Culpables por clase

,

En los campos de política económica es usual encontrar una mentalidad de declaración de culpables dependiendo de grupos y clases —por la que ciertas personas son declaradas culpables de algo por el simple hecho de pertenecer a alguna comunidad juzgada ya como condenada.

El mecanismo que se sigue para declarar inculpados por pertenencia a un grupo prejuzgado es el siguiente:

• Una ideología cualquiera explica la realidad usando la existencia de grupos o clases, con ciertas relaciones entre ellas.

• Esas relaciones entre clases son antagónicas y permiten predeterminar la existencia de una clase calificada como víctima de otra clase prejuzgada como culpable del daño ocasionado a la primera.

• Lo anterior permite un juicio inmediato para las clases creadas: (1) quienes pertenecen a la clase de las víctimas son todas inocentes y buenas —no pueden ser acusadas de falta alguna; (2) quienes pertenecen a la clase de los culpables son todas inculpadas e infractores —pueden ser acusados de toda falta posible.

El ejemplo marxista de la lucha de clases es un caso de estos —lo mismo que el caso del nacionalsocialismo.

Mi propósito es enfatizar que esa manera de pensar es un sistema de impartición de justicia expedita —que declara inocentes y culpables por medio de un mecanismo automático, la pertenencia a una cierto grupo que ha sido prejuzgado.

Dentro de la mentalidad marxista, si usted pertenece al proletariado será declarado inocente —pero si usted es parte de la burguesía, entonces el fallo será cuestión de un nanosegundo: culpable de todo lo que se le acusa. O si usted es judío en el sistema nazi, lo mismo, un juicio instantáneo.

Este sistema de impartición de justicia con fallos inmediatos dependiendo de grupo al que la persona ha sido preasignada es uno que se uso más allá de esos regímenes totalitarios —lo que constituye el punto principal de mi columna.

&&&&&

Es en las visiones generales que se acostumbran en círculos académicos e intelectuales —cuando a la sociedad se le ve como una totalidad general que necesita ser explicada—, que surge con enorme frecuencia esa sistema de impartición de justicia con fallos inmediatos.

El fallo instantáneo es prácticamente inconsciente —comienza y termina con una pregunta, ¿a qué grupo pertenece esa persona? La respuesta determina el fallo según categorías predeterminadas con buena anticipación. Por ejemplo:

• La persona es un sindicalizado —dictamen: inocente.

• La persona es un empresario pequeño —dictamen: Inocente.

• La persona es un empresario grande —dictamen: culpable.

• La persona es pobre —dictamen: inocente.

• La persona es millonaria —dictamen: culpable.

Existen también dictámenes inmediatos para grupos más concretos:

• La persona es hombre —dictamen: culpable de machismo.

• La persona es religiosa —dictamen: culpable de fundamentalismo.

• la persona es de raza blanca —dictamen: culpable de racismo.

El lector queda invitado a crear sus propios casos de juicios instantáneos por pertenencia a grupos —porque hay muchos que he ignorado en aras de brevedad.

A lo que he dirigido esta columna es a resaltar un recurso indebido en el desarrollo de juicios críticos —y que consiste en la emisión instantánea de dictámenes de culpabilidad sustentados en la pertenencia de una persona a un grupo que ha ha sido prejuzgado favorable o desfavorablemente.

Si bien ese sistema de impartición instantánea de justicia es propio de regímenes totalitarios, también es usado en otras situaciones con el mismo resultado: una sentencia inmediata de inocencia o un veredicto instantáneo de culpabilidad —como se acostumbra según lo políticamente correcto.

Este error de razonamiento se engendra siempre en visiones colectivistas que prefieren ver a la sociedad dividida en clases y no a la sociedad formada por personas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *