Comunismo: dos fracasos

Dos problemas, el económico y el moral. Ambos exacerbados por el comunismo. En uno se ha puesto gran atención y el otro ha sido relegado casi totalmente.

1.El problema económico socialista puede ser entendido con sencillez: la economía comunista fue un fracaso y eso es reconocido ampliamente. Las políticas de planeación central, de colectivización y de monopolios económicos guiados por personas que supuestamente sabían más que los demás, no dieron resultado.

La consecuencia de ese fracaso ha sido un cierto desprestigio del gobierno como conductor de la economía. Digo que «cierto» porque el fracaso económico del socialismo no es del todo aceptado y, en realidad, en ciertas partes sigue manteniendo la misma fe que tenía hace décadas.

Vea usted a Cuba, por ejemplo, o a Venezuela, con los mismos fracasos posibles de prever con buena seguridad y anticipación y que se mantienen tercamente. La adopción China de libertades económicas, con grandes resultados, no ha mermado la obsesión de muchos en el sistema de monopolio económico estatal (por ejemplo, López Obrador en México).

La principal razón que puede usarse para explicar la implantación y el mantenimiento de políticas económicas socialistas es la ambición de poder natural en todo gobernante. El socialismo aumenta poder del gobierno y la libertad económica lo disminuye.

2.El problema moral del comunismo ha recibido una atención mucho menor. Incluso podría decirse que es ignorado o desconocido. La historia es la misma, la historia de un fracaso. El comunismo falló estrepitosamente en el terreno económico, pero también en el campo moral.

Con su énfasis absoluto en lo material, el comunismo dejó una herencia sustancial que propone un mundo que carece de toda dimensión espiritual.

Incluso China con sus medidas económicas liberales mantiene un estricto materialismo. Xi Jinping lo dijo  claramente en abril de 2016.

Eso es lo que me lleva a mi punto que creo que bien vale una segunda opinión: resulta altamente llamativa la supervivencia de una serie de ideas que han demostrado ser un fracaso poco dudoso.

¿Por qué sobreviven ideas fracasadas? Uno razón es que no han sido lo suficientemente desacreditadas. Su fracaso no ha llegado al nivel de reconocimiento que tiene el fracaso nazi.

Otra razón es la apuntada antes, la ambición del poder que satisface el socialismo en dosis espectaculares en comparación al liberalismo que le hace perder poder al gobernante. ¿Entre cuál de las dos opciones escogerá la vasta mayoría de los políticos?

Sin duda existe otra razón: el socialismo es un vendedor nato de sociedades ideales que tienen un gran atractivo entre cualquiera que está descontento con la realidad imperfecta. Si usted está insatisfecho con lo que ve a su alrededor, y es difícil que no lo esté, querrá corregirlo.

Ese deseo de corregir lo malo, cuando se une a un optimismo ingenuo y sin escrúpulos, reaviva la emoción de aceptar sin condiciones las promesas socialistas ignorando por completo su historial consistente de fracaso (lo que explica en buena parte las esperanzas colocadas en López Obrador en México, como antes sucedió en otras partes).

En fin, que la idea del socialismo, sus propuestas económicas equivocadas y su antropología errónea, subsista es uno de los hechos que merecen atención y estudio.

Y una cosa más…

Mi punto de partida para esta columna fue una idea:

«Veo como un problema esencial en nuestros días, para Europa y para el mundo, el hecho de que el fracaso económico nunca se ha puesto a discusión, y por lo tanto los antiguos comunistas se han convertido en liberales económicos casi sin vacilación, mientras que el problema moral y religioso, que era lo realmente en juego, casi se descarta por completo. Sin embargo, los complejos problemas que dejó el marxismo siguen existiendo hoy en día. La pérdida de las certezas primordiales del hombre sobre Dios, sobre sí mismo y sobre el universo -la pérdida de una conciencia de valores morales intangibles- sigue siendo nuestro problema, especialmente hoy […]» Ratzinger, Joseph Cardinal. Europe Today And Tomorrow (p. 24). Ignatius Press. San Francisco California, 2007, Traducción mía.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *