Botastáculo

Botastáculo

Palabra requerida y necesitada para designar a la serie de objetos que, principalmente en el centro de una mesa para comer, obstaculizan la visión entre los allí sentados, o bien impiden que se sirvan los platillos pedidos.

Los botastáculos se clasifican en (1) decorativos y (2) culinarios,

Los botastáculos decorativos son principalmente encontrados en mesas de eventos como bodas y otras celebraciones similares, en las que las ansias de poner adornos y gastar dinero lleva a la colocación de arreglos florales y similares, de tal tamaño que resulta imposible ver a las personas que se encuentran del otro lado de la mesa, mucho menos conversar con ellas.

El caso más famoso reportado de este tipo de botastáculos fue el de una población en la isla de Bongo, en Filipinas, en un banquete de bodas, cuando los asistentes al salir reportaron que desconocían totalmente con quiénes habían compartido su mesa, pues el arreglo del centro había impedido ver incluso a quien estaba al lado.

Los botastáculos culinarios son todos esos objetos que se colocan en la mesa y que ocupan tanto lugar que resulta en extremo difícil encontrar sitio para colocar los platos con la comida solicitada por los comensales.

Una instancia célebre de este tipo de botastáculo es el que se presenta a diario en Taco’s Grill & Bar, un restaurante de las Islas Malpelo, en Colombia, en el que la mesa es ocupada por las 22 variedades de salsas picantes que son la especialidad del lugar. Esto es lo que hace imposible pedir comida y platos de tamaño normal y obliga al restaurante a especializarse en servir mini enchiladas mexicanas servidas en platos de tazas para café.

Una regulación de la Unión Europea, después de dos años de estudio con un costo de 6,560,000 euros, permitió emitir la regulación número 567-980-312-AV-675 que limitaba a dos objetos los permitidos dentro de mesas de restaurantes, con posible extensión a cuatro si se contaba con un permiso especial y obligatoria a todos los miembros de la Unión.

Post Scriptum

Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *