Enemigo público no. 1

,

¿Quién es el enemigo público número uno? No me refiero a listas de delincuentes más buscados. Me refiero a otro enemigo, aún más peligroso y dañino.

El enemigo público número uno, para cualquier nación, es ese que reclama para sí y logra concentrar en su persona el poder sobre la gente del país, de forma que su voluntad es ley aplicada por la fuerza.

Y es enemigo porque ese régimen es contrario a la naturaleza humana, lo que crea pobreza, retraso y miseria.

Esto hace que sea en extremo llamativo que, sabiendo lo anterior, lleguen al poder esos enemigos. No porque lo alcancen por la vía de una insurrección violenta, sino porque lleguen a él por elección democrática. O porque aún si llegan por medio de la violencia, obtienen una aprobación general.

El fenómeno es algo fuera de todo sentido común: explicar la elección del enemigo público número uno como gobernante sin límites de poder es un desafío extraordinario. Un historiador ha escrito sobre el tema:

«Un líder carismático con “atractivo psico-cultural” llega al poder por la vía de los votos y con la fuerza de los antiguos demagogos promete instaurar el reino tomista del bien común, ya sea la Arcadia del pasado o la inminente utopía. Pero como la realidad se resiste al orden cristiano, y como el líder alberga ambiciones de perpetuidad, y como la democracia y las libertades son para él —maquiavélico al fin— medios para alcanzar el poder absoluto, procederá a minar, lenta o apresuradamente, las libertades, leyes, instituciones de la democracia, hasta asfixiarla. Ésta es una realidad en la América Latina actual […]» Krauze, Enrique. El pueblo soy yo (Spanish Edition) (Kindle Locations 1286-1291). Penguin Random House Grupo Editorial México.

Un componente primero es ese carisma que promete lograr esa «Arcadia del pasado o inminente utopía» y que se traduce en un número de votos cuantiosos, incluso suficientes como para ganar elecciones.

Es un componente que involucra al ciudadano, su amplia credulidad en la posibilidad de ese paraíso prometido. Es una inocencia intensa alimentada por la imperfección de la realidad, la que produce el candor necesario para creer incondicionalmente la promesa a cambio de la entrega de su libertad.

Si uno de los componentes es la inocencia del ciudadano, el segundo de ellos es la perversidad del líder. Su meta de acumular todo el poder y preceder a «minar, lenta o apresuradamente, las libertades, leyes, instituciones de la democracia, hasta asfixiarla». Es su ambición de perpetuarse en el poder.

Una mezcla de candor del ciudadano y malicia del líder y que parece contradictoria en la superficie, pero que tiene sentido: se necesita ingenuidad de un lado para que penetre la malicia del otro. 

Como las ovejas de la fábula de Esopo que son convencidas por los lobos de pedir a los perros que las guardan de abandonarlas porque los lobos han hecho una promesa de no devorarlas.

Entonces el enemigo público número uno, el siempre existente real y verdadero, ha sido admitido por la ingenuidad crédula en una promesa, la de una sociedad ideal y posible cuando el poder se entregue incondicionalmente en ese líder.

Es perfectamente posible, ha sucedido y sucederá, que la candidez ciudadana llegue, por alguna razón, a tal nivel que triunfe la malicia del que ambiciona el poder sin límites. Ese que una vez instalado será muy difícil destituir.

Y una cosa más…

Debo citar otra vez al mismo autor hablando del populismo:

«Es una forma de poder, no una ideología. Más precisamente, el populismo es el uso demagógico que un líder carismático hace de la legitimidad democrática para prometer la vuelta de un orden tradicional o el acceso a una utopía posible y, logrado el triunfo, consolidar un poder personal al margen de las leyes, las instituciones y las libertades». Ibídem Kindle Locations 1509-1511

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *