Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Sobre la Transexualidad
Selección de ContraPeso.info
25 enero 2017
Sección: Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de Christian Spaemann. Agradecemos a Arcol.org el amable permiso de publicación. El título original de la columna es «Nota sobre la transexualidad».

Durante su vuelo de regreso de Azerbaiyán, el 2 de octubre de 2016, entre muchos temas, Francisco tocó la pastoral de los transexuales.

Al hacerlo, comenzó con la historia de una niña que, desde pequeña, se sentía como un niño. Después de la muerte de su madre «él» se hizo operar y luego se casó y le había escrito al Papa preguntando si podría visitarlo «con su esposa».

«Él», cito textualmente al Papa, «que era ella, pero es él».

El Papa continuó narrando acerca del viejo cura del barrio donde «él» vivía, que cuando lo encontraba insistía en invitarlo a la confesión y a la comunión.

«La vida es la vida y las cosas se deben tomar como vienen», dijo el Papa.

Incluso si esta entrevista de Francisco con periodistas no es un tratado antropológico, sino que aborda consideraciones pastorales, sin embargo quedan abiertas algunas cuestiones esenciales, precisamente sobre la pastoral.

Permítanseme algunas observaciones.

La transexualidad implica un grave dolor, especialmente para las personas directamente involucradas, pero también para sus familiares, y especialmente para sus hijos.

Es un sufrimiento que con medidas hormonales o quirúrgicas sólo puede ser atenuado. Hay estudios que muestran que, incluso después de las operaciones de cambio de sexo, los transexuales están expuestos a trastornos mentales crecientes, intentos de suicidio y a una tasa de suicidio efectivo que es veinte veces mayor que la normal.

Se da también a menudo el deseo de operaciones de restauración de la condición física original.

El fenómeno de la transexualidad es ampliamente explotado por los activistas del «género» para sus fines políticos y sociales, con una relativización de la dicotomía sexual natural (sustancialmente absurda, ya que precisamente los transexuales, con su fuerte deseo de pertenecer a otro el sexo, confirman la existencia de tal dualidad sexual).

Mientras tanto se ha ido tan lejos que se llega a considerar de suma importancia para la definición del sexo la percepción subjetiva de sí y se habla eufemísticamente de «operaciones de adecuación sexual».

Asusta la prisa con que en nuestros días se está estimulando a los jóvenes en la pubertad a hacerse intervenciones quirúrgicas. Realmente no hay nada qué celebrar para el estado actual de la ciencia médica y psicológica, cuando ésta actúa con hormonas y bisturí para extirpar un profundo trastorno de identidad.

Las complejas operaciones quirúrgicas y el consumo perpetuo de hormonas no lograrán producir sino sólo una especie de “«fake sexuality», una sexualidad artificial.

Un transexual siempre será una mujer que fue operada como hombre y una transexual seguirá siendo siempre un hombre que fue operado como mujer. Ya sólo por eso, la elección de las palabras por parte el Papa debería haber sido más prudente.

La condición de dolor de las personas que se sienten transexuales, hasta el punto de inducir tendencias suicidas, puede ser tan grande que, en ausencia de otras alternativas, incluso por parte de la Iglesia difícilmente se pueden rechazar totalmente las medidas quirúrgicas y hormonales para reducir este sufrimiento, una vez que se han agotado todas las demás posibilidades.

Aquí la prohibición de la automutilación debe evaluarse dentro de una valoración prudente de los costes y beneficios, como último «recurso».

Hoy en día, además, debería ser una obviedad acompañar a estas personas pastoralmente, dirigirse a ellos en la forma que desean e integrarlos en la vida de la Iglesia.

Por último, el alma humana tiene la oportunidad de dirigirse directamente a Dios, independientemente de su sensibilidad y caracterización sexual.

Apoyar y fomentar esta relación con Dios es la primera tarea de la pastoral. En esto no se puede encontrar un obstáculo específico para acceder a los sacramentos de la confesión y de la comunión, aunque, por supuesto, necesitamos una dirección espiritual específica, para entregar a la misericordia de Dios esa identidad sexual, no pre constituida por naturaleza y psicológicamente añorada, en lugar de valerse de ella como una especie de derecho a la auto-determinación, así como se promueve en la actualidad.

Se trata, además, también de aceptar el hecho de que en los registros parroquiales de bautismo no puede haber un cambio en la indicación de la propia condición sexual.

Si en cambio se habla, para los transexuales, de matrimonio con el que ellos consideran el «otro sexo», se debe tener por cierto que eso no es un matrimonio real, en el sentido estricto, ni en el sentido natural ni en el sentido eclesial.

Por ello, como también la Congregación para la Doctrina de la Fe había asegurado en el año 2000 en un documento reservado [filtrado en 2003], un matrimonio sacramental válido no es posible en estos casos.

Dado que, por lo que respecta a la sexualidad humana, desde una perspectiva católica sólo existen dos formas de vida que corresponden con la naturaleza y la dignidad de la persona humana, a saber: la sexualidad vivida en el matrimonio entre hombre y mujer o la abstinencia, la Iglesia no tiene poder para legitimar una relación de carácter sexual entre transexuales, sin el requisito previo de la continencia, mediante la administración del sacramento de la confesión y de la comunión.

En línea con el ordenamiento sacramental de la Iglesia (cfr. “Sacramentum Caritatis”, 29) también se aplica en este caso el principio de que hay que confiar todo a la misericordia de Dios, con humildad, sin la pretensión de poder disponer a priori de esa misericordia mediante la administración de los sacramentos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras