractiva.

¿Quién comete esta falacia con frecuencia? El idealista irremediable que se alimenta de sueños inviables, que cuando implanta producen lo contrario de lo que intentan, mundos de pesadilla.

Post Scriptum

Para esta columna usé un libro muy recomendable, The Uses of Pessimism, de R. Scruton.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras

También en Twitter

ContraPeso.info tiene ahora su versión en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.