Falacias engaños
Trucos de la mente

La falacia de la proyección lineal o simple. Un error constante en los esfuerzos para predecir el futuro suponiendo que será igual al pasado.

Primero, la idea del ceteris paribus

Para comprender correctamente a la falacia de la proyección simple o lineal debe considerarse el significado de esa expresión, bien explicada así:

«Ceteris paribus es una expresión en latín que significa “todo lo demás constante”. Es recurrente su uso en el análisis económico y financiero. El término ceteris paribus sirve a un autor o expositor cuando explica el impacto de una variable económica sobre otra. Es una forma de indicar que todos los demás factores permanecen iguales». economipedia.com

O de esta otra manera:

«La expresión económica fue desarrollada por el economista Alfred Marshall al aplicarlo en su equilibro parcial y se traduce como “manteniéndose todo lo demás constante”. Esta idea es útil si se pretende aislar las variaciones que se producen en una variable por el efecto de otra y que el resto no afecten al estudio». econesta.com

La falacia de la proyección lineal es, en esencia, el olvido de «ceteris paribus», es decir, olvidar que se presupone que todo lo demás permanecerá constante y que eso es un supuesto para facilitar análisis y estudios. No uno que pueda tomarse como real.

La falacia de la proyección lineal o simple

Ella consiste esencialmente en suponer que el futuro puede pronosticarse usando el comportamiento del pasado. La hipótesis central es creer que proyectando al futuro los hechos del pasado será posible conocer qué sucederá.

Su estructura de razonamiento es simple:

  • El pasado P se ha comportado de la manera g.
  • Por lo tanto, el futuro F se comportará de la manera g.

¿Cuál es su dificultad?

La más fácil y falsa de las posibilidades para pronosticar el futuro es anticipar que las cosas seguirán como han estado, con las mismas tendencias presentes o del pasado reciente. La falacia de la proyección lineal.

Esto tiene problemas severos y una de las maneras más graciosas que existen para demostrarlo es lo escrito por Carl Bialik en el WSJ (15 agosto 2008).

Un medio noticioso reporta que según un estudio dentro de 30 años el 50% de los habitantes de la tierra tendrán sobrepeso. Otro medio reporta que dentro de 20 años el 70% de los latinoamericanos vivirán en la pobreza, o lo opuesto, no importa.

El problema de este tipo de conocimiento es el supuesto de que todo seguirá la misma tendencia, lo que provocaría que si en 40 años el 75 por ciento de los mexicanos tendrán sobrepeso, entonces en 60 años 12 de cada 10 mexicanos también tendrán ese problema. Es absurdo.

El problema es uno de extrapolación y que presupone fenómenos lineales. Bialik enfatiza lo ridículo de hacer esto, pues permitiría predecir que dentro de años, los tiempos de natación en las olimpiadas tuvieran valores negativos, o que habría más usuarios de Internet en el mundo que habitantes.

El fondo del problema es una hipótesis que no es real: el mundo no se mueve linealmente en tendencias preestablecidas de acuerdo con lo sucedido en el pasado.

Sucesos impredecibles

Existen fenómenos imposibles de prever. Un buen ejemplo de esto es la desaparición de los dinosaurios, tal vez por el meteorito estrellado en la tierra y sus secuelas.

Si el mundo fuera lineal, tendríamos dinosaurios entre la fauna existente. Con otro problema, si el futuro fuese lineal, entonces el pasado reciente lo habría sido también, y el pasado distante y el pasado más remoto.

Entonces, desde hace miles de años, por consiguiente, habría sido posible predecir la aparición del iPhone, incluyendo su diseño.

Es un problema que enfrentan los escenarios catastróficos que tanto aman los ecologistas: si tantos cientos de especies desaparecen al año, necesariamente hay una posibilidad futura, la de tener un número negativo de especies. Estas precisiones ayudan al pensador crítico a evaluar la información que recibe y que suele estar muy sesgada hacia la creación de alarmas que llamen la atención.

El problema es aún mayor cuando son «descubiertas» leyes de la historia, algo por lo que el marxismo es célebre. Esas leyes, se presupone, predicen el futuro y nada puede hacerse en contra de ellas: del feudalismo se pasa al capitalismo y de este a la revolución socialista que nos lleva a la etapa feliz del comunismo. Buena novela, pésimo análisis.

Discusión

Nuestro mundo no es lineal, ni puede predecirse. Pero no todo es incertidumbre. Los humanos hemos logrado conocimientos que crecen y que han sido suficientes para saber en muchos casos qué sucederá si algo se hace.

