Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Otra Bobada Moderna
Eduardo García Gaspar
17 agosto 2017
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Son cosas irresistibles. Es imposible no sucumbir a ellas. Al menos yo no puedo.

Me refiero a la situación en la que escucha uno alguna opinión que es inexacta y que, peor aún, toma la forma de un clisé repetido tantas veces que se toma como una verdad incuestionable.

Un amigo narró la situación en la que un personaje de la televisión, un comentarista de política, aseguró que la Edad Media fue un largo tiempo de supersticiones, de oscurantismo, retraso y atraso.

¿Lo fue? El clisé estándar es ese, el de tiempos oscuros y retrasados, cuando se perdió la intelectualidad de griegos y romanos acudiendo a dogmas, hechizos y supersticiones. Examinemos esto con sosiego. Primero, la duración de la Edad Media:

«Los límites cronológicos de la Edad Media son, desde entonces, el año 476 (con la deposición de Rómulo Augústulo, el último emperador romano de Occidente) y 1492 (descubrimiento de América por Cristóbal Colón). Otra versiones similares hacen terminar a la Edad Media en 1453 (conquista de Constantinopla por los musulmanes turcos), 1485 (instauración de la dinastía Tudor en Inglaterra), 1517 (la reforma de Lutero)». sobrehistoria.com

Tenemos, entonces, un período muy prolongado. Unos mil años de historia. Una pieza de información que nos debe hacer pensar en la escasa probabilidad de que todos esos años hayan sido iguales o al menos muy parecidos. Claramente no lo fueron.

En esos mil años tuvieron que pasar cosas que llevaran de la caída de Roma al descubrimiento de América. Sucedieron cosas, como el sistema feudal, los gremios, los monasterios, los castillos, los reyes, nuevas armas, nuevos barcos, literatura, las catedrales, las cruzadas, las invasiones musulmanas, la Carta Magna.

Hubo personajes y sucesos notables, como Carlomagno, San Francisco de Asís y San Ignacio de Loyola, Marco Polo; el canto gregoriano, la notación musical, la polifonía. En fin, sucedieron cosas y esas cosas no son evidencia de tiempos de oscurantismo precisamente.

Un ejemplo que en sí mismo es abrumador es el de las universidades: Bolonia, Oxford, París, Salamanca, Praga. Para los tiempos de la Reforma ya existían 81 universidades en Europa.

«[…] 31 de ellas poseían una carta papal, 15 una real o imperial, 20 ambas y 13 ninguna». Thomas E. Woods Jr.

La narrativa de que la Edad Media fue un tiempo de ignorancia no se sostiene.

«La gente de la Edad Media no creía que la tierra era chata.  Sabían que era redonda:  los antiguos decían que era redonda; los padres de la Iglesia decían que era redonda.  Observaban su sombra durante un eclipse de luna y la sombra era redonda.  Veían cómo los mástiles de las embarcaciones desaparecían en el horizonte.  Redonda». catholiceducation.org

Con un efecto colateral no pequeño. Resulta que las universidades tenían protección real o eclesial. Es decir, no podría acusarse a esas instituciones de promover la ignorancia, sino todo lo contrario.

Un dato curioso, el papa Juan XXI, del siglo 13, escribió un texto universitario de lógica, del que se hicieron 166 ediciones. Uno de varios libros que perseguían enseñar a pensar y detectar errores de razonamiento. Algo que, por cierto, hoy se ha dejado de enseñar.

Con esto regreso a mi punto de arranque, el de esa persona asegurando algo de lo que no tiene evidencia y que la que existe niega. El clisé sobre la Edad Media no es el único. Hay muchos otros más casos en los que frases hechas, afirman opiniones que no son precisamente exactas.

Quizá sea ese abandono de la razón, tan valorado en la Edad Media, lo que ha permitido la proliferación de clisés repetidos y que no tienen sustento. Tome usted a eso que se llama la Escolástica y su énfasis en el uso de la razón, heredado de los griegos.

Finalmente, piense usted en este escenario: todo era ignorancia y oscurantismo y superstición en la Edad Media, pero repentinamente y sin aviso alguno surgió el Renacimiento. ¿Pudo realmente aparecer así, sin nada que lo fuese provocando? En extremo dudoso.

En fin, otro caso de clisés simplistas y falsos que tanto abundan y que son muestras de los efectos que se tienen en tiempos de demasiada televisión y poco seso. Quizá sean nuestros tiempos de más ignorancia que los de la Edad Media.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras