La definición de meritocracia, su significado preciso, puede ser logrado examinando los elementos de la meritocracia.

Elementos de la meritocracia

• Es un sistema de regulación de tratos entre personas que tiene como valor central el recompensar al mérito: a mayor mérito mayor recompensa.

• Ella está asociada con talentos, capacidades, conocimientos y aptitudes individuales.

Cuantos más de ellos tenga la persona más oportunidad tendrá de ser merecedora de recompensas y premios, pero la causa central es la voluntad personal de usar esos rasgos.

• Entiende al merecimiento como lo resultante de una decisión personal de esfuerzo y determinación que produzca resultados mejores a los de otros —exactamente lo opuesto a nepotismo.

• La meritocracia puede argumentar que produce un régimen justo por el que el esfuerzo y el trabajo son reconocidos y premiados, lo que crea un régimen de incentivos positivos que mueven al resto en esa dirección. Cada uno recibe lo que merece.

• La meritocracia puede comprenderse mejor si se ve otro de sus opuestos, los regímenes de redistribución de riqueza que confiscan recursos generados por el esfuerzo personal y los otorgan a quienes no han sido esforzados, lo que crea incentivos en contra del esfuerzo personal.

• Para que la ella funcione correctamente, necesita un ambiente de libertad personal dentro de un sólido estado de derecho que permita a la persona decidir libremente. Más una cultura que tienda a reconocer a quienes esfuerzan (véase Éxito y envidia).

En conclusión…

Lo anterior resume el significado de meritocracia: un buen sistema de justicia que premia al trabajo esforzado y la creatividad dentro de un sistema de libertad, pero no puede constituir un elemento único de un régimen social.

Para tener un éxito sostenido, ella debe ser acompañada de un código moral sólido que exalte valores adicionales —los creados por el amor a los demás: compasión, caridad, altruismo, orientados a ayudar a desarrollar sus capacidades y decisiones de esfuerzo.

Criticar a la meritocracia creyendo que ella es una idea única, sola e independiente de prosperidad, es un error común. Ella necesita libertad y, sobre todo, un estado de derecho y un sólido código moral.