Salarios mínimos y bienestar

,

Elevar el salario mínimo para aumentar el poder de compra y que las personas mejoren su bienestar —más, por supuesto, aumentar así la demanda de bienes y alentar así la producción.

Esa es, en resumen, la justificación y defensa de las propuestas de elevación del salario mínimo —como un instrumento para mejorar la vida de quien lo recibe, como se solicita en esto:

«La única forma de lograr un crecimiento sostenido de la economía mexicana es aumentar la capacidad de consumo del ciudadano, por lo que desde la COPARMEX CDMX seguiremos proponiendo un aumento al salario mínimo para que todos los trabajadores rebasen la línea promedio de bienestar y su poder adquisitivo sea suficiente para cubrir la canasta básica al 100%, afirmó Jesús Padilla Zenteno frente al gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León Carrillo». indicepolitico.com

La propuesta que sentimentalmente es imposible de ser analizada puede, a pesar de eso, ser mejor comprendida usando algunos criterios.

• Si aumentar salarios mínimos fuese una forma exitosa de elevar el bienestar de los trabajadores, cualquiera se preguntaría cómo es que no se hace con más frecuencia y mayor intensidad —dando así una ruta fácil y simple que colocaría a cualquier país en un lugar envidiable de prosperidad.

Llevado a un extremo, el gobierno de Haití emitiría un decreto de elevación de salarios mínimos y al poco tiempo ese país tendría un nivel significativamente mejorado de bienestar.

• Si aumentar salarios mínimos no tuviese efectos colaterales en las demás partes de la economía, ello podría hacerse sin problema y alcanzar su objetivo —pero resulta que no es así, aumentar salarios tiene efectos colaterales.

Usaré un ejemplo de un libro de Steven E. Lansburg —un empresario con 10 empleados que ganan salario mínimo por hora y que es elevado en 0.50 de dólar, significará un costo anual de $10,000 dólares. Un costo adicional que tiene un efecto no diferente al de un impuesto adicional.

Por lógica que no puede evitarse, el aumento del salario mínimo nacional es una elevación general de los costos de producción de todos los bienes y servicios producidos —como cosa igual a que el gobierno recolectase ese aumento y más tarde distribuyese a los empleados.

• Este aumento generalizado de costos de producción de bienes implora el pedir una dilucidación —¿es posible prosperar y mejorar la vida de todos, especialmente de los trabajadores de menores ingresos, elevando los costos de producción de los bienes?

De una manera cierta y razonable puede responderse con un ‘no’ muy aplomado. En lo general, el aumento del salario sería anulado por el aumento de costos y, por tanto de precios.

La única pieza valiosa, posible de rescatar, de las propuestas de aumento legal del salario mínimo es su voluntad compasiva —un elemento sentimental y emotivo que personifica a muchas acciones de gobierno que, siendo cortas de vista, no atienden a sus efectos colaterales.

Quien sea que tenga esa sana intención de elevar el bienestar tendrá que recurrir a otras vías más saludables —como el fomentar a la libertad económica para facilitar la creación de más capital y la creación de empleos más y mejor pagados.

Addendum

El libro que usé en el ejemplo es el de Landsburg, Steven E. Fair Play: What Your Child Can Teach You About Economics, Values, and the Meaning of Life. New York: Free Press, ©1997.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *