Gobierno y poder

¿Cuánto poder debe tener un gobierno para tener una sociedad próspera? Hay evidencia que sirve para examinar el tema.

La idea es una acerca del poder. De la cantidad conveniente de poder del gobierno.

¿Cuánto poder debe tener un gobierno para que sus ciudadanos vivan bien? Puesto de otra manera, es la determinación de la cantidad de poder que tiene la autoridad política en situaciones de progreso creciente.

Una clave para responder está en un libro. El de Paul M. Kennedy, The Rise And Fall Of The Great Powers : Economic Change And Military Conflict From 1500 To 2000.

La Europa del 1500 era una colección dividida de unidades políticas con autoridades sin muy grandes poderes, en competencia entre sí, con poderes equilibrados. Este poder balanceado entre las unidades políticas provocó que los gobiernos no fueran grandes obstáculos para las iniciativas personales de sus ciudadanos.

Otro libro, de Rodney Stark, contiene una idea similar:

«Durante el siglo 14 había unas mil unidades políticas [statelets] en Europa. Esta proliferación tuvo varias consecuencias muy importantes. Primero, tendió a producir gobernantes débiles. Segundo, proveyó competencia creativa. Tercero, ofreció a la gente alguna oportunidad para ir a ubicaciones más convenientes en términos de libertad u oportunidad».

La pregunta inicial, la de cuánto poder necesita tener un gobierno para para lograr tener una sociedad próspera, tiene una respuesta direccional: no demasiado, no tanto como para estorbar a la gente y hacerla pensar en ir a otras partes. Tiene sentido.

En otras palabras: una vez rebasada cierta cantidad de poder, los gobiernos se convierten en obstáculos para las actividades de la gente. El gobierno obstáculo puede ser de intensidad variable, desde insignificante hasta dominante. Aunque debe existir un punto mínimo conveniente de poder gubernamental.

Lo anterior no manda a una solución clara de un punto medio de poder, si acaso de pudiera calcular en una escala de, digamos 100 puntos, para decir que debe tener 50 puntos de poder. Es mi creencia que debe estar por debajo de ese promedio teórico, al mismo tiempo que no puede ser cero.

¿30, 35, 25? No lo sé, pero las dos observaciones en esos libros, más otras muchas más, apuntan hacia un principio general: los gobiernos tienden por naturaleza a convertirse en organismos que acumulan poder en ellos reduciendo las libertades de otros.

De donde se deduce otro principio: nunca jamás debe dejarse aumentar el poder de un gobierno más allá del monto razonable. Conforme eso se haga, comenzará el ciclo de retiro de libertades ciudadanas.

Es decir, donde existan libertades ciudadanas allí se aprovecharán las labores, los talentos, las habilidades y las iniciativas de las personas para crear y producir, lo que aumenta la riqueza general de la comunidad y ella florecerá.

Conforme se dificulte el aprovechamiento de esos recursos personales disminuirá la prosperidad general. No son cosas complicadas, sino de mero sentido común una vez que se examinan.

Hay otro principio: si se necesita un gobierno, este tiene como misión facilitar la prosperidad por medio de la creación y mantenimiento de un ambiente propicio para el aprovechamiento de las labores, los talentos, las habilidades y las iniciativas de las personas a las que gobierna.

Los problemas de demasiado poder comienzan cuando el gobierno se convierte en un obstáculo a ese aprovechamiento, típicamente con demasiadas leyes, impuestos altos, regulación excesiva y similares.

(Un paréntesis obligatorio: si Europa en los viejos tiempos era esa colección de unidades políticas con escaso poder, ahora la UE ha modificado en panorama y creado lo contrario; desde Bruselas, una burocracia supranacional puede frenar con facilidad ese aprovechamiento. Ya lo ha hecho.)

En resumen, resulta razonable creer que la mejor opción para prosperar es, en términos de poder gubernamental, una de poder dedicado a crear y mantener situaciones que maximicen la posibilidad de aprovechamiento de los recursos personales de las personas.

Existen otras variables, por supuesto. Además, no debe esperarse un sistema perfecto y sin problemas. Pero, al menos, es una evidencia razonable que apunta en contra de las teorías que suponen que al aumento del poder gubernamental producirá beneficios generales. No lo hará, al contrario.

A pesar de todo eso, sin embargo, subsistirá la idea de tener gobiernos más poderosos, incluso a pesar de evidencias en su contra (piense en Cuba contra Hong Kong, o en Argentina contra Australia). Esto es un fenómeno curioso y llamativo.

¿Por qué subsiste esa idea de creer que un gobierno con poder excedido es mejor? Las explicaciones deben buscarse en varias zonas, aunque creo que la más rica en material es la ambición de poder que le es natural al gobernante y que es la vía más simple para el intelectual ingenuo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *