Razón y religión

,

Ciencia y Religión. ¿Están en conflicto? La apariencia indica que sí. No son pocos los que dicen que la ciencia indica que la religión en una mentira colosal.

El tema me es irresistible. Siguen algunas ideas al respecto, especialmente relacionadas con el cristianismo.

1. Las escrituras están en contra de lo que se conoce por medio de la ciencia, se afirma, y eso prueba que ellas son falsas. Pero hay otra posibilidad, la de que las escrituras correctamente entendidas están de acuerdo con la ciencia, por ejemplo, lo que sabemos de Astronomía.

Eso indicaría que no es correcto usar a las escrituras cristianas para contradecir eso de lo que estamos muy seguros en asuntos científicos, en asuntos como la edad de la tierra y similares. Sería una locura usar a las escrituras para negar al ADN (del que ellas no dicen nada).

2. Otra forma de examinar este asunto de ciencia y religión es suponer que ellas tratan cosas distintas y son cosas separadas. La ciencia intenta conocer a la realidad tangible y la religión intenta conocer a Dios.

Es cierta esa distinción al menos en una impresión inicial, pero lo que me detiene para aceptarla es la división tajante y total. Después de todo la ciencia intenta conocer a la creación divina y ella es una manera de conocer a Dios. Ser co-creadores indica la conveniencia de conocer la realidad, como en Física o Química.

3. Suele suponerse que la ciencia es el clímax de la razón y que la razón no puede ser usada en religión, pues esta pide solamente creer sin cuestionar. Tampoco es esto persuasivo. La ciencia no tiene el monopolio de la razón.

La Teología, por ejemplo, es el resultado de usar a la razón para conocer a Dios y es un esfuerzo que usa a la lógica para llegar a conclusiones. Buena cantidad de libros que he leído acerca de religión son muestras de usos reales del poder de raciocinio.

4. Lo que está fuera del terreno de la ciencia, se ha dicho, no tiene sentido y son asuntos que mejor deben dejarse a las creencias subjetivas personales. ¿Es cierto? De cierta manera en un sentido.

Es cierto que la ciencia no puede ser aplicada en zonas como la existencia del bien y del mal; tampoco para demostrar la existencia o no de Dios. Todas esas cosas que no son sujetas a medición ni experimentación, sin embargo, pueden ser mejor conocidas usando a la razón.

No pueden menospreciarse a todo ese conocimiento que se ha creado en asuntos éticos, lógicos y, en general, filosóficos. Es decir, la razón también tiene utilidad en asuntos que no son zonas científicas. No supongo que sea conveniente limitar tanto a la razón.

5. Es mi creencia que si Dios nos dio a la razón, ella es buena y podemos usarla para conocerlo a él y a su creación, sin que haya contradicción esencial. 

Por esto me opongo a los científicos que cree que la razón es exclusiva de ellos y sus estudios y, también, a los religiosos que desprecian a la razón creyendo que no tiene un uso religioso. 

6. Y le temo a una situación creada por ese error de separar a la razón de la religión (y de la moral). Alguien lo describió muy bien:

«La fuerza moral no ha crecido en conjunto con el desarrollo de la ciencia; por el contrario, ha disminuido, porque la mentalidad tecnológica limita la moralidad a la esfera subjetiva». Ratzinger, Joseph Cardinal. Christianity And The Crisis Of Cultures (p. 27). Ignatius Press. Kindle Edition, 2006. 

La situación es paradójica. Empleando a la razón tenemos un adelanto notable en ciencia y tecnología, pero renunciando a la razón en otros campos tenemos un retraso notable. Lo que no es científico lo hemos etiquetado como emocional, subjetivo y relativo. 

Quizá sea este el grave error de nuestros tiempos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *