Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Profanación Pornográfica
Eduardo García Gaspar
2 octubre 2017
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SEXUALIDAD
Catalogado en:


Parece una constante. Una constante en televisión. En las series que se han vuelto tan populares.

Habiendo visto partes de Game of Thrones, Outlander y algunas otras, creo razonable concluir que las escenas sexuales dan la apariencia de haberse convertido en esa constante. Una especie de componente obligado, con variaciones de intensidad y frecuencia.

Es un fenómeno de pornografía autorizada y permitida, ante el que nadie parece sorprenderse y que, peor aún, se entiende como una liberación de de nociones opresivas, como modestia, buen gusto, vergüenza, o castidad.

Veamos esto con tranquilidad.

Comencemos con la realidad. Creo que no podría negarse que las situaciones explícitas de sexo están fácilmente disponibles para cualquiera. Basta poner una serie de televisión, abrir una revista, dar algunos clics en Internet, escuchar la radio, o ir al cine, para tener una buena probabilidad de encontrar sexo explícito.

Puede ser un encuentro accidental o intencional con el sexo explícito, pero esos encuentros con más numerosos y más probables para todos, incluso desde tiernas edades.

Una parte de la realidad es el otro lado de la alta disponibilidad de material sexual explícito: la rotura de diques que podían contenerla. Piense usted en el significado de pudor, recato, decoro, vergüenza, timidez, dignidad y demás. Conceptos que son entendidos como cadenas que impiden la libertad.

Y, entonces, ser libre toma el significado de tener desfachatez, desvergüenza y procacidad. Se acepta como un modo de razonar: «Veo sexo explícito, por tanto soy libre». Por infantil que sea ese razonamiento, no deja de ser fácilmente admitido y elogiado.

Llego ahora a mi punto, que bien creo que vale una segunda opinión: cuando abunda la pornografía, lo sexualmente explícito, se pierde en sentido del arte y la belleza. El sexo explícito es incapaz de tener belleza y «profana a la belleza de las personas mostradas en ella», como escribió R. Scruton.

Sí, el sexo explícito es un asunto de degradación humana. Un envilecimiento de la persona. Una acción sacrílega que rebaja a nuestra naturaleza anulando la belleza que poseemos.

«La imagen pornográfica es como una varita mágica que convierte a los sujetos en objetos, a la gente en cosas —y por eso los desencanta, destruyendo el origen de su belleza. Hace que la gente se esconda detrás de sus cuerpos, como marionetas dirigidas por hilos ocultos» Roger Scruton (ibídem)

Esto es lo que debe preocupar, el sacrilegio de la dignidad que la pornografía produce y que se ha vuelto frecuente e intenso. Incluso, se ha convertido en un signo de progreso. Quien sea que proteste por ese sacrilegio será calificado de retrógrado y reaccionario.

Peor aún, el disfrute sexual ha pasado a ser otro derecho de una lista creciente. Un «Derecho a ejercer y disfrutar plenamente mi vida sexual», como se ha expuesto por un gobierno.

Un derecho al gozo, sin que ello signifique responsabilidad alguna. Sin que se considere la dignidad propia y todo reducido el uso de los genitales a voluntad y sin limitación. Ese es el sacrilegio al que me refiero, la profanación de la dignidad humana.

Es en algún sentido la pérdida de la belleza y la verdad; el intercambio de las alturas por lo bajo y abyecto. La reducción a lo meramente físico y animal, lo que en un ser con conciencia es una aprobación de lo obsceno.

La preocupación debe originarse no en lo que es obvio y se sabe, sino en la maldad que existe en el sello de aprobación que se ha dado al sacrilegio sexual humano cuando se pone de lado a la espiritualidad y a la razón que nos debe elevar. La sexualidad es un asunto serio, muy serio.

Tan importante es que no puede ser explicado con solo escenas sexuales explícitas. Hacerlo es esa profanación de la que he hablado.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!