ambición de poder

Las tres leyes de la política, es el nombre con el que se las conoce. Fueron descritas por Robert Conquest y describen fenómenos que rigen las conductas de gobernantes en todas partes.

.

Esas tres leyes de la política

Ellas son las siguientes y puede encontrarse su referencia en isegoria.net, spinstrangenessandcharm.wordpress.com y muchow.dk, entre otros:

  1. Todos son conservadores acerca de lo que conocen
  2. Cualquier organización que no es explícitamente de derecha tarde o temprano se vuelve de izquierda.
  3. La manera más simple de explicar la conducta de cualquier organización burocrática es presuponer que está controlada por una camarilla de sus enemigos.

En lo que sigue se examinan esas tres leyes de la política.

1. Todos son conservadores acerca de lo que conocen

La consecuencia de esta ley es paradójica: no importa qué tan revolucionario o progresista sienta ser el gobernante, él se convertirá inevitablemente en un conservador con respecto a sus ideas y creencias.

Se presupone que el político conoce muy bien a sus ideas, creencias, proyectos e intenciones de gobierno. Pues bien, la primera de las tres leyes del poder establece que en eso que conoce tan bien, él será un conservador.

Por conservador, se entiende la intención de mantener sus ideas, prefiriéndolas muy por encima de aportaciones nuevas e innovaciones. Entonces, esta ley hará que el político más progresista adopte una actitud conservadora, muy asociada con los opositores de derecha y conservadores reales que critica.

Este gobernante será revolucionario y atrevido en lo que poco conoce del tema.

2. Toda organización que no es de derecha abierta se vuelve de izquierda

La ley ha sido expresada así: «Cualquier organización que no es explícitamente de derecha tarde o temprano se vuelve de izquierda».

Eso apunta a la conversión eventual de toda organización política en un movimiento de izquierda, a menos que ella se declare abiertamente de derecha y cuide mantenerse en esa posición.

El ejemplo que se comenta de la segunda ley la Iglesia de Inglaterra y Amnistía Internacional. Y es algo que puede explicar al menos parcialmente la mayor cantidad de partidos de izquierda que de derecha: si un partido cualquiera no se define y mantiene a la derecha, terminará siendo de izquierda en alguna dosis.

3. Una organización burocrática actúa según una minoría propia y enemiga

Esta tercera ley de la política dice en detalle: «La manera más simple de explicar la conducta de cualquier organización burocrática es presuponer que está controlada por una camarilla de sus enemigos».

Cuando la organización se burocratiza se comporta de manera diferente a la que le dio su razón de ser. Tenderá a la autoconservación y su expansión, incluso yendo en contra de su objetivo.

Las universidades que ignoran su objetivo educativo que persigue a la verdad, para convertirse en centros de preservación y difusión ideológica, son una instancia de eso.

Esto recuerda a otra ley sobre el mismo tema:

«En cualquier organización burocrática habrá dos tipos de personas: las que trabajan para promover las metas reales de la organización y las que trabajan para la propia organización. Ejemplos en la educación serían los profesores que trabajan y sacrifican para enseñar a niños, contra el representante del sindicato que trabaja para proteger a cualquier profesor incluyendo a los más incompetentes. La Ley de Hierro establece que en todos los casos, el segundo tipo de persona siempre tendrá el control de la organización, y siempre escribirá las reglas bajo las que la organización funciona». porphyrogenitus.blogspot.mx

La tercera ley del poder político establece el riesgo que correo toda organización de poder que se vuelve burocrática: el abandonar su razón de ser, la función que le dió un propósito.

El abandono es el efecto del control de toma una camarilla y que convierte a la organización en una destinada a lograr el beneficio de esa minoría, lo que está en contra del propósito original.

Una empresa estatal, por ejemplo, destinada a producir electricidad o gasolinas, tiene una meta muy clara de ofrecer esos productos con altos niveles de calidad y precios reducidos. Pero si de ella se apodera esa camarilla, la convertirá en fuente de beneficio personal, no en oferente de esos bienes.

Consecuencias de las leyes de la política

Primera ley

Ella hace esperar que la mayoría de las opiniones revolucionarias que proponen grandes cambios y enormes novedades, provengan de personas que poco conocen del tema. Es ese desconocimiento el que les da la oportunidad de tener ideas que «todo lo cambiarán».

«Todos son conservadores acerca de lo que conocen», dice la ley. Cuanto más conozca la persona acerca de un tema actuará con mayor prudencia. Esto tiene sentido como principio general. Supongo que todos lo han visto en los casos de los médicos especialistas al diagnosticar usando análisis y exámenes antes de emitir opiniones.

También, repetidamente en el caso de economistas que se mueven con cautela antes de emitir una opinión. Son situaciones en las que el silencio es inicio e indicio de cuidado y caución. Las cosas no son tan simples como aparentan. Es un síntoma de sabiduría.

De eso no puede concluirse lógicamente que quien no conoce del tema se comportará de manera contraria, imprudentemente. Cabe la posibilidad de que sea también juicioso y se abstenga de decir y de actuar. Sin embargo, la experiencia indica que es frecuente la situación en la que se vuelve progresista quien poco o nada conoce del tema.

Esto permite proponer un corolario de la primera ley: muchos serán imprudentes y progresistas en el monto en el que menos sepan de lo que hablan. Como una función continua que predice que las posturas adoptadas por las personas serán menos cautas y menos moderadas en la proporción en la que desconozcan el tema tratado.

Este corolario afirma que tiene un carácter general y admite excepciones, pero crea una advertencia: cuando se escuche una opinión extrema, de escasa reserva y poco equilibrio, esa opinión deberá considerarse con cuidado, pues resulta probable que haya sido emitida por alguien sin preparación para hacerlo.

Segunda ley

Ella hace esperar que en lo general las organizaciones con el tiempo vayan moviendo su posición política hacia la izquierda. Es decir, hay una inercia hacia el socialismo en todo partido que se coloque, por ejemplo, en posiciones medias.

Lo mismo es de esperar de, por ejemplo, ONGs que con buenos objetivos realice tareas loables, pero que con el tiempo irá añadiendo a sus creencias las de mayor intervencionismo económico. Por ejemplo, Oxfam y su confusión entre pobreza y desigualdad.

Si se une con la primera ley del poder, esto indicará que las propuestas de traslado hacia la izquierda serán más radicales en proporción a lo que se desconozca del tema.

Tercera ley

Ella indica que debe tenerse una especial precaución en las organizaciones formadas por los gobiernos, es decir, sus empresas, comisiones y demás instituciones.

Todas ellas corren el riesgo de dejar de cumplir con sus objetivos originales para ser controladas por una minoría muy organizada que las convierta en botín personal. El riesgo es tan grande que hace preferir dejar la mayoría de las tareas en manos privadas que tienen otros incentivos.

Conclusión

Las tres leyes del poder creadas por R. Conquest han sido examinadas, resaltando su significado y las consecuencias que ellas implican.

Una cita al respecto:

«Las regulaciones gubernamentales suenan plausibles en áreas donde sabemos poco y hemos pensado menos. Pero, por lo general, quienes conocen bien un área pueden contarnos las inesperadas consecuencias dañinas de regulaciones aparentemente plausibles y bien intencionadas. Como resultado, la misma persona a menudo aboga por las regulaciones gubernamentales en áreas en las que son ignorantes y se opone a ellas en áreas donde tienen conocimiento. Yo llamo a esto la “paradoja de Vodnoy”». econolib.org

.

Y solamente unas cosas más…

Debe verse:

¿Cuáles son los límites de un gobierno?
La teoría del todo político y su tirano

Otras ideas relacionadas:

.