Comercio justo, efectos

Le llaman fair trade, comercio justo, tiene buenas intenciones pero también efectos colaterales— su significado tiene una definición oficial:

«Comercio Justo es una asociación comercial, basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca una mayor equidad en el comercio internacional. Contribuye al desarrollo sostenible ofreciendo mejores condiciones comerciales y garantizando los derechos de los productores y trabajadores marginados, especialmente en el Sur.

«Las organizaciones de Comercio Justo tienen un claro compromiso con el Comercio Justo como el núcleo principal de su misión. Ellas, respaldadas por los consumidores, participan activamente en el apoyo a los productores, la sensibilización y en la campaña por los cambios en las reglas y la práctica del comercio internacional convencional». wfto.com

Este fair trade o comercio justo, como ha sido llamado en español, es una opción entre varias dentro de un sistema de libre mercado —y que tiene una manifestación clara:

«[…] el Comercio Justo contempla un precio mínimo garantizado por el producto que se exporta, más un premio, dinero que las organizaciones de productores deberán usar para mejorar las condiciones de la comunidad». fao.org

Los productores de un bien, —café, cacao, etc.— se asocian y si cumplen ciertos requisitos, obtienen una certificación que les permite añadir ese premio a su producción, un precio mayor para su producto.

El consumidor final tiene de esa manera productos terminados que puede reconocer por un logotipo y, además, por un precio mayor al de otros productos sustitutos —la taza de café le costará algo más.

El objetivo es, en su fondo, pagar un precio mayor al del mercado, esperando que ello sirva «para erradicar las causas de la pobreza en las comunidades más desfavorecidas, garantizando los derechos, la dignidad y el desarrollo de todas las partes implicadas» según se ha afirmado.

Aunque el comercio justo suele mencionar críticas al sistema de libre mercado, mientras sea una de las opciones voluntarias de decisión de consumo, no presenta dificultad para que sea aceptada por partidarios de la libertad económica.

&&&&&

El significado y la definición de comercio justo es, en su naturaleza central, una transferencia de recursos adicionales al productor de un bien —eso es lo que el consumidor notará en el precio más alto de su taza de café.

La transferencia de recursos al productor es una modalidad de caridad voluntaria que nada tiene de negativo —sino, al contrario, pues se trata de un acto libre de ayuda a quien se cree estar en una situación mala.

También, por otro lado, esa transferencia es un incentivo que premia al productor a mantenerse en la producción de ese producto, cualquiera que este sea —es decir, es un freno a la diversificación a la producción de otros bienes que pueden ser una mejor opción económica para el desarrollo.

Lo que apunto es un caso de efectos no intencionales que pueden tener acciones con buenos propósitos pero con consecuencias opuestas a esos propósitos —en este caso el mantenimiento de una situación que recibe un premio por no desarrollar diversificando a la economía.

Una dependencia de productos primarios que frena oportunidades de desarrollo y tienen otros efectos secundarios.

Esto es lo que he querido tratar: la conveniencia de examinar los efectos no intencionales de ideas con buenos propósitos —eso que las hace que ya no sean tan buenas ideas como se pensaba y quizá sean menos de ayuda de lo que se creía.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus conse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *