Multiculturalismo, sus efectos

El significado de ‘multiculturalismo’ tiene un problema de interpretación y que no es pequeño. Dos significados, de varios posibles, muestran esa dificultad.

1. Un significado de coexistencia pacífica de personas de distinto origen cultural dentro de una misma comunidad y territorio.

Esta es una definición descriptiva de multiculturalismo y que define un estado ideal de relaciones respetuosas entre personas con diferentes culturas étnicas, lingüísticas, religiosas, nacionales y demás.

2. Un significado de reclamo exigido a la cultura occidental (europea, judeo-cristiana) de aceptación de un valor igual al propio en relación a todo el resto de las culturas, a las que no hace el mismo reclamo.

Esta es una definición prescriptiva que llega a denigrar la cultura propia, en la que ha nacido la idea misma de multiculturalismo.

Si bien existen variados significados de multiculturalismo, ello no es obstáculo para que sea promocionado y promovido como un enorme valor en sí mismo y sin poder ser cuestionado.

Y ese impedimento de ser evaluado críticamente es lo que ha ocasionado una situación paradójica, pues la cultura que se exalta y valora positivamente a sí misma de crear y promover la idea de la multiculturalidad, utiliza a esa ida para degradarse y humillarse.

1. Exaltación propia. La cultura occidental fue donde donde se originó el concepto de multiculturalidad en sus diversos significados y no en ninguna otra. Al promover ese concepto necesariamente se ve a sí misma como superior a otras en las que la multiculturalidad no nació o no es practicada.

2. Degradación propia. La cultura occidental se percibe a sí misma como, en el mejor de los casos, igual a cualquiera otra y, llega con facilidad a odiarse a sí misma sintiéndose culpable de hegemonía y superioridad.

Un ejemplo de esto es: «El preámbulo de la Constitución europea no cita expresamente a Dios ni al cristianismo», una omisión notable dada la historia de esa parte del mundo.

«Las iglesias cristianas se vacían de sus símbolos religiosos para que los refugiados de religión islámica no se sientan incómodos. Esta es la iniciativa que se ha puesto en marcha en Alemania y que han acogido con entusiasmo algunas de las iglesias evangélicas del país». gaceta.es

Este y otros casos como el de Carrefour indican esa degradación propia. La de una exigencia a la cultura occidental que con esto se ve como superior, al mismo tiempo que no se exige lo mismo al resto, las que debían ser inferiores por eso.

Creo que esto vale una segunda opinión por el efecto contrario que produce porque ignora que el multiculturalismo entendido como respeto a la libertad ajena es un concepto netamente occidental, valorado y que sería positivo que existiera también en otras culturas.

Sin tener una buena opinión de sí misma, la civilización occidental por medio del multiculturalismo se destruye a sí misma y con ella a todas las buenas ideas que tiene, incluyendo al multiculturalismo mismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *