Idea alternativa 

Por un lado, las propuestas de extrema libertad, liberación y libertinaje.  Por el otro, las propuestas de totalitarismo, opresión y control radical. 

Los dos extremos que, da la impresión, luchan entre sí por imponerse. 

Unos quieren anular libertades hasta el punto en el que se reconozca que todo estará en mejores manos si ellas son las del gobierno. Otros quieren, al contrario, hacer reinar a las libertades sin limitación, afirmado que todo será mejor si cada uno hace su voluntad.

Una impresión personal que me han producido varios años de examinar (y vivir) a la política. No parece haber opción tercera o cuarta. Como una especie de quizá falsa disyuntiva que ha sido promovida y aceptada. Bien ilustrada por los partidarios de los extremos anárquicos y los totalitarios.

La predicción es un conflicto continuo entre ambas posiciones, como lo expresó alguien, la coexistencia entre la opresión y el libertinaje extremos. Más exactamente:

«Podemos elegir un futuro de autolimitación nacido de la práctica y la experiencia del autogobierno en las comunidades locales, o podemos retroceder inexorablemente en un futuro en el que la licencia extrema coexiste con la opresión extrema». Deneen, Patrick J.. Why Liberalism Failed (Politics and Culture) (p. 42). Yale University Press. Kindle Edition. Mi traducción.

Escribo esto influido un tanto por una revisión rápida de Facebook hace unos momentos. Allí, escondido entre decenas de mensajes, citas, comentarios y notas compartidas, se dejaba ver eso. El choque entre las creencias totales en el libertinaje o en la opresión, sin otra posibilidad que la victoria de uno y la desaparición del otro.

Acostumbrado a una educación que se guía por la búsqueda de la verdad y el uso de la razón, uno crea otro hábito, el de la sospecha de la obviedad que crea turbas binarias que se acusan entre sí con no más argumentos que el ad hominem y el uso de etiquetas fáciles de criticar.

Lo que ofrece la cita anterior es una tercera opción, «un futuro de autolimitación nacido de la práctica y la experiencia del autogobierno en las comunidades locales» y eso es sano. Al menos ofrece algo que está fuera de la caja de la que nadie parece querer salir, como si un enemigo aún mayor fuera el conjunto de otras alternativas.

Esa frase, la de «un futuro de autolimitación nacido de la práctica y la experiencia del autogobierno en las comunidades locales» tiene un sabor a los valores que creo que son greco-judeo-cristianos. 

La idea alternativa de personas libres que usan a la razón y por eso son capaces de gobernarse a sí mismas en una sociedad civilizada que no admite la opresión, pero pone yugo a la libertad. Donde se acepta en la conciencia que aunque todo pueda hacerse no todo debe hacerse. Donde la libertad tiene límites y la opresión es rechazada.

Con un efecto inevitable. Quien sea que piense en una idea alternativa terminará siendo atacado por los dos lados en conflicto y siendo enemigo de los dos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *