Empleo: paradoja política

,

El gobierno creará empleos. Los creará por millones —esta es una promesa estándar del paisaje político.

«AMLO promete 7 millones de empleos». aristeguinoticias.com

«Trump promete crear 25 millones de empleos y un crecimiento del 4 por ciento anual gracias a más desregulación». europa.press

«Informe de Gobierno: Peña Nieto afirma crear más empleos que Calderón». forbes.com

Cara a este eterno tema dentro de la política, es conveniente hacer algunas aclaraciones que llevarán a una conclusión obvia, pero sobre todo a una paradoja muy especial.

• No, los empleos no son creados directamente por los gobiernos —a menos que se trata de empleos burocráticos que expandan la plantilla de personal del gobierno.

• Sí, los empleos son creados indirectamente por los gobiernos cuando ellos al menos no obstaculizan el proceso económico libre que eleva a la inversión —una vía colateral que consiste en gobiernos que no estorben a la inversión ni a las iniciativas económicas del ciudadano.

• Los empleos son creados directamente por las iniciativas económicas de las personas, con inversiones en empresas que necesitan personal y, para ello, ofrecen salarios y sueldos que son el precio del trabajo que necesitan comprar.

• Los empleos —el trabajo en general de todos— no son cosas que sean deseables por sí mismos. Un empleo no es nada más una fuente de ingreso, sino sobre todo, el origen de bienes producidos y que tienen utilidad para otro.

&&&&&

Las promesas de empleo que los políticos han hecho parte integral de su discurso son al menos exageradas —pues realmente ellos no pueden darse a sí mismos el mérito de haberlos creado, pero pudieran felicitarse a sí mismos por haberle facilitado la vida a quienes sí los crean, los particulares que fundan empresas.

Recordar esto es vergonzoso pero es necesario por tratarse de un error masivo.

De lo anterior surge una conclusión y una paradoja:

La conclusión: para crear empleos los gobernantes deben obstaculizar lo menos posible las libres decisiones de inversión particular. Si las dificultan, se crearán menos empleos de los posibles —o, incluso, se perderán empleos.

La paradoja: los políticos producen continuamente obstáculos a las decisiones de inversión particular, a las que torpedean, encarecen, limitan y obstruyen —lo que producirá un efecto negativo en la creación de empleos.

En su consecuencia neta, los políticos sabotean a las promesas de creación de empleos que ellos hacen —una situación digna de resaltar porque muestra una ignorancia abismal: la adopción de políticas económicas duraderas que destruyen lo que pretenden crear.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *