Paradojas de gobierno

,

El reclamo de tolerancia como el gran valor de convivencia demanda que se dé igual valor a todas las personas sin distinción —una exigencia de inclusión total sin criterio alguno de distinción.

Lo que lo anterior exige es, tal vez, un imposible real. Las creencias y principios que las personas tienen desembocan naturalmente en acciones de aprobación, desaprobación, o indiferencia de los demás.

La conclusión es paradójica: imponer un principio moral de tolerancia necesita, por tanto, abandonar la idea de la moralidad —el tolerante se verá forzado a aceptar absolutamente al intolerante sin que pueda llamarle la atención y a pesar de que ese reclamo sea el único que haga.

No creo que sea un problema con solución. ¿Qué debe hacer el tolerante absoluto con quienes son intolerantes? Ni siquiera podría actuar con indiferencia ante ellos —los tendría que reprobar moralmente y eso significaría negar a la tolerancia.

&&&&&

Paradojas como esta de la tolerancia no son excepcionales en las sociedades y las personas —en lo que sigue expongo una en dos planos.

• Es una noción razonable y comprensible la de postular que cada persona adulta y capaz es el responsable central de su propio bienestar y del de las personas que de ella dependan.

Es una noción que combina las ideas de libertad, responsabilidad y capacidad o razón —para crear esa expectativa de, por ejemplo, padres de familia que deciden y actúan buscando su bienestar familiar general.

• Es una noción propuesta por muchos, especialmente los partidarios de gobiernos intervencionistas, que todas las personas deben tener un cierto ingreso mínimo y acceso gratuito a servicios —todo con independencia de las nociones de libertad, responsabilidad y capacidad o razón.

Es una noción que sustituye la acción de la persona por la acción gubernamental. La libertad personal, la responsabilidad individual y la razón de la persona son dejadas sin usar y reemplazadas por actos de gobierno.

La oposición es obvia e irreconciliable. Cualquiera que crea que las personas son libres, responsables y capaces debe concluir por necesidad lógica que debe rechazar a la idea de acciones de gobierno que anulen esas cualidades.

Y, también, todos esos que apoyan a los regímenes de estado de bienestar están obligados a aceptar que ellos piensan que las personas no son libres, ni responsables, ni capaces.

Estos partidarios del estado de bienestar caen en una paradoja no diferente a la de la tolerancia y que es posible de explicar en los puntos siguientes.

• Suponen que los gobernados no son libres ni responsables ni capaces de hacerse cargo de ellos mismos —por eso, el gobierno debe hacerse responsable de ellos.

• Suponen que los gobernantes son libres, responsables y capaces de hacerse cargo de ellos mismos —pero también que son capaces de encargarse de la vida de otros.

Es decir, la única posible justificación del estado de bienestar es creer que los gobernantes son de una especie diferente a la especie de los gobernados —que hay dos clases de seres humanos y que, por definición, los gobernantes son superiores. Una idea claramente clasista.

Cualquiera puede probar como equivocada a esa idea, la que supone que quien llega al poder es más inteligente, más libre, más responsable que el resto. Le bastaría hacer una lista de gobernantes para mostrar que eso es falso.

&&&&&

Lo que he querido hacer es mostrar contradicciones y paradojas actuales y que, en mi opinión, reciben escasa atención —la paradoja de la tolerancia del intolerante y la paradoja del gobernante que es más inteligente que el gobernado.

Lo que esas paradojas demuestran es que tanto los reclamos de tolerancia como las propuestas de estado de bienestar, adolecen de problemas lógicos serios —lo que no ha importado mucho para seguir popularizándose ambas nociones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *