Caflillo

Caflillo

Nuevo término, necesario y útil, de posible uso frecuente entre bebedores de café en taza y que sirve para designar al líquido que usualmente es derramado por la pared externa de la taza formando un hilo muy notorio y que puede llegar hasta el plato.

Caflillo es, pues, ese pequeño escurrimiento de café que va desde la orilla superior hacia abajo y que es especialmente notorio en tazas de color claro. Una situación que con agudeza aprovechó Wilsoninho do Alves do Nascimento Peraesousa y Carvahlopereira para inventar la taza a prueba de caflillos: una taza del mismo color que el café.

No ha sido esa la única innovación para tomar café sin el molesto caflillo. Wilhem von Pfaffpfaff propuso que para evitar ese molesto escurrimiento se dejara de tomar café y fuese este sustituido por té, sin que diera respuesta al posible fenómeno consecuente, el del teflillo.

El caflillo no ha atraído la atención de inversionistas interesados en sufragar los gastos necesarios para su investigación y remedio, excepto por la adición de tapas plásticas a vasos que portan café y que son usados para ventas a la calle de muchas cafeterías.

El único evento reciente digno de mencionar al respecto es la protesta de un grupo de feministas que pidieron la intervención de las autoridades de Río Sipapo en Venezuela para que emitieran una disposición que obligara a escribir «caflill@» en lugar de «caflillo», puesto que debía haber «más inclusión y diversidad lingüística, semántica y semiótica». Las autoridades no han respondido a esta petición.

Finalmente, debe apuntarse que el caflillo ha sido clasificado en diversas categorías dependiendo de su intensidad, yendo desde categoría 1 hasta categoría 5. En la categoría 1 están clasificados los caflillos de baja intensidad y que no llegan al plato, mientras que los de categoría 5 son aquellos que llegan hasta el vestido de la persona que toma café.

Post Scriptum

Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial en esta serie de columnas, ContraPeso.info: Humor.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *