Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Preferencia Cristiana Por Los Pobres
Selección de ContraPeso.info
11 enero 2017
Sección: RELIGION, Sección: Análisis
Catalogado en: , ,


La opción preferencia de los pobres es la idea que Jordan Ballor examina en esta columna. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El título original de la columna es «The Christian Preference for the Poor».

Este año [2016] marca el 125 aniversario de dos textos fundamentales para la formación el pensamiento social cristiano moderno.

En la primavera de 1891, el papa León XIII promulgó la encíclica Rerum Novarum acerca de «las cosas nuevas» del mundo moderno, después de las revoluciones en la política, la economía y la sociedad, especialmente acerca de la relación entre el capital y el trabajo. Y en el otoño de ese mismo año, el profesor Abraham Kuyper, quien también era editor de periódicos, político y más tarde se convertiría en el primer ministro de los Países Bajos, abrió el primer Congreso Social Cristiano con su discurso «La cuestión social y la religión cristiana».

Estas dos figuras, una católica romana y la otra reformada, ayudaron a proveer marcos conceptuales sustantivos y alentadores para el compromiso social cristiano y su estudio en el siglo siguiente y más allá.

Este aniversario es la ocasión para la publicación de estas dos obras en un nuevo volumen, Makers of Modern Christian Social Thought: Leo XIII and Abraham Kuyper on the Social Question. En la introducción a ese volumen, me centraré en describir algunos de los temas principales que surgen de estos notables textos, incluyendo las ideas de subsidiariedad, esfera soberana, solidaridad y esfera universal. Quizá el factor motivador más importante para León y Kuyper, al producir estas obras fue, sin embargo, el interés que ambos compartían en los pobres.

De hecho, en estas dos obras encontramos algo que se aproxima a un antecedente de lo que más tarde se llamaría «la opción preferencial por los pobres».

Esta idea sería definida más adelante como una «forma especial de primacía en el ejercicio de la caridad cristiana». Tanto Kuyper como León expresan la necesidad de una preocupación especial por los pobres en el desarrollo del pensamiento social cristiano, incluso cuando también enfatizan la necesidad de igualdad formal y justicia bajo la ley.

En esto ellos intentan hacer justicia a las verdades detrás de los mandamientos bíblicos que enseñan «No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo» (Levítico 19: 15). Pero también se nos dice «Abre tu boca por el mudo en el juicio de todos los desvalidos. Abre tu boca, juzga con justicia y defiende la causa del pobre y del menesteroso» (Proverbios 31: 8-9).

De esta forma, León escribe «El fin establecido para la sociedad civil alcanza a todos, en cuanto que persigue el bien común, del cual es justo que participen todos y cada uno según la proporción debida». La justicia, escribe León, «cuando se trata de defender a los derechos de los individuos, los pobres y los menesterosos tiene un reclamo de consideración especial».

La razón de esta preferencia es porque «la clase más rica tiene muchas maneras de protegerse y están menos necesitados de la ayuda del Estado; mientras que la masa de los pobres no tiene recursos propios en los que ampararse y debe principalmente depender de la asistencia del Estado».

De la misma manera Kuyper reconoce tanto las demandas formales de justicia que requieren igual posición ante la ley y los privilegios que los ricos disfrutan en cualquier sistema político. Pero León y Kuyper también reconocen una natural desigualdad entre los seres humanos, una desigualdad que no es mala en sí misma, pero que por causas del pecado se exagera y se convierte en ocasión de luchas más que de mejoras mutuas.

Así escribe Kuyper: «la desigualdad entre los hombres, que no puede deshacerse, dio a los más fuertes un predominio sobre los más débiles, como si no fuésemos una sociedad humana sino una manada de animales donde la norma sostiene que los animales más fuertes devoran a los más débiles».

La realidad es, escribe Kuyper, que «los más fuertes casi siempre lograron evitar todas las costumbres y ordenanzas del gobierno de tal manera que ellos ganaban y los débiles perdían». Incluso en los casos

«donde los gobiernos, como siervos de Dios, aún protegían a los débiles, la clase más poderosa de la sociedad pronto aprendió a ejercer una influencia tan preponderante en la política que la autoridad gubernamental, que debía haber protegido a los débiles, se convirtió en un arma contra ellos».

Estas observaciones de Kuyper se aplican a lo largo de la historia, en su propio tiempo y también en el nuestro. La preocupación preferencial por los pobres, en las escrituras, como en los escritos de Kuyper y de León, no debe ser entendida como una oposición de los ricos contra los pobres es un juego justiciero de suma cero.

Donde las filosofías mundanas y materialistas predican el conflicto entre clases y grupos, el evangelio proclama la reconciliación. Como León lo expresa, «el gran error cometido en relación con el asunto que se está examinando, es aceptar la noción de que la clase es naturalmente hostil a la clase y que los ricos y los trabajadores están destinados por naturaleza a vivir el conflicto mutuo».

No es, además como si los pobres sean sencillamente justos mientras que los ricos son simplemente malos. La historia y el legado de las revoluciones nos enseñan eso. Como observa Kuyper, la corrupción del gobierno se produjo «no porque el hombre más fuerte fuera más malo en su corazón que el hombre débil».

Más bien, «tan pronto como un miembro de la clase baja subió la cima tomó parte tan duramente — si no es que más— en la malvada opresión de miembros de su antigua clase». Incluso un cambio de fortunas entre clases no resolvería el problema, porque las víctimas de hoy a menudo se convierten en los opresores de mañana, y el ciclo de violencia continua.

Juntos, León y Kuyper, nos dan una idea de la única salida de este paradigma pecaminoso: la identificación de la dignidad de la persona humana en una perspectiva eterna y espiritual, creada a imagen de Dios, caída en el pecado, llamada a la redención y destinada a la glorificación.

El error de raíz, dice Kuyper, es «que el hombre fue cortado de su destino eterno y no honrado como creado a imagen de Dios. Tampoco los hombres aceptaron la majestad del Señor, quien sólo por su gracia es poderoso para detener a una generación hundida en el pecado». La incredulidad tiene consecuencias sociales.

A finales del siglo XIX, las sociedades occidentales estaban sufriendo cambios masivos pasando de economías principalmente agrícolas a economías crecientemente industriales. Hoy el mundo desarrollado está cambiando de los sectores manufactureros tradicionales a las industrias la información, tecnología y servicios.

Grandes cambios sociales y políticos acompañan a esas transiciones masivas. Hay ahora, como no había antes, ansiedad e inquietud generalizadas. Hay una sensación de que el viejo orden de las cosas no es ya suficiente para los problemas de hoy y especialmente para los problemas de mañana.

León y Kuyper nos han provisto con una perspicacia duradera acerca de las dinámicas de estos retos y han inspirado desarrollos importantes en la articulación del pensamiento cristiano moderno. León y Kuyper nos han ayudado particularmente a entender cómo y porqué debemos mantener, en nuestra reflexión teológica y nuestra política social, una preocupación especial por los pobres y los marginados.

También ellos nos ayudan a entender que todos los esfuerzos de reforma social son en última instancia inútiles si se persiguen sin recurrir a una visión auténtica e integral de la persona humana, o como León lo escribe, «con un retorno a la vida cristiana y a las instituciones cristianas».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

También en Twitter

ContraPeso.info tiene ahora su versión en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.