Sabemos con mucha exactitud lo que sucede si un cuerpo de cierto peso se deja caer de determinada altura. Y eso nos permite predecir lo que le sucederá a alguien que se tire del piso cuarenta de un edificio. Lo que no sabemos es si se tirará o no.

Sabemos lo que sucederá si un gobierno aumenta la cantidad de dinero en circulación más allá de un límite, lo que no sabemos es si el gobierno lo hará o no y por eso se le ha retirado esa posibilidad a muchos gobiernos.

Sabemos que a mayor inversión, mayor productividad y con eso, mayores ingresos personales, pero lo que no sabemos es si la creación de capital seré obstaculizada o no.

Sabemos que una mala policía y un mal sistema judicial tenderán a elevar la criminalidad, lo que no sabemos es si se tendrán buenos tribunales y policía. Y eso es mejor que conocer el futuro, porque conocemos muchas de las cosas que nos permiten alterar el futuro para nuestro beneficio.

Un interés constante

Intentar conocer el futuro, siquiera con imperfección y cautela, es una conducta inevitable que genera iniciativas y métodos fascinantes. Lo que la falacia de la proyección lineal hace es prevenir sobre la dificultad de hacer pronósticos y la falsedad de suponer que el futuro es una proyección perfecta del pasado.

Sobre una tecnología para pronosticar, por ejemplo, se escribió en 2016:

«Los datos históricos son de suma importancia. Por ejemplo, Predata no hizo una predicción estadísticamente útil de los ataques del 22 de marzo en Bruselas, Bélgica. En parte, porque Bélgica había experimentado pocos incidentes de este tipo. El software necesita al menos cinco eventos anteriores para encontrar una correlación entre las conversaciones digitales y un acto de terrorismo […]. Francia, por el contrario, había sido testigo de 13 incidentes previos a los ataques de París del 13 de noviembre; la compañía dice que su modelo indica un 61 por ciento de probabilidad de que un evento ocurra con por lo menos un mes de antelación». elfinanciero.com.mx

Conclusión

Lo que apunta la falacia de la proyección lineal es el riesgo que existe al olvidar que la realidad es tremendamente complicada, con multitud de variables, muchas de ellas impredecibles.

Una manera de resaltar sl significado completo de ignorancia humana, e incluso de ingenuidad o credulidad ante predicciones simplistas.


.

Y unas cosas más…

Debe verse:

Es imposible pronosticar con acierto

Otras ideas muy relacionadas:



[Actualización última: 2020-09]

Referencias extras:

Notas extras sobre la complejidad de la realidad y la dificultad de la proyección simple

Lo elemental y simple de esta falacia que pretende proyectar un futuro predecible está bien ilustrada en la realidad de una sociedad altamente frágil y compleja, en la que los efectos no intencionales son un obstáculo usualmente ignorado.

Existe, mucho me temo, un cierto temor al futuro libre e impredecible que la libertad humana hace inevitable y lo que plantea una posibilidad de manejo del futuro.

Actitud que predefine al futuro

Esta mentalidad es la que usa la falacia de la proyección simple o lineal y predice un futuro predefinido, usualmente ideal y que será posible dentro de un sistema político en el que una autoridad conduce a las personas.

Es la actitud del autoritario que en una situación de poder concentrado toma decisiones con el objetivo de llevar a la sociedad a ese futuro que él ha proyectado.

Su esquema de operación razona de esta manera:

  • Querer llevar a una sociedad presente SP a una situación futura SF.
  • Para lograrlo son necesarias las decisiones d1, d2, d3… las que se predice que producirán a SF.
  • Las decisiones d1, d2, d3… presuponen que en conjunto lograrán llegar a crear SF (ceteris paribus)

Es el razonamiento que justificó hechos como el Gran Salto Adelante, la Revolución Cultural, en China; la Revolución de Octubre y sus secuelas como los planes quinquenales en la URSS; el hombre nuevo de Pol Pot; las ideas políticas de Hitler; el socialismo del siglo XXI; y, más recientemente, la llamada 4 Transformación en México.

Bajo esta mentalidad, la libertad desaparece y las personas se limitan a seguir las órdenes e instrucciones que emite la autoridad para llegar a la sociedad propuesta por ella. Todo, con pocos o nulos procedimiento de corrección de errores.

Actitud que deja libre al futuro

Es la mentalidad opuesta y que acepta la imposibilidad de predecir al futuro que produce la libertad humana, la complejidad de los procesos en la sociedad y la existencia de efectos no intencionales.

Así, se aprovechan los talentos de las personas produciendo situaciones futuras impredecibles, cuyas fallas y errores tienen sistemas rápidos de corrección.