Buscando información cómoda y acomodada. La que no contradiga ideas propias. La que se ajuste a los deseos personales. Aceptar lo que refuerza las ideas propias y rechazar lo que las contradice. El «yo tengo otros datos»

Un fenómeno real

Las personas distorsionamos a la realidad. Tratamos de ajustarla a nuestra manera de pensar. Rechazamos lo que contradice nuestras ideas. Aceptamos a eso que las reafirma. Están buscando información cómoda y acomodada.

Somos humanos al fin y eso es parte de nuestra imperfección. Solamente cuando llega a extremos es algo que debe preocupar.

Y eso sucede cuando dejamos de tener contacto con la realidad y construimos un mundo propio y aislado de lo que está allá afuera de nosotros. La mente no acepta fácilmente la realidad externa.

Un caso concreto

El fenómeno es conocido y sucede en todas partes.

Por ejemplo, en el campo del espionaje y la inteligencia militar y política, un experto citó la conclusión de un análisis acerca de los errores cometidos en ese campo a pesar de contar con datos e información. 

«Un importante estudio realizado por Dick Heuer Jr, del CIA Center for the Study of Intelligence, Psychology of Intelligence Analysis, concluyó: “Los principales fallos de inteligencia suelen estar causados por fallos de análisis, no por fallos de recopilación. La información relevante se descuenta, se malinterpreta, se ignora, se rechaza o se pasa por alto porque no se ajusta a un modelo mental o una mentalidad prevaleciente”». Andrew, Christopher. The Secret World: A History of Intelligence (p. 745). Penguin Books Ltd. Kindle Edition. 

Piense usted en esa situación pero ampliada a otros casos. Se cuenta con datos, información, números, reportes de sucesos, estadísticas. Todo está allí, o una muy buena parte, lo suficiente como para conocer la realidad y tomar decisiones acertadas.

Pero a pesar de contar con información recopilada suficiente y de calidad, se cometen errores. Son fallas de análisis.

La información se descarta, se ignora, se interpreta mal, se distorsiona, se exagera, se minimiza y, en general, pierde su significado real. La búsqueda de información cómoda y acomodada a lo que pensamos.

La información que contradice

El asunto ahora es por qué sucede eso. ¿Por qué a pesar de tener información confiable y buena ella se analiza erróneamente?

La cita que hace el autor de ese estudio da una respuesta: «porque no se ajusta a un modelo mental o una mentalidad prevaleciente». 

Es un choque entre el modo de pensar (el marco mental personal o prevaleciente) y la información de la realidad. Cuando eso sucede, en muchas ocasiones, se modifica el marco mental, pero es cuando eso no sucede que comienzan problemas serios.

Como los de decisiones erróneas militares y de espionaje, a los que hace referencia la cita. Se está buscado información cómoda y acomodada. Y en caso de encontrar la que incomoda y contradice, la información se niega e ignora.

«Y tengo otros datos»

En resumen el fenómeno es simple. Al enfrentar información que contradice a las ideas propias, ella se rechaza o distorsiona. En cambio, cuando se enfrenta información que refuerza a las ideas propias, ella se acepta y aprueba. Es la búsqueda de información cómoda y acomodada

Esas mentes son impermeables. Están aisladas casi totalmente. Perfectamente revestidas para protegerse del exterior cuando niega o reta sus ideas.

Esto es lo que pienso está sucediendo en México con su nuevo gobierno. Está buscando información cómoda y acomodada. Si no la encuentra, la descarta.

«“Yo tengo otros datos”, AMLO desestima reporte de Bank of America». elsoldemexico.com.mx

«Increpa AMLO en aeropuerto “Yo tengo otros datos”, le dice». sdpnoticias. com

«Yo tengo mis propios datos: AMLO asevera que calificadoras no fueron profesionales» vanguardia.com.mx

Buscando información cómoda y acomodada

Ese marco mental rechaza y distorsiona la información. Funcionado con independencia de la realidad. No es un caso único. 

Se tuvo y se tiene en otras partes. Trump con su política de comercio exterior. Chávez y Maduro con su política económica general. El régimen soviético, muy señaladamente el de Alemania Oriental, son casos de aislamiento casi absoluto. Cuba es un ejemplo claro de lo mismo. 

Resumiendo

Lo que vale una segunda opinión es apuntar ese fenómeno de que no basta con tener información buena y confiable para tomar decisiones correctas.

También es necesario tener una mente abierta a aceptar las equivocaciones propias y a desechar ideas que no sirven.

Buscar la información cómoda y acomodada es un camino al error consistente.

Y una cosa más…

En su fondo, usando palabras de todos los días, esto es un problema de terquedad supina. Eso que en algunos libros se llama ‘cabezón’ y ‘testarudo’, pero llevado a niveles extremos. Lo que tiene una repercusión máxima cuando llega al poder.

En Decir la verdad al poderoso se trata otra faceta de este tema. Véase El poder embrutece y a más poder más…