Clipiñique

Clipiñique (clipiñicar)

Describe la acción manual que juega con los clips destinados a unir papeles, y los doblan y retuercen hasta romperlos y desmembrarlos; admitiendo la posibilidad aceptada pero no recomendada de utilizar el verbo ‘clipiñicar’ que se conjuga como regular.

Aunque no hay datos históricos sobre el comienzo del clipiñique, un filósofo francés J. J. B. de Lebabontoux ha especulado que posiblemente se inició unos segundos después de la aparición del clip a finales del siglo 19 en los EEUU y que Lebabontoux desconstruye obteniendo una perspectiva icónica que deja ver un salvaje ataque capitalista sobre la indefensa masa de clips resignados a un destino cruento.

Posteriormente Lebabontoux en su ensayo más reciente «Écrit pour défendre l’inclusion du clip dans les références sous-jacentes aux droits de l’homme des septième et huitième générations» sugiere la urgencia de la intervención de la ONU para defender a los clips de «les tortures médiévales» que sufren sin merecimiento.

Los libros y obras que Lebabontoux ha dedicado al tema, sin embargo, y a pasar de contener hermosos textos llenos de pasión emocional que ocasionalmente hacen que el lector rompa en llanto ante el dolor de los clips, llamaron poco la atención de los intelectuales hasta que Lebabontoux forjó el concepto de «le combat sociale du clip».

A partir de ese momento, Lebabontoux se consideró un ídolo del posmodernismo ecoicónico materialista que ha inspirado las marchas de protesta frente a las fábricas del clips y la demanda de leyes para quienes los destruyan retorciendo sus partes.

Por otra parte, en México, el gobierno actual ha diseñado una nueva ceremonia con raíces indígenas, mediante la cual se pide a la madre tierra el permiso de sacrificar clips durante el equinoccio de otoño en las ruinas de Dzibilchaltún.

Existe una cierta escasez de palabras que sirven para denominar objetos y acciones que carecen de un término que las designe. En aras de remediar esa falta del idioma, se ofrece un remedio siquiera parcial en esta serie de columnas, ContraPeso.info: Humor. ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas de palabras y personajes que no existían. Eran muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada antes, con textos más amplios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *