Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Relativismo Moral: Efectos
Eduardo García Gaspar
9 octubre 2017
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es una situación de nuestros tiempos. Tiene un nombre. La conocemos como «relativismo moral». Tiene una definición que no es difícil de entender:

«Es la creencia que da igual valor, legitimidad, importancia y peso a todas las opiniones morales y éticas, con independencia de quién, cómo, cuándo y dónde se expresan. Se trata de una igualación absoluta de toda opinión ética o moral entre las que se cree que no existe jerarquía posible. Todas son verdaderas y dignas de igual respeto». contrapeso.info

Visto de otra manera, el relativismo moral puede ser mejor asimilado viendo sus efectos y consecuencias.

Comienzo con una comparación: si hubiera relativismo legal, eso significaría que cada persona produciría sus propias leyes y que esas leyes serían dignas de respeto e imposibles de llevar a juicio. Incluso cuando las leyes de cada persona estuvieran en oposición.

Imagine lo que sucedería si para alguien el robar y circular por la derecha conduciendo un coche fueran sus leyes y que para otro sus leyes fueran circular por la izquierda en su auto y no robar; esto ayuda a entender el efecto neto del relativismo moral: un desorden severo en conductas personales que chocarían entre sí.

Segundo, este relativismo supone una hipótesis imposible: cada persona tiene la capacidad para crear, desarrollar y aplicar un código completo de moral y ética. No tenemos, individualmente esa capacidad, lo que dará como resultado opiniones morales débiles, escasamente justificadas; más sustentadas en gustos que en razonamientos.

Las opiniones débiles sin justificación razonada impedirán diálogos productivos. Sin soluciones razonadas, queda solo el recurso de la coerción gubernamental para implantar las opiniones de unos, por la fuerza y cancelando la libertad de disentir.

Tercero, esto colocará al poder moral en manos de los gobiernos, un riesgo severo a la libertad humana por la acumulación de poder que eso significa y que va en la dirección del totalitarismo. La libertad religiosa y la libertad de conciencia serán víctimas iniciales.

«Ningún doctor que pertenezca a la red de hospitales públicos de la administración capitalina puede negarse a practicar un aborto de acuerdo con la ley […] afirmó el jefe de gobierno local, Marcelo Ebrard. Añadió que ninguno de estos galenos puede apegarse a la “objeción de conciencia” […] para negar el servicio a una mujer que quiera interrumpir el embarazo». elsiglodetorreon.com.mx

«Con el actual Código Dentológico que regula el ejercicio de la profesión, los médicos están obligados a informar a las mujeres sobre la posibilidad de abortar; es más, se califica esta práctica como «derecho de la mujer» profesionalesetica.org

«[…] el gobierno del país [Francia] aprobó este jueves y de manera definitiva una ley que prohíbe los sitios web que den información sobre el aborto sin promoverlo». aciprensa.com

El escenario que provoca el relativismo moral es un desorden severo en las ideas de lo bueno y lo malo, en sus conceptos más centrales. Una perturbación que no puede ser solucionada fácilmente y, lo peor, no se rige por el uso de la razón, sino por los sentimientos, las emociones y el uso constante de ofensas percibidas.

Esto último es realmente notable. Se trata de la sustitución de la discusión razonada abierta, producto de la libertad de expresión, por la censura de juicios opuestos argumentando ofensas de discriminación y entra hasta la creación de delitos de odio.

Sin justificación sólida, el remedio es «si no piensa como yo, eso es discriminación y odio, por lo que busco al gobierno para que castigue a quien no piensa como yo». Así se ilustra, de nuevo, el crecimiento del poder de los gobiernos, ahora convertidos en creadores de moral con poder para castigar.

«[…] López Obrador recalcó la necesidad de fortalecer valores morales y espirituales así como crear una constitución moral, misma que será difundida en todo el país si su movimiento triunfa en el 2018 […]» excelsior.com.mx

El desorden de nociones de los bueno y de lo malo que produce el relativismo moral es corregido por medio de la intervención gubernamental. Es lo que se llama intervencionismo moral y consiste en gobernantes que con la fuerza del gobierno obligan a las personas a hacer cosas que ellas pueden considerar malas en conciencia.

Esto es lo que ya ha tenido realidades, como castigos a ministros religiosos por negarse a realizar bodas homosexuales, o negarse a imprimir sus invitaciones.

Espero haber mostrado que el relativismo moral tiene la consecuencia de facilitar el camino al totalitarismo.

Post Scriptum

¿Qué puede impedir esa trayectoria a la esclavitud mental del totalitarismo?

El prólogo de un libro del papa Benedicto XVI On Conscience (Bioethics & Culture) contiene una posible respuesta:

Lo que puede salvarnos del completo relativismo moral es «un número de factores necesarios para la moralidad: conciencia, la experiencia compartida de la comunidad de la que uno es parte, la realidad misma y, finalmente, lo que Dios ha revelado a nosotros acerca de su voluntad».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras