Errores de números

Es común encontrar eso que se llama «ignorancia económica» —una forma incorrecta de razonar en ese tema y que lleva a conclusiones equivocadas.

Tomo un ejemplo de un libro —el de un procedimiento médico mejorado que reduciría costos de cirugía, pero que fue evaluado como un fracaso porque el gasto del total de esos procedimientos fue mayor y no significó ahora alguno, al contrario.

El juicio acerca del fracaso del nuevo procedimiento fue contundente: los gastos ocasionados por el nuevo procedimiento fueron más altos que los del viejo —por lo tanto debe regresarse al anterior.

Si, por ejemplo, los costos totales del anterior fueron de 100,000 y los del nuevo de 120,000, podrá verse la lógica de ese juicio y de la recomendación de cancelar al procedimiento nuevo pues no probó ahorrar fondos, al contrario.

El error es obvio —uno de sentido común y de ignorancia económica —porque falta un dato que es clave y que no todos detectarán. ¿Cuántos procedimientos se hicieron de cada uno?

Lo que se sabe es que, según fue reportado por un periódico, el número de nuevos procedimientos aumentó y que el total gastado fue mayor al del procedimiento anterior, concluyendo que el nuevo procedimiento fracasó por no significar ahorro alguno.

¿Es cierto eso? Por supuesto que no.

Esto puede ilustrarse con cifras hipotéticas:

  • A. Procedimiento original, con costo unitario de 100 y 1,000 procedimientos al año. Costo total de 100,000.
  • B. Procedimiento nuevo, con costo unitario de 80 y 1,500 procedimientos al año. Costo total de 120,000.

En realidad, el procedimiento nuevo es más barato —y lo que sucedió es que se hicieron más, quizá por esa misma razón o por alguna otra. El costo total no es igual al precio unitario, una confusión importante.

En otra ocasión, leí que los gobernantes estaban preocupados porque había una reducción en los vales de comida otorgados a personas de bajos ingresos —y eso era malo. 

Su expectativa de lo bueno era un aumento en el número de vales de comida dados a personas de muy bajos ingresos —si ellos disminuían había un problema. ¿Están en lo correcto?

No necesariamente. Si el número de personas de bajos ingresos disminuye, eso es bueno. y podría ser calculado con una reducción en el número de esos vales —su reducción sería muy bienvenida en sí misma y por el ahorro que significa.

Por supuesto, podría haber otras explicaciones —pero solamente he mostrado una de ellas que debe ser considerada.

Mi punto central ha sido mostrar dos ocasiones en las que existe ignorancia económica —esa manera errónea de pensar acerca de números, su significado y el funcionamiento de conductas que son influidas por cambios en las circunstancias.

Addendum

El libro usado fue el de Steven E. Landsburg, Fair Play: What Your Child Can Teach You About Economics, Values, and the Meaning of Life (New York: Free Press, ©1997), 166-67.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *