Boxo

Boxo

Nuevo término, necesitado y requerido, para dar un identificador único a esas ruedas de óxido que en ocasiones se encuentran en las bocas de botellas de cervezas y refrescos una vez que han sido destapadas.

Efectivamente, una vez que se les retiran las llamadas corcholatas o tapas metálicas, no es un fenómeno infrecuente encontrar esos restos de óxido cuya apariencia suele producir cierto asco y repulsión.

Un fenómeno en vías de extinción dado el incremento de tapas de otros materiales y tipos, el boxo ofreció en sus tiempos de mayor popularidad algunas oportunidades de marketing y publicidad con mensajes promocionales que anunciaban la ausencia de boxos en tal o cual cerveza.

También, por el otro lado, un fabricante de Tayikistán, recientemente, envió a Uzbekistán y Yanichistán, vía Azerbaiyán y con inspección en Kirguistán, varios miles de botellas de un refresco sabor cordero con cebolla, que presumía de que su boxo contenía polvo nutrimental con algunas vitaminas y minerales saludables.

Por extensión, el boxo puede ser aplicado, aunque no muy correctamente, a los corchos de las botellas de vino, para describir aquellos casos en los que el mencionado corcho se encuentra en mal estado y se ha adherido al cuello de la botella de manera que es casi imposible extraerlo sin que se rompa en numerosos fragmentos muchos de los cuales terminan cayendo dentro del líquido.

Un dato curioso es que R. Polanski el célebre director de películas consideró el boxo como motivo central de Repulsión, una de sus cintas en los años 60, usando a botellas con boxo en lugar del conejo. Una opción que según se ha reportado, fue considerada durante menos de un par de segundos.

En tiempos más recientes, una ONG ha sido creada con la agenda única de luchar en contra del boxo como un producto capitalista y liberal que debe abandonarse en favor de la propiedad estatal de los medios de producción y la total rectoría económica centralizada. «La estatización económica». dijo uno de sus miembros, «es la única posibilidad de erradicar al boxo de la faz de la tierra».

Post Scriptum

Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *