Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Zapatos y gobierno unitalla
Eduardo García Gaspar
14 noviembre 2017
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en: , ,


¿La utopía, una sola, que propone el gobernante, o las utopías que cada uno de nosotros ambicionamos para cada uno?

Esa es la cuestión. El asunto de fondo en el que puede encontrarse la gran diferencia que separa a los liberales de los socialistas y progresistas.

Los liberales queremos que cada persona tenga oportunidad de, por sí misma, la vida que ella ha ambicionado y definido por sí misma. Los socialistas y progresistas, quieren que las personas vivan la utopía que ellos han decidido imponer en todos.

Piense usted en artículos de vestir, digamos unos zapatos, para comprender esto mejor. El liberal quiere que usted compre los de su tamaño, a su gusto, del color que quiera y con los adornos que más le gusten. El socialista progresista quiere que usted use el modelo unitalla de zapato que él ha diseñado.

No creo tener la necesidad de ser explícito y decir cuál de esos de modos de ver las cosas es mejor. Un zapato unitalla igual para todos necesariamente hará que la gran mayoría padezca la incomodidad y la molestia de usar un zapato que no es de su talla y gusto.

Ese zapato unitalla es lo que está contenido en la promesa cumbre del estado de bienestar: el gobierno te dará ese zapato igual para todos, pensando que no necesitas más que eso y que eso será la felicidad universal. Un caso concreto entre muchos, es el del Socialismo del Siglo XXI; pero también este:

«AMLO demanda que el Estado garantice el bienestar “desde la cuna hasta la tumba”» jornada.unam.mx

La otra mentalidad, la del liberal, indica que cada persona, mientras no lastime a los demás, si es dejado libre, tendrá la posibilidad de alcanzar sus propias metas, satisfacer sus propias necesidades, a su estilo y realizándose a sí mismo.

Es un asunto de utopías creadas individualmente contra la utopía universal creada por el gobierno, y en la que todos deben vivir olvidando sus propias decisiones. ¿Qué prefiere usted? La respuesta que dé determinará muy marcadamente sus preferencias políticas.

Con consideraciones añadidas que deben ser explícitamente.

Por su supuesto, no hay garantía alguna de lograr las utopías personales. Eso dependerá de cada persona, sus decisiones, trabajo, preparación y demás. Incluyendo la influencia de circunstancias que no pueden ser controladas y que pueden dar al traste a todo.

Tampoco hay garantía de que se alcance la utopía única estatal. Eso dependerá de los esfuerzos que realicen otros, no tanto usted. Especialmente de la calidad del gobierno, esa institución en la que usted habrá confiado su vida entera y que no es precisamente una institución que goza de buena reputación y confianza.

«Con niveles bajos de confianza encontramos [en México] a la Presidencia (5.7); los sindicatos (5.4); senadores (5.3); policía (5.3); diputados (5.2) y la más baja de todas la obtienen los partidos políticos (4.9)». consulta.mx

¿Confiar la propia vida en organismos gubernamentales? No tiene fundamento según esas cifras.

Más otra consideración no pequeña, los costos. La implantación de la utopía unitalla cuesta y no poco. Los gobiernos tienen que hacerse de recursos para realizarla, recursos que son de usted y de otros. Más o menos como darle su dinero a otro para que este se encargue de comprarle los zapatos que usted usará y que no coinciden con la talla que necesita.

Un problema que se agrava con la escasez de recursos, que usted tiene que producir para dárselos al que promete comprarle los zapatos que usted necesitará durante toda su vida, siempre que sean esa unitalla (cuando en su lugar, usted hubiera comprado con su dinero otros zapatos).

Mi punto, imagino, ha quedado claro.

Para entender la diferencia entre el enfoque liberal de una sociedad y el enfoque socialista o progresista, bastaría contemplar el concepto de utopía, esa situación a la que a usted le gustaría llegar. Llámele felicidad personal o como quiera.

¿Quiere usted definir a su propia felicidad y tener la satisfacción de alcanzarla en algún monto gracias a su propio trabajo? ¿O, prefiere usted que otro le obligue a vivir bajo la idea de felicidad que él tiene usando los recursos de usted y los de otros?

Responder a eso es un buen indicador de la mentalidad política que usted tenga en realidad, siempre que la respuesta sea realmente honesta.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras