Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Sistema Electoral Federal
Eduardo García Gaspar
9 enero 2017
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: , ,


El sistema electoral de EEUU da una apariencia extraña. Algo raro para la mentalidad demócrata simple que solo entiende una cosa: la elección como presidente de quien más votos logre entre los ciudadanos que votan.

Eso es directo y cualquiera lo entiende, pero en EEUU las cosas son distintas. No son tan demócratas como parecería. Son más bien republicanas y, sobre todo, federalistas.

«[…] cuando el ciudadano de un estado deposita su papeleta con el voto a un candidato presidencial está pidiendo que los electores o compromisarios de su estado voten en el colegio electoral por su aspirante […] La votación por colegios electorales fue creada por los autores de la Constitución de EE UU tras descartar la elección directa por voto popular con el fin de proteger a los estados pequeños ante el poder de los grandes». 20minutos.es

Al entender que se trata de una federación, se comprende mejor que cada estado asociado tenga un peso en la elección del gobierno federal. O, visto de otra manera: en cada estado se celebra una elección específica para presidente y gana quien más votos obtenga en ese estado.

Como consecuencia, ese ganador es el que cada estado desea y, en un paso intermedio, cada estado vota por quien en él ganó las elecciones. Cada estado tiene votos electorales dependiendo de su población. Este es el mecanismo que protege a los estados más pequeños de los más grandes. Y eso es vital en una federación.

Quien con simpleza vea a la democracia como un sistema en el que la mayoría es la que selecciona al ganador para presidente tendrá dificultades para reconocer que en una federación la mayoría aplica solo a nivel de cada estado, pero no a nivel nacional.

Quizá un ejemplo extremo ayude a ilustrar esto.

Suponga usted que existen 5 naciones independientes que deciden unirse en una federación de estados autónomos pero bajo un gobierno federal. La más grande de esas naciones tiene 300 habitantes y cada una de las cuatro restantes tiene 50. En total, la nueva federación tiene 300+(4×50)= 500 habitantes.

Si todos los habitantes del estado mayor votan por el candidato A, este sería el ganador a pesar de que todos los habitantes de los otros cuatro estados votaran por el candidato B. El estado más grande anularía la voluntad de los otros cuatro y estos se darían cuenta que están bajo el dominio del estado mayor.

Los estados menores querrían tener un sistema en el que sus votos contaran con un peso mayor al de la mayoría global de la federación. Una solución es celebrar elecciones presidenciales federales a nivel estatal para determinar al ganador local de cada estado y, más tarde, darle a ese ganador los votos que cada estado tenga dentro de la federación.

En los EEUU, Trump obtuvo 62,979,879 votos (45.95%) y Clinton 65,844,954 (48.04%), es decir, una diferencia de 2,888,934 votos a favor de esta última en voto popular directo.

Pero si se ve a California solamente, Trump obtuvo 4,483,810 votos y Clinton 8,753,788, una diferencia de 4,269,978 votos.

Es decir toda la diferencia en el voto popular nacional a favor de Clinton está explicada por el votante de California y sobran 1,381,044 votos, que es la cantidad con la que Trump hubiera ganado las elecciones en voto popular sin contar a California.

California hubiera dictado sobre el resto de los estados su preferencia; una influencia demasiado grande de un solo para una mente federalista. Es una mentalidad distinta, una visión federal sustentada en la aceptación de estados autónomos que aceptan un gobierno federal que no suplante al gobierno local.

En México, por ejemplo, con 112 millones de habitantes en total, el Estado de México tiene 15.17 millones y la Ciudad de México 8.51. Es decir, 23.68 millones entre solo dos entidades, el 21% del voto popular.

Tendríamos que reunir a los 15 estados mexicanos de menor población para acumular una población total equivalente a la de esos dos estados mayores. ¿Lo ve usted? El peso democrático electoral de un par de entidades federativas mexicanas domina a 15 de ellas. No tiene sentido federalista, sino centralista.

En el caso de México, en las elecciones nacionales presidenciales, tiene poco sentido que ellas se realicen en Baja California Sur, Colima, Campeche, Nayarit, Tlaxcala y otros más. Nada de lo que allí suceda tendrá importancia comparado con el voto en ese par de entidades mayores.

Es decir, los habitantes de todo México tendrán un gobierno federal decidido más por esas dos entidades que por el resto. Este es el resultado de aceptar que el voto popular mayoritario nacional es el que decide quién será presidente. Y ese será decidido en buena parte por esos dos estados.

Pero si en cada estado mexicano se decidiera a quién se desea como presidente y en un paso siguiente cada estado diera su voto, así habría más respeto a la mentalidad federal. Y esos dos estados suavizarían su yugo sobre el resto.

Ahora tenemos elementos para considerar qué sistema es mejor y la respuesta es obvia: el sistema de votos electorales por estado es el mejor si es que se tiene una mentalidad federal, es decir, la visión de una república en la que por naturaleza las minorías cuentan.

Post Scriptum

Usé datos de población total en México, no de habitantes en edad de votar, pero ya que estos habitantes deben ser proporcionales a la población total, la idea básica se mantiene.

Hay un problema adicional, el de los votos electorales por estado y que debe respetar al tamaño de la población en cada estado, pero suavizando la influencia de los mayores y aumentando la de los menores.

En los EEUU, California tiene 55, por ejemplo, pero Wyoming tiene 3. La diferencia es notable, pero evita que exista demasiado dominio de los mayores.

Eso es lo que hace posible que en algunos casos resulte ganador quien no logre la mayoría de los votos totales, como Al Gore en 2000 y Hillary Clinton en 2016, lo que sorprende a la mentalidad democrática centralista y simple.

Y, además, las victorias bajo el sistema de votos estatales suele dar victorias más claras que las del voto popular directo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

AVISO

Dejaremos de publicar desde el lunes 18 de diciembre y reanudaremos la publicación a partir del martes 2 de enero. ¡Feliz Navidad!