Hay algo gracioso en la retórica política. El uso de clisés, esas imágenes creadas de antemano y basadas en la repetición como prueba de su verdad. 

Es el uso de otros países como ejemplo de lo que quiere hacerse localmente. La inspiración política en otros países.

«[Dijo López Obrador que] vamos a tener un sistema de salud -ese es el compromiso- como el de Canadá, Inglaterra, el de los países de Suecia, Dinamarca, Noruega, los países nórdicos, de primera». elfinanciero.com.mx

Los servicios de salud en el Reino Unido no tienen precisamente una buena imagen. En Canadá esos servicios son caros y malos. Más o menos lo mismo puede decirse de Suecia. No, esos clisés de utopías burocráticas que brindan servicios perfectos son productos de una imaginación algo febril y muy estereotipada.

Sin embargo, hay que aceptar que pueden encontrarse casos extranjeros que inspiren acciones nacionales. Es un examen de la historia de países prósperos y las causas de su éxito. 

¿Qué hizo el Reino Unido, por ejemplo, para prosperar? Un autor ha comentado:

«Inglaterra fue líder en el camino en la ciencia por las mismas razones que fue líder en la Revolución Industrial: su sustancialmente mayor libertad política y económica había producido un sistema de clases relativamente abierto que permitió el surgimiento de una clase media alta ambiciosa y creativa, a veces llamada burguesía”. Stark, Rodney. Bearing False Witness: Debunking Centuries of Anti-Catholic History (p. 148). Templeton Press. Kindle Edition. Mi traducción.

Tenemos en esa cita una expresión clave «su sustancialmente mayor libertad política y económica». Es una asociación conocida. Entre libertad de iniciativa personal y progreso hay una relación íntima. 

¿Por qué no inspirarse en esa idea para prosperar y no en la de hacer más grande a los gobiernos?

Hagamos una pequeña lista de países que parecen ser los preferidos de López Obrador y similares. ¿A qué país quiere usted que se parezca el suyo? Digamos que México quiere parecerse a…

  • Suiza. Perfecto, entonces tendrá que liberar la economía de México al nivel de Suiza que tiene el lugar número 4 de libertad económica. México tiene el lugar 63.
  • Reino Unido, lo mismo, pues está en el número 8.
  • Dinamarca cuenta la misma historia, está en el número 12. 
  • Suecia está en el número 15. Noruega en el 23. Le recuerdo que México está en el lugar 63. España, por cierto, está en el 60.

La conclusión es muy lógica. Si, por ejemplo, el nuevo gobierno en México quiere tener parecido con el Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Canadá, o cualquiera de esos países usualmente vistos como estereotipos de socialismo exitoso, tendrá que hacer que México se vuelva «socialista» también pero al estilo de esos países. 

Es decir, tendrá que implantar un régimen de libertad económica porque si no lo hace México terminará por parecerse más a Bolivia (lugar 173) que a Singapur (lugar 2).

Si algún político busca inspiración en otros países para hacer algo en el suyo, hará bien en reconocer esa relación íntima entre libertad económica y prosperidad, entre intervencionismo económico y pobreza.

Y una cosa más…

Lea La Suecia de libre mercado o Suecia, un modelo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.