Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Razón Intranquila
Eduardo García Gaspar
12 octubre 2017
Sección: EDUCACION, RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Un asunto del pensar. Del pensar y razonar.

Si se ven los avances de la ciencia, desde la Edad media; si se ve el progreso tecnológico, desde esos tiempos; si se ve la cantidad de escritos que se produjeron y las ideas que contienen… la conclusión es imposible de evitar.

Somos una especie que piensa y razona. Podemos sucumbir a lo misterioso y oculto, incluso eso puede agradarnos. Pero casi siempre terminamos yendo al reflexionar y al meditar. Nos gusta comprender. El conocimiento nos da satisfacción.

No sorprende que, siendo así, tengamos avances y progresos del conocimiento. Con una cualidad fascinante, las equivocaciones. Nuestra razón no es a prueba de errores. Lo que lleva a otra cualidad fascinante: si reconocemos errores es que razonamos y pensamos.

En fin, no he dicho nada que no sepamos ya (aunque algunos lo nieguen en estos tiempos de la posverdad). Lo que me parece que merece una segunda opinión es el origen de esa cualidad de poder razonar y que, no tengo duda, es innata. Hay una respuesta extraña y chocante para algunos.

Vayamos al Génesis (1, 27), en la Biblia, y allí podremos leer que «Dios creó al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó». Sin conceder nada a esta creencia, sigamos su lógica. El Dios cristiano es perfecto en todo, de donde se concluye que razona, piensa, con perfección.

El razonamiento se completa: si Dios nos creó a su semejanza, entonces tenemos también el don de la razón; no perfecta, pero sí la tenemos. Un autor lo expone así:

«[…] desde los primeros días, los padres de la Iglesia enseñaron que la razón era el don supremo de Dios Y el medio para progresivamente aumentar su entendimiento de la escritura y la revelación. Consecuentemente, el cristianismo fue orientado hacia el futuro, mientras que las otras religiones principales sustentaron su superioridad en el pasado». Rodney Stark

La tesis es sólida: si somos pensantes, como Dios, aunque imperfectos, debe aceptarse que esa religión da su apoyo a la razón, a la lógica, al pensar, descubrir, conocer, saber.

La consecuencia de tener esta mentalidad es la obvia: crea un medio ambiente propicio a la ciencia, al descubrimiento y todo eso que se tuvo en la civilización occidental.

Con una característica que tiene cierta dosis de rebeldía. Los textos sagrados, la revelación de Dios, está sujeta al estudio y examen de la razón humana. No es un material que deba tomarse al estilo fundamentalista de una interpretación literal. Al contrario, debe ser comprendida a la luz de la razón.

Otra conclusión es posible: rehusar el uso de la razón no sería una actitud realmente cristiana. Iría en contra de nuestra semejanza con Dios. Esto debe ser resaltado porque existen opiniones religiosas que desdeñan a la razón. Le tienen miedo porque suponen puede llevar a alejarse de Dios. ¿Puede hacerlo? Claro que puede, pero eso no significa que debe dejarse de usar a la razón.

Y también existen opiniones laicas. no religiosas, que proponen lo mismo, dejar de pensar. Estos son los relativistas, los partidarios de la posverdad y sus similares. El mismo error por otra vía.

Lo fascinante de este tema es una especulación en extremo razonable.

Si usted toma al cristianismo y a la razón, la mente comienza a trabajar y desarrollar ideas y más ideas. Algunas de las ideas así descubiertas resultan sorprendentes. La noción de la libertad personal, de la igualdad esencial humana, los derechos humanos y otras ideas más salen del cristianismo y el uso de la razón.

Sí, ya sé, esto será protestado por muchos, especialmente aquellos que se empeñan en borrar la influencia del cristianismo en la civilización, como en la Casa de la Historia Europea. Si usted rechaza al cristianismo intentará dejar de usar la razón para probar su idea de influencia innegable.

Sigo con las consecuencias de la razón aplicada a las creencias cristianas. Afectó a la economía y a la política, produciendo nociones de república, leyes, libertad; e incluso dentro de ese marco, causó las ideas del capitalismo, del socialismo y otras.

Finalmente, el uso de la razón no es gratuito. Genera discusiones entre ideas distintas; produce problemas entre posiciones contrarias. No produce un ambiente plácido y apacible de mansa calma. Lejos de eso, exige esfuerzo, crea irritación, produce conflictos y choques. Esa es nuestra vida actual y debe aceptarse.

Es preferible esa inquieta e incómoda vida que la indolente existencia del quien se niega a pensar.

Post Scriptum

Por supuesto, existen períodos y personas, dentro y fuera del cristianismo, que son casos claros del abandono de la razón.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!