Cefalte

Cefalte

Una palabra nueva, útil y necesaria, para dar nombre a una de las costumbres más emblemáticas de los conductores de automóviles.

La costumbre o hábito, seguramente inconsciente, que hace que el conductor incline su cabeza notoriamente hacia el lado al que da vuela. Es decir, si el conductor gira a la derecha, su masa encefálica se inclinará hacia ese lado, de manera proporcional a la velocidad con la que lo haga; y viceversa, hacia la izquierda.

El cefalte puede ser apenas notorio en algunos casos, aunque se sabe de casos en los que el conductor inclina su cabeza comenzando a los 10 o 15 k/h.

Según Wilhem von Pfaffpfaff es muy posible que el cefalte haya sido creado por un proceso evolutivo largo iniciado desde la primera vez que algún hombre montó un animal de carga y como reacción que facilita la conservación de la especie. Según esta teoría, quienes realizaron el cefalte tuvieron mayor probabilidad de sobrevivir y transmitieron este gene a su prole, es decir, a la humanidad actual.

Quien primero apuntó este fenómeno fue el Marqués de la Rosière Ecaillon sur Hibaret, cuando huía del palacio de La Babinais, una noble que confiaba en que su marido llegaría otro día y había invitado a su amante, el marqués, a disfrutar sus encantos físicos. Ella, mejor conocida como La Babinais, era la Duquesa de Labarthe d’Asterac e Le Grand Replomb.

Huyendo a toda prisa, el marqués en su carruaje, del marido de la duquesa, se dio cuenta de que inclinaba su cabeza hacia el lado el que giraba el carruaje y haciendo una nota de esto, posteriormente publicó sus memorias, dedicando unas pocas líneas a lo que más tarde se llamaría ‘cefalto’.

Una cita de «Mémoires d’un Marquis dissolut» y que no son famosas por la calidad de su lenguaje.

«Ce fut une journée mouvementée lorsqu’il partit en toute hâte du palais des La Babinais. Soudainement j’ai réalisé que ma tête se déplaçait d’un endroit à l’autre. Ce n’était pas mon amour qui m’inquiétait de ce que cela faisait, mais le mouvement de la voiture et dans un moment de lumière mentale je me suis rendu compte que si elle vole vers la gauche, ma tête inclinée vers la gauche et l’inverse. Mais assez de cela, revenons à décrire les charmes de La Babinais…»

El cefalto ha sido analizado numerosas veces en distintas ramas del saber. Se sabe que F. Nietzsche comenzó un libro sobre el tema y que no terminó y en el que acusaba a sus pocos amigos de intentar hacer un »supercefalte indigno de ellos».

Es especialmente notable la contribución que hizo F.J. Szcheinzchidtler, el físico austriaco, acerca del cefalte y los juegos de bolos y boliche, cuando el jugador que tira la bola inclina la cabeza hacia el lado al que desea que ella se dirija, sin que este ademán, hasta donde se sabe, pueda cambiar el derrotero de ella. Él escribió:

«Die Memoiren von einem liederlichen marques war das Buch, in dem ich das Konzept von Cefalte fand und ich konnte sehen, dass mein Freund Fritz dasselbe tat, als er Bowling spielte, aber das Beste an diesem Buch war die Beschreibung von La Babinais …».

Post Scriptum

Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial en esta serie de columnas, ContraPeso.info: Humor.

ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *