Una lista de bobadas y creencias tontas. Ellas cumplen con dos requisitos: son falsas y son repetidas por un número amplio de personas. Se presentan sin orden de importancia.

1. El remedio a la pobreza en el mundo está en elevar el monto de ayuda que los desarrollados den a los pobres

Según esta idea la pobreza es un gran problema —lo que es absolutamente cierto. Pero también, según esta primera de las bobadas, la solución es aumentar el monto de dinero que los países ricos den a los pobres. Y como por arte de magia la miseria desaparecerá del mundo.

Poco o ningún énfasis se coloca en la otra parte de la ecuación, que es el uso de los recursos donados a los gobiernos de los países pobres. La pobreza es más debida a condiciones internas que externas.

2. Hay un tercer camino entre el socialismo y el capitalismo y debe ser el mejor

Por décadas se ha creído eso: hay algo que se ha dado en llamar “la tercera vía” y que es algo que aún nadie ha hallado. Todo porque están tratando de encontrar un término medio entre estar embarazado y no estarlo.

Esto se debe a terquedad mental y no querer ver la realidad. El socialismo es un fracaso y los mercados libres funcionan bien. En resumen, se cree que lo que no no puede existir es lo mejor que puede tenerse.

3. La ONU debería gobernar al mundo

Quizá sean deseos ocasionados por ambiciones utópicas originados por Platón y enfatizadas por otros más. es difícil saberlo. Pero lo que sí es cierto es que los deseos de un gobierno mundial no es garantía de nada. Otra de las bobadas frecuentes.

Peor aún, esta creencia tonta ignora la esencia de los sistemas de la división del poder, que es precisamente lo que hace menos posible su abuso.

Colocar los destinos de miles de millones de personas en la ONU es igual al peor sueño dictatorial que podría tenerse. Allí un puñado de burócratas tendrían la facultad de imponer por la fuerza sus sueños personales utópicos.

[Un análisis histórico de las causas del progreso añade significado a lo anterior]

4. Los gobernantes siempre deben respetar la voluntad del pueblo

Pensar así es equivalente a dar total autoridad a la mayoría de la población. La mitad más uno siempre dominarán a la otra mitad, lo que equivale a colocar a casi el 50% de la población en un régimen que no es deseable para ella.

Antes que la voluntad del pueblo están principios lógicos de moral, ética, derecho, sentido común y prudencia.

El respeto irreflexivo de la voluntad mayoritaria, de hecho, es la negación de la democracia y conduce sin remedios a la erección de sistemas totalitarios. Una de las bobadas de mayores consecuencias.

[¿Qué es oclocracia? Una definición añade significado a lo anterior]

5. Los precios de los bienes que se establecen en un mercado libre no son justos

En un mercado espontáneo, las personas libres realizan intercambios voluntarios de bienes. La única posibilidad para realizar ese intercambio voluntario autónomo para ambas partes es el beneficio de las dos personas.

Todos ganan. ¿Hay injusticia en esto? No, claramente no.

Determinar los precios de cualquier otra manera, en cambio, sería injusto, pues al menos una de las dos personas involucradas en el intercambio sería afectada negativamente.

Si un precio cualquiera es fijado por un burócrata, eso altera la espontaneidad de las personas y por tanto su voluntad y su beneficio mutuo. Otra de las bobadas y crencias tontas que se oyen con frecuencia.

[Creación de precios, ¿cómo se forman? añade significado a lo anterior]

6. Cuba será una dictadura pero hay que reconocer que da a sus habitantes un estándar de vida que es mejor que en muchas otras partes

La evidencia opuesta es abrumadora. Las personas lucharían por entrar a Cuba, aunque sea de ilegales, pero lo contrario acontece. Las personas salen de Cuba aun arriesgando su vida en esas frágiles embarcaciones.

La educación cubana que tantas loas recibe en boca de los bobos, no es educación, sino adoctrinamiento. En una dictadura no se puede tener educación porque ella requiere libertad y allí no la hay.

Un ejemplo de que las bobadas son refractarias a la realidad. Como les sucede a los defensores del gobierno chavista.

7. La libertad es el derecho que tenemos los humanos para hacer lo que nuestra voluntad nos señale como lo mejor

El ladrón hace lo que más le conviene, igual que un defraudador. Si así se entiende a la libertad, habría que defender al ladrón y al defraudador porque están ejerciendo un derecho. Un buen ejemplo de las bobadas que se encuentran en todas partes.

La libertad tiene restricciones y ellas vienen del reconocimiento del mismo derecho en los demás. Es decir, la libertad debe detenerse en el momento del daño personal a los demás y también a uno mismo.

La libertad no es hacer nuestra voluntad, sino reconocer que todo lo podemos hacer pero que no todo lo debemos hacer.

8. El libre comercio daña a las naciones

Si eso fuera cierto quiere decir que daña a las personas y lo mejor que podría hacerse es impedir el intercambio de bienes entre las naciones. Pero también entre las ciudades dentro de una misma nación, no sea que lo producido en la ciudad A sea un daño a la ciudad B en el mismo país.

Esta otra de las bobadas comunes no resiste análisis.

Si el libre comercio dañara a las naciones, las más prósperas serían las más aisladas, como Corea del Norte. Y Cuba estaría rogando que se le mantuviera el bloqueo económico de los EEUU. Más aún pediría que el resto del mundo la bloqueara.

[¿Qué es libre comercio? Una definición añade significado a lo anterior]

9. Cambiar de gobierno eligiendo a otros gobernantes es de lo que se trata la democracia, respetando la voluntad de la mayoría

Pensando eso, en México se eligió a Fox creyendo que con él traía la magia de Harry Potter y se daría un cambio absoluto. El que nunca llegó en la proporción esperada, que era gigantesca. Lo mismo sucede ahora con López Obrador.

Las mayorías pueden estar equivocadas de cabo a rabo y sus preferencias ser totalmente contrarias a lo racional. Cambiar de personas en el gobierno es lo de menos, lo que debe cuidarse es el mantener la división de poderes del gobierno para evitar abusos de poder.

La democracia vista sólo como la emisión de un voto personal es la creencia del holgazán que cree que yendo cada ciertos años a votar ya está haciendo política. Otra de las bobadas y creencias tontas que se encuentran en todas partes.

10. La corrupción puede abolirse totalmente por medio de leyes más estrictas

Misión imposible. Cuando mucho va a reducirse a cuantías aceptables. Los ladrones siempre existirán. El medio más efectivo para reducir la corrupción es el fortalecimiento del sentido moral de la población.

Más un sistema de gobierno limitado que crea pocas posibilidades de corrupción. Un presupuesto gubernamental pequeño crea menos oportunidades de robar.

La educación que hace de lado a la moral, la ética y la religión, es una cuna de corruptos a mayor edad. Peor aún, más leyes contra la corrupción pueden terminar causando más corrupción.

11. Debe prevalecer la justicia social en los tratos humanos.

La justicia es un concepto personal, no social. Es una idea aplicable a los humanos, uno por uno, y no a colectividades.

Cuando se aplica a grupos, ella se anula a sí misma, pues así se retira la responsabilidad personal, con un efecto terrible, la acumulación del poder en la autoridad. Ya no serán las personas responsables de sus actos, sino el gobierno.

Llevada a su extremo lógico, la justicia social necesariamente presupone que la persona humana es incapaz de pensar y de aceptar responsabilidades.

Quizá la justicia social es una pésima idea para tratar de definir al deber personal irrenunciable de ayudar a quien lo necesita. Y eso no es social, sino personal.

En resumen, la justicia social anula la noción de la rendición individual de cuentas. Un buen ejemplo de la bobadas usuales de estos tiempos.

12. Todas las culturas son iguales y ninguna puede decir que es mejor que otra

Poner en tela de juicio estas vacas sagradas es ir en contra de lo políticamente correcto. Y por eso tener un riesgo del 100% de recibir calificativos insultantes.

De todas maneras, es obvio que hay diferencias en las culturas y que por definición no son todas iguales, por lo que no puede aceptarse esa aseveración miedosa.

Hay modos de pensar más propicios a la creación de riqueza y los hay que cultivan la miseria. Si todas las culturas fueran iguales, el nazismo, por ejemplo, sería ampliamente respetable.

[Relativismo cultural: definición añade significado a lo anterior]

13. El capitalismo podrá ser superior creando riqueza, pero el socialismo es moralmente superior por ayudar a los pobres

Suena bien y con frecuencia se oye esto, con aprobación general. Pero hay un problema con esta otra de las creencias tontas.

La pobreza se cura con riqueza y si el capitalismo produce riqueza resulta que es mejor solución que la sola intención de ayudar a los pobres sin crear riqueza. Las buenas intenciones no son suficientes. Se necesitan medios eficaces.

14. No existe ni el bien ni el mal

Afirmar eso significa que se parte del principio de que esa afirmación es buena y correcta, por lo tanto, la misma afirmación hecha niega lo que ella sostiene.

[¿Qué es relativismo moral? Una definición añade significado a lo anterior]

15. La democracia es la selección de los mejores gobernantes que la mayoría decide

La democracia es un sistema político que defiende a la libertad humana y le evita abusos de poder por parte del gobierno mediante la división del poder de la autoridad en ejecutivo, legislativo y judicial.

Y más aún, mediante la división del poder en el tiempo y en el espacio. La democracia es la posibilidad de cambiar de gobernantes sin necesitar un golpe de estado.

El voto popular no es garantía de que lleguen al poder los mejores. Y tampoco puede contarse con que la selección de la mayoría es la mejor por definición.

Las mayorías pueden estar absolutamente equivocadas seleccionado a sus gobernantes. Creer lo opuesto es una de las bobadas más generalizadas.

16. Las religiones, todas, deben ser abolidas por la cantidad de guerras y conflictos que han causado

Si el motivo para suprimir a las religiones es el de ser causa de guerras, persecuciones y matanzas, con mucha mayor razón deberían prohibirse los gobiernos, más algunas teorías políticas y económicas.

Los gobiernos han causado muertes por millones como lo demuestran las matanzas del nacional socialismo, del comunismo y demás. Los sucesos negativos, sean religiosos o políticos, son el producto de gente interpretando mal la función de gobiernos y religiones.

No se pueden prohibir los cuchillos porque ellos han servido para dañar a muchos.

17. Los ladrones roban porque son pobres y no tienen empleo

Quienes roban tienen buena capacidad física, la suficiente como para caminar y correr si son perseguidos, y para golpear al que se resiste.

Tienen el suficiente dinero como para hacerse de armas y herramientas, más el talento como para dedicarse a trabajos, siquiera mal pagados.

Los robos por pobreza serían de alimentos y artículos de primera necesidad, no espejos de autos, ni estéreos. ni secuestros, ni drogas. Otra de las bobadas y creencias tontas más comunes.

[Criminales racionales: crimen y Economía añade significado a lo anterior]

18. Es contrario a los derechos humanos el obligar a los delincuentes a trabajar mientras cumplen sus condenas en la cárcel

Si la persona que no está en la cárcel debe trabajar para procurar su sustento, no hay razón por la que los delincuentes no trabajen mientras están en prisión.

Sin trabajar, los delincuentes estarán de vacaciones, obteniendo gratuitamente su comida y alojamiento. Además, mantener a los prisioneros sin trabajar equivale a que sean sostenidos por las personas a quienes ellos antes dañaron.

19. Las personas tienen derecho a marchar por las calles en manifestaciones populares

Las personas pueden protestar de muchas maneras, no solamente así. Cuando obstaculizan calles están cometiendo un delito en contra de la libertad de movimiento de personas que nada tienen que ver con la causa de la protesta.

Es otra de las grandes bobadas el suponer que la libertad para protestar significa poder alterar la libertad de tránsito del resto.

20. Es bueno que las autoridades obliguen a las personas a usar cinturones de seguridad en los coches para su propia protección

La protección propia es un asunto personal, no de la autoridad. El riesgo es corrido por la persona sin que eso cause una agravación del daño en terceros. El uso del cinturón de seguridad debe ser voluntario y no obligatorio.

Aceptar que la autoridad debe proteger a la persona implicaría aceptar que regule también su ingestión de comida, obligando a comer alimentos sanos en restaurantes y dentro de las casas.

A que obligue a usar suéteres cuando la temperatura baje de cierto nivel, a leer obras sanas, a ver programas de televisión elevados.

Adicionalmente, hay alguna evidencia que indica que el uso de cinturones de seguridad salva vidas de conductores, pero provoca más muertes de peatones.

21. Las empresas se ponen de acuerdo para retrasar la entrada de nuevas tecnologías y ganar más dinero con tecnologías atrasadas.

El afán de lucro de las empresas retrasaba la entrada de mejores productos, lo que daña al consumidor. Un buen ejemplo de las bobadas y creencias tontas que se examinan aquí.

Si alguien tiene una empresa que fabrica focos o bombillas de luz y tiene una nueva tecnología, ¿qué es lo que le conviene hacer? ¿Introducirla o no?

Si no la lanza, corre el riesgo de que otros se adelanten y lo hagan, con esa u otra tecnología aún mejor. Existe un incentivo para lanzar nuevas tecnologías (la competencia en teléfonos inteligentes, por ejemplo).

22. Llegará un momento en el que los asalariados no tengan dinero para comprar

En un programa en WOBI, el canal de televisión. Explicaban a Marx y su idea de que el capitalista quiere ganar más y más, y que para hacerlo lo único que puede hacer es bajar salarios.

Basado en esto, se proyecta, que llegará un momento en el que los asalariados no tengan dinero para comprar lo que produce el capitalista y todo el sistema se cae.

La tesis es extraordinariamente débil. Primero, no ha sucedido. La predicción marxista no se ha realizado. Segundo, el análisis está mal planeado. Parte de una premisa falsa, la de que la única manera de aumentar utilidades es reducir salarios.

¿Es la única? No, por supuesto que no.

Al empresario no le conviene tener una política exclusiva de reducción de salarios. Si quiere tener ganancias se fijará en otra variable, la productividad, la cantidad que se produce con los recursos totales, además del trabajo.

Cuanto más y mejor se produzca con iguales recursos, más utilidad habrá (si el comprador valora lo producido).

El salario en sí mismo y su reducción o aumento, es irrelevante. Lo que importa es la productividad. Por eso resulta mejor, generalmente, emplear mano de obra más cara pero más productiva. Y, sin embargo, en ese programa, Marx era colocado como uno de los mayores economistas de la historia.

23. El contrato social

La teoría supone que en ese contrato radica el origen de la sociedad y su gobierno. Una de las bobadas y creencias tontas que tienen un tono muy académico.

Supone que primero hubo un estado natural del hombre, en el que las personas viven aisladas unas de otras, en un estado salvaje de continua violencia entre sí.

Después, dándose todos cuenta de la desventajosa anarquía en la que se vivía deciden cambiar las cosas. Acuerdan vivir juntos y bajo ciertas reglas. Por ejemplo, hacer del gobierno la única entidad capaz de usar con legitimidad a la fuerza y en defensa de la persona y sus propiedades.

Es un tanto atrevido suponer que en el inicio todos viven aislados unos de otros. Más atrevido aún que se haya realizado una conferencia con acuerdos exitosos. Y prácticamente imposible suponer que eso sucedió en varias partes aisladas unas de otras.

Lo del contrato social es una especie de metáfora explicativa de la necesidad de reglas para la convivencia. Aunque contiene el grave peligro de creer que los derechos y libertades personales salen de la decisión de una asamblea original de acuerdos tomados hace muchos siglos.

Si eso fue cierto, entonces podría ser que mañana otra asamblea similar haga lo mismo, añada derechos y libertades, o bien los modifique o anule.

¡Espere, eso sí sucede ahora! La ONU hace eso precisamente, hacer listas de derechos, cambiar sus significados, retirar libertades.

En resumen, la idea del contrato social, si se toma en serio, lleva a problemas. Los de creer que las reglas de convivencia y los principios de los que ellas salen, son el producto de simples acuerdos comunes.

Creer esto es malo, porque abre la puerta a creer que las libertades y los derechos son arbitrarios y cambiantes.

24. Los pobres son buenos y los ricos son malos

Es una bobada por la simple razón de que lleva a conclusiones desatinadas. Si un pobre se saca la lotería se convierte en un malvado. Si un rico pierde toda su fortuna se transforma en un tipo bueno. Además, ¿qué sería una persona de ingresos medios?

La calidad ética entonces depende de los ingresos de la persona, en proporción inversa. Entonces, la mejor alternativa para ser bueno sería la de dejar de trabajar y tener un ingreso de cero.

El tipo sin ingresos sería prácticamente un ángel. En cambio el esforzado y exitoso sería un demonio.

No tiene sentido. La realidad es que los vicios humanos, y las virtudes, son independientes de la fortuna material. Esto lleva a una conclusión que horroriza a algunos. Algunos pobres pueden ser realmente malvados y algunos ricos puede ser verdaderamente bondadosos.

Sería absurdo intentar lograr mayor bienestar económico, puesto que a mayor ingreso se tendría mayor maldad y el mejor de todos los mundos sería el de la más abyecta y vil pobreza global.

Es la misma idea que sostiene que ser obrero es igual a ser víctima y que ser empleador era igual a ser villano.

En resumen

Casos como estos son los que llaman la atención. En tiempos en los que tenemos grandes avances científicos y tecnológicos, otras ramas del saber parecen estancadas o están teniendo atrasos desesperantes.

Es terriblemente frecuente que se escuchen bobadas como las anteriores.

¿Porqué se repiten y son creídas? Quizá sea porque son muy simples. No hace falta saber nada de nada. Tampoco hace falta pensar. Solamente requiere un papel simple de repetidor, como el que cuenta los mismos chistes una y otra vez: da material para que otros lo repitan.

También, puede que se deba a que estas explicaciones débiles generalmente coinciden con las ideas preconcebidas de la izquierda. Ella se nutre de estos clisés y sobre ellos elabora las más descabelladas teorías que dan un disfraz de seriedad al clisé.

Otro factor que influye: explicaciones tan simples son las únicas que suelen entender los políticos y sobre ellas legislan y crean políticas económicas. No sorprenden que las crisis económicas sean producidas por actos de gobierno.

Hacer esta lista de bobadas y creencias tontas debe ser de utilidad. Espero.

Y otra cosa más…

La colección completa está en ContraPeso.info: Bobadas. para el interesado, Las leyes de la idiotez.

[Esta columna consolida en una sola a cinco de ellas con el mismo tema publicadas en fechas anteriores]