Crédulos inocentes en línea 

,

No todo lo que usted encuentra en línea es real. Peor aún, mucho de lo que las personas toman de Internet y luego reenvían es falso. Para esto necesitamos ir a la idea del ‘bot’:

«En las redes sociales, los bots se utilizan para simular la interacción humana, hinchando artificialmente el número de visitas o seguidores, o automatizando respuestas para posicionar mensajes o influir en debates». es.wikipedia.org

En fin, existen bots  que atacan a cuentas, páginas; que las defienden; que aumentan conversaciones; en fin existen cuentas que simulan ser personas.

Y eso sin contar con las noticias falsas, los memes comprados. Sí, hay una buena cantidad de cosas allá afuera en Internet que han sido elaboradas para engañar a usted y a cuantos más sea posible.

Lo que me lleva a buscar una clasificación de personas conforme a su reacción ante el contenido en línea.

1. El escéptico extremo y el razonable, esos que simplemente son difíciles de convencer y evalúan el contenido en línea duramente. Una buena posición que muy pocas veces reenvía información; y si acaso lo hace es que ha pasado por arduos filtros de credibilidad.

2. El ingenuo ideológico, ese que cree que es cierto todo lo que coincide con sus ideas favoritas,, aunque sea la más ridícula de las afirmaciones. Y que no cree nada que contradiga a sus ideas, aunque sea la más razonable de las informaciones.

Es la clásica víctima de las páginas de noticias falsas a las que ayuda mucho al convertirse en redistribuidor de información mentirosa. Un padecimiento de credulidad excesiva.

3. El ingenuo de las urgencias y peligros, ese que cree los más absurdos rumores que contengan advertencias sobre grandes peligros y complots, y que se toma a sí mismo como un agente redistribuidor de avisos de peligro que reenvía a sus amigos.

Otra víctima clásica de un padecimiento de credulidad excesiva.

4. El agente redistribuidor de información que asume la función de agencia de noticias para sus contactos. Distribuye la información sin que pase por el más mínimo filtro de validez o credibilidad, ciertas y falsas, importantes e irrelevantes.

También es víctima de una ingenuidad extrema de los contenidos en línea.

Obviamente, la mejor opción es la primera, la del escéptico extremo o razonable. Una que usa filtros que evalúan la credibilidad de la información recibida

Y una cosa más…

Considere usted algunas de las ideas falsas muy difundidas. Algunas acerca de la independencia de Cataluña.

Sobre el tema puede leer «Noticias falsas, falsificadas».

También «Noticias falsas, credulidad eterna», donde se muestra que no es un fenómeno nuevo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *