Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Razón Acompañada
Eduardo García Gaspar
6 febrero 2017
Sección: RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Liberarse de los dogmas religiosos. Así suele expresarse la idea central de una emancipación moral.

Es la autonomía ética personal de lo que se entiende como un conjunto de reglas inamovibles que son imposibles de examinar.

Más aún, la emancipación moral renunciando a esas reglas rígidas y absolutas se entiende también como un duelo de poder. ¿Quién dice que la homosexualidad es reprobable? ¿Por qué hacerle caso al que lo dijo? Otros piensan diferente.

El problema es seductor, difícil de hacer de lado, irresistible como pocos.

Veámoslo con un poco más de profundidad. Comienza con una creencia acerca de la religión, el Cristianismo concretamente, como un conjunto de dogmas absolutos, imposibles de modificar, que son impuestos por alguien con deseos de poder sobre el resto y que no admiten un análisis racional.

Esto crea la polaridad usual de nuestros tiempos: razón contra religión.

«La ciencia sobre suposiciones, crea hipótesis que luego trata de probar recurriendo a diversos métodos de investigación, preguntas, observaciones y experimentos, hasta que consigue pruebas sobre esas suposiciones, tratando siempre de probarlas. La religión exige a sus fieles que sin probarles nada tengan fe, es decir, que crean lo que les digan, porque así lo quiere un ser superior llamado Dios que no habla con los fieles sinó [sic] con santos y profetas. Y en base a esto crea dogmas indemostrables» laicismo.org

Demasiado simple para tomarse en serio. Tendríamos que ignorar toda la obra de Santo Tomás de Aquino, por ejemplo, para que fuese cierto. Tendríamos que ignorar a toda la Teología desde los primeros siglos del Cristianismo y los esfuerzos para entender a las herejías.

Más aún, tendríamos que poner de lado a las mismas bases del nacimiento del uso de la razón en asuntos religiosos y la mentalidad que eso creó: la razón es un don que debe usarse para comprender mejor a la Creación sin que haya contradicción entre la verdad religiosa y la razonada.

Mi punto es simple. Vivimos en la actualidad un error que nos afecta. Suponer que existe oposición entre religión y razón no es una idea acertada. La padecen en ambos lados, los ateos extremos pero también los religiosos radicales.

Tan erróneo es creer que la razón niega a la religión como el suponer que la religión niega a la razón. Ninguna de esas dos posiciones puede ser defendida razonablemente. Tome usted, por ejemplo, al Derecho Natural y verá un muy respetable ejercicio de la razón, proveniente de bases religiosas.

Este error de nuestros tiempos es que lo que quiero resaltar, por las consecuencias que tiene en nuestra vida.

El ateo que niega a la religión creyéndola una fuente absurda de imposiciones morales que niegan la razón, pierde una base de gran utilidad para hacer más productivos sus razonamientos. Y el fanático religioso que niega a la razón sufre una pérdida similar. Son pérdidas que causan daño.

La obra de R. Stark hace una aportación importante al tema. Dice que la victoria de la razón en el pensamiento occidental fue una consecuencia cristiana. Por ejemplo, el uso de la razón en la Teología permitió derivar ideas con consecuencias políticas vitales: libertad humana, derechos naturales, reprobación de regímenes opresivos, hasta la crítica de la devaluación monetaria.

No está mal, sobre todo entendiendo que esas son las bases de la Civilización Occidental, dentro de la que nació esa idea de negar a la religión como opuesta a la razón. Paradoja interesante.

Quizá el asunto pueda entenderse por el lado del fanatismo en ambos lados. La razón y el Cristianismo son compatibles, partes de un mismo todo. Tan fanático es el que reniega de la razón como quien hace lo mismo con la religión.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras